1. #1

    Predeterminado [Biografía] Jeffrey Dahmer, "El Carnicero de Milwaukee"

    Bueno, pensé que estaría; pero no lo veo, asi que pondré este caso, que es uno de los más perturbadores de la criminología y todo un clásico.


    Jeffrey Dahmer "El Carnicero de Milwaukee"


    Jeffrey Lionel Dahmer, más conocido como "El Carnicero de Milwaukee", es uno de los asesinos múltiples más escalofriantes de la crónica negra. Existen tantos detalles morbosos acerca de estos crímenes, que algunos debieron ser obviados por la prensa por respeto a las víctimas. Quizá una de las cosas más perturbadoras del caso, es que los actos del asesino hacían pensar en un verdadero demente; sin embargo, cuando todo Estados Unidos lo vio por televisión durante el juicio, se dieron cuenta que lucía como una persona completamente normal, e incluso parecía alguien agradable y educado. Robert Rauth, uno de los policías implicado en el caso Dahmer, comentaría más tarde a la prensa: "Uno piensa que ya lo ha visto todo en la vida, y de pronto ocurre algo como esto..."




    Nace el 21 de Mayo de 1960 y desde su infancia, Jeffrey demostró ser un niño alienado y preocupado casi obsesivamente por los insectos, a los cuales conservaba en frascos con formol. Al poco tiempo, su padre le regaló un juego de química y comenzó a experimentar con los restos de insectos. Poco a poco, el interés de Dahmer apuntó a animales más grandes, como ardillas, gatos, perros, etc. Sin embargo, Jeffrey no torturaba a los animales (como si lo hacen muchos asesinos seriales); sino que los cuidaba. Los cuerpos con los que experimentaba, eran los infortunados animales que aparecían muertos en el bosque o la carretera. Con las sustancias lograba blanquear los huesos y los escondía entre las plantas. El chico parecía estar fascinado diseccionando animales muertos, y gran parte de su infancia y adolescencia, lo dedicaría a esta curiosa afición.
    Después de un amargo divorcio, sus padres se pelearon el cuidado de su hermano menor. Dahmer se sentía muy abandonado y trataba desesperadamente llamar la atención. A los 15 años ya era un alcohólico consumado y bebía whisky en las clases. Su comportamiento lo catapultó a la fama como "el payaso del curso", pero pronto fue marginado por sus compañeros.

    A los 18 años, Jeffrey se sentía muy angustiado, debido a que empieza a darse cuenta que es homosexual. No era algo fácil de tratar con la familia, así que Dahmer decide mantenerlo en secreto. Por aquel entonces, Dahmer vivía en casa de su abuela, pues sus padres ya estaban separados.
    En Junio de 1978, Dahmer conducía por la carretera, cuando de pronto vio a un chico haciendo autostop y sin camiseta. Esta había sido la fantasía sexual de Jeffrey durante unos años, y no dudó en detener el auto, y llevarlo. Ambos se fueron conversando y congeniaron. Steven Hicks, accedió de buena manera a la invitación de Dahmer, para beber unas cervezas y fumar marihuana en casa de su abuela. Al parecer, estuvieron bebiendo y fumando hierba casi toda la noche en el sótano de la casa; sin embargo se desconoce sobre si mantuvieron relaciones sexuales. Lo cierto es que Hicks, a la mañana siguiente, decidió irse. Dahmer sintió esta actitud como un abandono... un rechazo... lo que, al parecer, le molestó de sobre manera y perdió el control. No quería que se fuera. Es entonces cuando Dahmer coge una mancuerna de hierro, y golpea a Hicks en la cabeza hasta matarlo. Nunca más dejaría que lo abandonaran.
    Mantuvo el cuerpo con él varios días. Lo descuartizó y enterró, sin que su abuela sospechara nada. Tiempo después, exhumaría el cuerpo y molería sus huesos para esparcirlos por el bosque. Dahmer estaba seguro de que lo descubrirían en cualquier momento; pero pasaron los años, y nunca nadie habló, si quiera, de la desaparición de Hicks.



    Luego de dos años en el servicio militar, Jeffrey Dahmer se va a vivir a un departamento en Milwaukee. Su experiencia en el ejército no había sido buena. Trataba de encausar su vida; pero su tendencia a emborracharse, arruinaba los esfuerzos. Dahmer solía beber hasta perder el sentido, y este fue uno de los motivos por los cuales debió salir del ejército. Posteriormente, sus problemas con el alcohol persistirían, llevándolo a la cárcel (en un par de ocasiones) por desordenes y conducta poco decorosa.

    Al parecer, el padre de Dahmer fue quien más cercano se mostró a su hijo. Trató de apoyarlo en cuanto pudo, y el mismo Jeffrey parecía agradecido de ello. Sin embargo, los problemas de Jaffrey Dahmer eran bastante más serios que el alcoholismo o su tendencia homosexual.

    En 1989, con 29 años, Dahmer ya figuraba en los registros policiales como un "child molester", lo que significa que habría mostrado algunas actitudes lascivas con menores de edad. Había sido acusado por masturbarse frente a dos chicos de 13 años, cerca de un parque, y en 1988 habría drogado y violado a otro muchacho de 13 años. Fue detenido y estuvo 10 meses encerrado, aunque estaba siendo evaluado por una psicóloga, la cual trataría de monitorear el comportamiento del acusado. Dahmer se había mostrado sumamente avergonzado de su acto, frente a los tribunales. Decía que estaba recientemente rehabilitado del alcohol, que quería buscar un empleo estable y que tenía problemas en aceptar su homosexualidad. El jurado coincidió en que Dahmer parecía sincero, y decidieron darle otra oportunidad, aunque debería asistir semanalmente con un psicólogo, el cual trataría de orientarlo y evaluaría su estado de ánimo, además de ayudarlo con el conflictivo tema de su sexualidad.

    Comenzó a asistir a las reuniones con la psicóloga, y hablaron acerca de sus delitos. Obviamente, Dahmer no contó nada acerca de Steven Hicks, el chico que asesinó y descuartizó cuando tenía 18 años... tampoco dijo nada sobre Steven Toumi, otro chico que conoció en un bar gay en 1987, y que asesinó en un motel, para luego llevarse el cuerpo en una maleta hasta la casa de su abuela, abusar del cadáver, descuartizarlo y tirarlo en bolsas de basura.


    Dahmer comienza a trabajar en Ambrosia Chocolate, por fin un empleo estable. Ya podía costear los gastos de vivir solo, y arrienda un departamento. A su vez, comienza a frecuentar bares gay y se empieza a relacionar con el ambiente. Pocos años antes, Dahmer visitaba constantemente los baños de vapor, lugar en donde muchas personas mantenían rápidas y consensuadas relaciones sexuales. Sin embargo, Dahmer tenía la costumbre de drogar a quienes parecían estar atraídos por él, para luego violarlos y marcharse. Esta actitud desató la furia de varios que aseguraban haber sido engañados por Dahmer, así que finalmente se le prohibió la entrada a dicho lugar.

    Al poco tiempo, Dahmer comienza a cometer una serie de asesinatos que darían la vuelta al mundo. El caso, sería catalogado como uno de los episodios policíacos más espantosos del siglo.

    Jeffrey Dahmer visitaba bares de homosexuales cada semana. Escogía a su futura victima (siempre negros o asiáticos) y le ofrecía dinero por tomar algunas fotos eróticas, o bien los invitaba a su departamento a beber y mirar videos pornográficos homosexuales. Luego los drogaba y estrangulaba... pero eso no era todo. La fascinación de Jeffrey Dahmer por la muerte, lo llevaría a cometer actos espeluznantes.

    En 1991, un joven llamado Tracy Edwards fue encontrado en las calles vagando desnudo, desorientado (drogado) y con una esposa en la muñeca. Dos policías le preguntaron qué había sucedido y él les indicó que un hombre lo había esposado y amenazado con matarlo. Los guió hasta el departamento de Dahmer, y este parecía estarlos esperando. Ante las preguntas de los oficiales, Jeffrey les dijo que el joven era un amigo suyo, y que ambos estaban realizando fotos de carácter sexual; pero estaban algo ebrios. Dahmer mostró algunas fotos que corroboraban la versión. Sólo parecía ser la borrachera de un par de homosexuales.

    Uno de los policías husmeó en la habitación de Dahmer y casi sin querer observó, aterrado, más de cien fotos de distintos cadáveres descuartizados. Estas fotos polaroid, mostraban a los cuerpos en extrañas poses y distintas etapas del descuartizamiento. El policía le gritó a su compañero, desde la habitación, que tendrían problemas. Esposaron a Dahmer, quien no opuso resistencia, mientras observaban, sorprendidos, las fotografías. Aun así, nada indicaba que las fotos fuesen reales o que Dahmer fuese un asesino; pero obviamente era sospechoso. Edwards, que ya estaba un poco más despierto, les advirtió que Dahmer se habría puesto "de mal humor" cuando él trató de abrir el refrigerador en busca de una cerveza. "Quizá haya una cabeza allí dentro" murmuró.

    Cuando abrieron el refrigerador, los gritos de los policías despertaron a los vecinos. Encontraron tres cabezas humanas en perfecto estado, varios cráneos, una olla con manos y genitales en alcohol. Además, en su habitación, había un barril con restos humanos disueltos en químicos.





    Uno de los aspectos más dramáticos del juicio, fueron las confesiones del mismo Dahmer frente a los familiares de las víctimas. Por muy doloroso que parezca, muchas de las familias querían saber el cómo y porqué habían muerto sus hijos o hermanos, lo que resultó tremendamente desagradable y traumático. Los detalles eran realmente grotescos. Tanto así, que uno de los jurados vomitó y se desmayó, y una chica (familiar de una de las víctimas de Dahmer) trató de golpear al asesino, mientras gritaba "Te odio Jaffrey Dahmer", en una angustiante escena televisada a toda Norteamérica.
    Las confesiones de Dahmer, resultaban espeluznantes. En su ánimo por colaborar con el caso (decía sentirse muy arrepentido por sus crímenes), trató de no ocultar ni omitir ningún detalle. Pronto, lo espantoso de las confesiones, comenzó a afectar a quienes estuvieron presentes en el proceso. Algunas personas del jurado se sintieron indispuestas y acusaron sufrir pesadillas durante las noches.
    Al parecer, Dahmer no quería que lo abandonaran. Asesinaba para no sentirse solo... para poseer completamente a sus parejas sexuales, destrozarlas, comerlas, abusar de ellas y destruirlas en ácido. Sólo rescataba algunos trofeos, como los cráneos o los genitales, los cuales guardaba en el refrigerador. Dahmer decía sentirse atraído por hombres con pectorales desarrollados, los cuales seccionaba y, según sus propias confesiones, cocinó y comió en alguna ocasión.
    Taladró la parte frontal del cráneo de algunas de sus víctimas y les inyecto ácido clorhídrico y agua hirviendo en el cerebro, para convertirlos en zombies... mientras estos caminaban por su departamento, parcialmente muertos, Dahmer les abría el estómago y se masturbaba entre sus intestinos. Una vez que los mataba, iba tomando fotografías del proceso de descuartizamiento. Algunos órganos, como las manos, penes y cabeza, quedaban guardadas en el refrigerador. Cuando se descomponían, los cráneos eran blanqueados y pintados con aerosol para hacerlos pasar como si fueran de plástico. El resto del cuerpo, era disuelto en unos tambores con ácido que mantenía ocultos en el departamento, lo cual expelía un hedor que muy pocos soportaban en el edificio. Sin embargo, no parecía olor a muerto... los mismos policías pudieron corroborar que, con su experiencia en escenas del crimen, jamás habían sentido un hedor tan extraño.




    El caso del "Caníbal de Milwaukee" traspasó las fronteras, y es que si lo pensamos de forma amarillista, los títulos en los periódicos eran demasiado impactantes "¡Guardaba las cabezas de sus víctimas en el refrigerador!"
    Una de las imágenes más perturbadoras dentro de la crónica negra moderna, es el allanamiento del departamento de Jeffrey Dahmer, en donde se veía a varios hombres, entrando y saliendo, parapetados con ropa especial y máscaras anti-gas (debido a que se desconocía qué químicos y ácidos ocupaba Dahmer para disolver los cadáveres), cargando cajas y tambores con restos humanos. Todo aquello, parecía salido de una película de ciencia ficción ¿Qué tipo de asesino era ese tal Jeffrey Dahmer? Y la pregunta que más inquietaba a todo el mundo: ¿Si descuartizó y se comió a 17 personas, por qué lucía tan espantosamente normal? Muchos esperaban ver a un asesino desquiciado y con ojos desorbitados cuando se conoció la noticia; pero frente a ellos tenían a un joven un tanto desaliñado; aunque apuesto y aparentemente agradable. Alguien que podría haber sido el vecino de cualquiera sin haber despertado ninguna sospecha. Eso era lo que convertía este caso en algo aun más escalofriante y perturbador.


    Durante el juicio, Dahmer se mostró sereno. Dijo que estaba arrepentido; pero que no podía controlarse... que se sentía solo y que trató de enderezar su vida; pero que no pudo. Y la verdad es que ni él mismo sabía el porqué de sus actos. Algunos especialistas aseguraron que Dahmer entraba en algunos estados catatónicos y que, quizá, si estaba loco. Sin embargo demostró mucha cordura durante el juicio, enfatizó en sus ganas de cooperar con las investigaciones y jamás se le vio delirando o hablando incoherencias. Se mostró educado, atento, colaborador... pero muy frío. En una ocasión se presentó a prestar declaraciones con la camisa de una de sus víctimas. También usó, en ciertas ocasiones, lentes de contacto amarillos. Él mismo habría declarado su admiración por un personaje de la película Star Wars, el Emperador. Este, reflejaba sus propios deseos de tener dominio y control sobre los demás.
    Fue sentenciado a prisión de por vida; sin embargo, al poco tiempo, fue atacado por otro interno, el cual le partió la cabeza con un tubo de metal, matándolo en el acto.

    Su cerebro fue confiscado para análisis, pero corren rumores de que su padre lo mando a cremar. El edificio donde vivía Dahmer fue demolido, ya que nadie quería vivir en él, y el refrigerador fue subastado para montar un museo de los horrores; pero personas que estaban en contra de este montaje decidieron reunir dinero, comprarlo y reducirlo a cenizas.
    El caso de Dahmer, es uno de los más emblemáticos de la criminología moderna, sobre todo a la hora de presentar varios paradigmas con respecto al prototipo del asesino en serie.


  2. #2

    DAHMER QLO. Y EL WN QUE LO MATO EN LA CANA ERA UN NEGRO QLO QUE SE CREIA JESUSCRISTO
    Citar Citar  

  3. #3

    menos mal lo mataron

    la gente esta muy loca
    Citar Citar  

  4. #4

    asesinaba para no sentirse solo.........
    Citar Citar  

  5. #5

    la huea brigida D:
    Citar Citar  

  6. #6

    No conocía esta historia. Buena biografia
    Citar Citar  

  7. #7

    Brigido, menos mal lo mataron .
    Citar Citar  

  8. #8

    un buen amigo
    Citar Citar  

  9. #9

    Hoooo...el culiao sanito.......pero esa wea de que le inyectaba agua hirviendo y ácido en el cerebro para que fueran como zombies y se masturbaba con sus tripas..........hooooo....cuatico.....se agradece la info no cachava a este sanito.....
    Citar Citar