1. #1

    Predeterminado (INFO) 2° PArte:Segunda División Chile - Años '60 y '70

    2° PArte:Segunda División Chile - Años '60 y '70


    Que tal colegas, esta es la segunda entrega de este documento historico, en esta ocasion: Audax, UC, Soinca, Lister Rossel y algo mas.

    Aca la primera parte:

    (INFO) Segunda División Chile - Años '60 y '70



    Audax en camilla

    La actual consolidación deportiva e institucional de Audax Italiano ha hecho olvidar que hasta 1995 los verdes navegaban sin rumbo por la Segunda División. En 1986, tras varios torneos mediocres, cayeron al Ascenso para permanecer ahí por una década. En algún momento, incluso, estuvieron cerca de irse a Tercera.

    Audax fue fundado en 1910 por miembros de la colonia con el nombre de Audax Club Ciclista Italiano (de ahí la rueda que adorna su escudo). Su rama de fútbol nació en 1922; fundador del profesionalismo en 1933, es con cuatro coronas sexto en la clasificación histórica de los campeones nacionales. En los '50, antes de la consolidación de las universidades, los ‘bachichas’ eran considerados como el segundo equipo en importancia: el superclásico hasta 1958 era Audax-Colo Colo. Luego el poderío del los verdes decayó; incluso en algún momento Abel Alonso lanzó la idea de fusionar a las tres escuadras de colonia para formar un club que bautizó tentativamente como “Atlético Santiago”.

    En la época amateur Audax jugaba en canchas del Stadio Italiano; luego deambuló por los escasos campos capitalinos sin llegar jamás a poseer estadio propio. A inicios de los '90 se acomodó en el pequeño Municipal de La Florida, que por largo tiempo no fue considerado un terreno apto para la disputa de partidos profesionales. Con el tiempo, sin embargo, Audax generó arraigo en el lugar y ha mejorado sus instalaciones: hace dos años recibió su comodato y en un año probablemente jugará en el estadio más moderno de Santiago gracias a la reconstrucción para el Mundial Femenino.

    Entre el '72 y el '76 Audax jugó en el Ascenso por primera vez en su historia. En la foto, datada a mediados de esa década, se ve salir en camilla al adolorido jugador Zamora. Tal vez lo que más llama la atención es la masiva presencia de carabineros cómodamente sentados en las graderías del Estadio Ferroviarios. Hoy, sin dudas, la "Furia Verde" estaría dentro de la cancha y mirando hacia las tribunas.




    La W Negra

    Santiago Morning debe ser hoy el cuadro con menos arrastre del fútbol profesional chileno. Afincado en La Pintana, se ha consolidado como “equipo ascensor”. Lejanos están los tiempos en que el ‘Chago’ era animador relevante de los torneos de Primera.

    Sus orígenes se remontan a comienzos del siglo XX. El Santiago F.C. nació en 1903 como una escisión del entonces poderoso Brasil F.C. Su uniforme era mitad blanco y mitad negro; su primer campo de juego fue la elipse del Parque Cousiño. En 1909, en paralelo, fue fundado en el barrio Independencia el Morning Star. Su camiseta era azul con una V blanca. Ambos teams participaron activamente en las diversas ligas que convivieron durante esas décadas; en 1933 Morning Star ingresó en el recién creado torneo profesional y un año más tarde lo seguiría el Santiago F.C (que debutó ganando el título del Apertura al derrotar en la final a Colo Colo).

    Ese mismo año Santiago y Morning Star llegaron a enfrentarse por el torneo oficial: ganaron los primeros por 4 a 3. Al terminar ese campeonato la liga fue reducida y ambos equipos retornaron al amateurismo. En 1936 postularon cada uno por su lado para reincorporarse a Primera: presionados por la dirigencia, decidieron fusionarse bajo el extraño nombre de Santiago Morning. Como uniforme se eligió uno que unía los colores y diseños de ambas escuadras. En 1937 el nuevo equipo se estrenó en la elite alcanzando un dignísimo cuarto lugar; en 1939 y 1941 fue vicecampeón. La gloria llegó el ’42 con el único título que exhiben los bohemios. Raúl Toro, tal vez el primer gran ídolo de la historia del balompié chileno, era estrella de ese equipo.

    El resto es historia. Los recoletanos paulatinamente perdieron poderío y arraigo; en los '80 se mudaron a Melipilla y luego de un descenso a Tercera el club fue disuelto. Cuando ya se pensaba que Santiago Morning era sólo un buen recuerdo, en la década pasada fue resucitado por el gremio microbusero (al que lo unían vínculos históricos). Hace algunos años, dada su paupérrima convocatoria en la capital, se sondeó la idea de reubicar al equipo en Arica.

    En la foto, datada en 1964, se ve posar a los jugadores Raimundo, Vidal y Navarro con la camiseta estampada con dos V negras que el ‘Chago’ usó durante esos años. En ese torneo acabarían duodécimos entre 18 clubes.

    Fotografía: René Veloso.




    El viejo Naval

    Torneo Primera División, 26 de octubre de 1974
    Estadio Nacional
    Palestino 0 – Naval 0

    El equipo que aparece en la fotografía ya no existe. Se trata de Deportes Naval de Talcahuano, representante de la Armada de Chile y de una ciudad entera. La institución homónima que actualmente compite en Tercera División (Club Deportivo Naval S. A. D.) tiene otros orígenes y tomó el nombre para rescatar la rica historia de su extinto antecesor.

    La escuadra albiazul nació en 1944 con el nombre de ‘Asociación Naval de Foot-ball’ en el seno de la Segunda Zona Naval de la Armada. Durante dos décadas compitió con gran éxito en el poderoso torneo regional de la zona sur, donde obtuvo siete títulos. En 1952 Naval representó a Chile en los Juegos Olímpicos de Helsinki (perdió 4 a 5 con la selección de Egipto): es el único equipo en la historia nacional que ha gozado de tal honor.

    Los equipos de Talcahuano, a diferencia de otras entidades amateurs del resto del país, declinaron fusionarse para formar un solo cuadro que los representara en el profesionalismo. Ello explica que recién en 1968 Naval fuese admitido en la Segunda División, donde cumplió dignas campañas hasta campeonar tres años después. Los “choreros” serían permanentes animadores de la Primera División, convirtiendo al estadio El Morro -la cancha en uso más antigua del país- en un verdadero fortín casi inexpugnable para los visitantes. Durante los '80 Naval era uno de los clubes fuertes de provincia y su postal tradicional era el “cañoncito” que detonaba cada vez que los locales convertían.

    La historia acabó abruptamente en enero de 1991. La Armada decidió que financiar a un equipo profesional no era parte de sus prioridades y disolvió a Naval sólo días después de que sus jugadores lograran la permanencia en una liguilla de promoción disputada en Antofagasta. Luego vinieron Los Náuticos, Deportes Talcahuano y el nuevo Naval S.A. para representar al puerto, pero esa es otra historia.

    En la foto se ve a los navalinos antes de un encuentro jugado contra Palestino. De izquierda a derecha, parados: Farfán, Lobos, Anabalón, Soto, Eriz, Aravena; hincados: Godoy, Faúndez, Sepúlveda, Inostroza y V. González. Al término de ese torneo de 1974, el equipo del ancla finalizó en el octavo lugar (Huachipato, su clásico rival, fue campeón).

    Fotografía: Archivo Estadio, Miguel Rubio.




    Dr. Lister Rossel

    La idea de fundar un club que representara a Linares en el profesionalismo nació en la Librería Universo, en pleno centro de la ciudad. Corría noviembre de 1955 y el dueño del negocio, Emilio Fuentes, citó a una asamblea a los dirigentes de los tres equipos más importantes de la zona: Arturo Prat, Español y Olimpia. La fusión era el único camino viable para ingresar al Ascenso y así se hizo.

    Pero faltaba un nombre. Se barajaron alternativas obvias, como 'Linares Unido' o 'Provincial Linares', pero al final el que generó consenso fue 'Lister Rossel'. La institución llevaría así el nombre de un hijo ilustre de Linares fallecido poco antes: Rossel (Lister era su nombre de pila) era un querido médico pediatra y había representado a la ciudad ante las autoridades del fútbol amateur. Como colores se adoptaron aquellos de los tres fundadores: blanco, rojo y azul.

    En 1957 la ACF autorizó la participación de Lister Rossel en Segunda División. La campaña fue mediocre y ese mismo año los albirrojos regresaron al amateurismo (más precisamente, al torneo regional del Bío Bío). Regresarían a Segunda en 1961 y durante casi quince años serían animadores del campeonato. El '62 pelearon el ascenso hasta la última fecha; el '64 fueron segundos; el '68 terminaron punteros de la fase regular pero se cayeron en la liguilla final. Al cabo, jamás un equipo de Linares ha jugado en Primera.

    En 1974, las autoridades militares de la zona citaron a una reunión de las “fuerzas vivas de la comunidad” con el fin de cambiarle el nombre al club. A su juicio, Lister Rossel “no interpretaba bien a la ciudad y sus departamentos”. En un alarde de originalidad, el equipo fue rebautizado como Deportes Linares.

    En la foto, se observa a una de las últimas formaciones del recordado Lister Rossel. Los niños, como se aprecia, se asomaban por todas partes para ser retratados junto a los jugadores del equipo del pediatra. En ese campeonato de 1972, los linarenses terminaron décimos entre 14 cuadros.

    Fotografía: Juan Silva.




    Colchagua, equipo ascensor

    San Fernando, como tantas otras ciudades de la zona centro-sur de Chile -Santa Cruz, Curicó, Constitución, Cauquenes, Linares, Parral, Los Ángeles o Angol- jamás ha albergado un equipo de fútbol de Primera División. Su escuadra, Colchagua, celebra este año su cincuentenario.

    Los blancos nacieron en enero de 1957 tras la fusión de dos tradicionales instituciones creadas en la década del veinte: Tomás Lawrence y Unión Comercial (ambas luego refundadas y hoy inscritas en torneos provinciales). El nombre elegido para el nuevo equipo fue Deportivo San Fernando; como tal fue aceptado de inmediato en el recién ampliado campeonato de Segunda. A fin de "representar mejor a la provincia", en marzo de 1960 fue rebautizado Deportes Colchagua; en 1995 cambió su razón social a "Colchagua Club de Deportes", como se le conoce hoy

    Perpetuo huésped de la zona media de la tabla, nunca el cuadro de la herradura ha estado realmente cerca de ascender. En 1973, tras quince años en el profesionalismo, fue colista y bajó a su asociación provincial. Retornaría el ’77 -dirigido por Óscar Andrade, padre del cantautor homónimo- aunque con el tiempo se consolidaría como típico equipo ascensor. Bajó a Tercera por última vez en 1999: ayer los colchagüinos estuvieron a quince minutos de regresar a la Primera B, pero el postrero empate de San Marcos de Arica los privó del ascenso. Seguirán otro año entonces jugando sus encendidos clásicos con Deportes Santa Cruz (pujante ciudad que reclama para sí el título de más importante de la provincia).

    La foto, datada a mediados de los '60, corresponde a un "clásico huaso" disputado entre Colchagua y Rangers de Talca en el entonces Municipal de San Fernando. Lo que más llama la atención, sin duda, es el lleno total en las tribunas. El estadio fue rebautizado en 1994 como "Jorge Silva Valenzuela", en honor a un viejo dirigente del Rotary Club local fallecido ese año.

    Fotografía: Archivo Revista Gol y Gol (las líneas demarcan la imagen que efectivamente fue publicada).




    La UC en Segunda

    Torneo de Segunda División (31 de agosto de 1975)
    Estadio Ferroviario de Los Andes
    Trasandino 1 – Universidad Católica 0


    En la década de los sesenta la Universidad Católica fue permanente animadora: sumó cinco vicecampeonatos, pero sólo ganó dos torneos ('61 y '66). Su inesperada decadencia comenzó en 1969, cuando no clasificó para el hexagonal final. Al año siguiente sus directivos vendieron el Estadio Independencia a una constructora (que levantó en el lugar un conjunto de blocks); también se desprendieron de su máximo ídolo, Alberto Foullioux, transferido a Huachipato.

    La institución parecía navegar sin rumbo y eso se dejó sentir en la cancha. El '71 terminó en el puesto 13, a cuatro puntos del descenso directo; el '73 vino la debacle. Colista absoluta entre 18 equipos, con apenas 21 unidades, la UC bajó por segunda vez en su historia (la primera había sido en 1955: regresó al año siguiente).

    El retorno en esta ocasión no sería tan fácil. En 1974 la UC cumplió un desastroso torneo en la zona norte del Ascenso: terminó en el sexto lugar, detrás de Everton, Audax, Trasandino, Ovalle y San Luis. Apenas superó en puntaje al SAU y Coquimbo; por poco no debió jugar un repechaje de descenso.

    El '75 las cosas mejoraron bastante para el cuadro estudiantil. Cumpliendo grandes actuaciones, hasta la vigésima fecha del torneo de Segunda División permaneció invicto. La fotografía corresponde justamente a su primera derrota: Trasandino, en Los Andes, venció a la UC por la cuenta mínima. Gamboa (al fondo) fue el único anotador de la tarde, al marcar un gol olímpico ante el estupor de la defensa cruzada.

    Ese traspié no impidió que Universidad Católica continuara su marcha triunfal y ascendiera sin despeinarse a tres fechas del final del torneo. El CDUC recuperaría así su sitial en el fútbol de honor y se embarcaría luego en su consolidación institucional en el barrio alto.

    Fotografía: Archivo Estadio, Leopoldo Canales (“repórter” gráfico).





    Los Leones de Nahuelbuta

    Torneo de Segunda División (15 de octubre de 1975)
    Estadio Nacional
    Universidad Católica 5 – Malleco Unido 1


    Malleco Unido es un equipo joven: nació en marzo de 1974 y ese mismo año se integró al torneo de Ascenso. Su base era la Selección de Angol que representaba a la provincia de Malleco en torneos provinciales. La primera campaña de los rojos en el profesionalismo fue mala. Colistas de la zona sur, debieron jugar un repechaje contra Coquimbo Unido: al cabo, fueron los piratas en regresar a su asociación de origen.

    En la foto se observa al plantel angolino que disputó el torneo siguiente. Parados, de izquierda a derecha: González-Benítez, Díaz, Jara, Sagrado, Montanares, Bascur; agachados: Stuardo, Quezada, Burgos, Muñoz y Vega. En ese campeonato las cosas no fueron mejor: sólo superaron a Soinca Bata, que jugaron en calidad de invitados.

    En 1977 Malleco Unido estuvo por primera y única vez cerca de ascender. Tercero en la tabla general, disputó la liguilla de promoción junto a Santiago Morning, Cobreloa y Santiago Wanderers (los bohemios permanecieron en Primera; los loínos subieron para hacer historia). Esa sería la última gran campaña de los Leones de Nahuelbuta en Segunda: tras unos mediocres años ochenta terminaron descendiendo en 1989. Por problemas económicos, el club estuvo a un tris de disolverse en 1997.

    El 2002, tras una gran campaña en la liguilla final de Tercera, Malleco obtuvo el derecho a jugar una final a partido único contra Deportes Copiapó. El que ganase, ascendería: los atacameños golearon por 7 a 1 en el Estadio Municipal de Puente Alto y el sueño mallequino se esfumó una vez más.

    Fotografía: Archivo Revista Estadio Nº 1685, Miguel Rubio.






    Soinca, debut y despedida

    En la segunda mitad de los ochenta, Soinca Bata fue protagonista habitual de la Segunda División. Sin embargo, mucho antes el cuadro melipillano tuvo un fugaz y olvidado paso por el Ascenso.

    El equipo zapatero había sido fundado en 1963 en el seno de la Sociedad Industrial de Calzado, SOINCA. Desde ese entonces competía en diversos campeonatos amateurs y hacía de local en el estadio de la empresa (hoy Roberto Bravo); la mayoría de sus jugadores eran jóvenes de la zona empleados en la propia fábrica. Su éxito fue tal que en 1974 obtuvo el título del Regional Central, equivalente a una tercera división metropolitana sin derecho a ascenso.

    Durante esos años la entrada al profesionalismo era decidida a dedo. Evaluando a Melipilla como una buena plaza, en 1975 la ACF dio un cupo a Soinca en calidad de invitado: a final de año se reevaluaría la decisión. La campaña de los blancos fue mala; acabaron colistas y sin mayor trámite fueron borrados de la siguiente temporada. La foto corresponde a ese plantel '75. Parados: Vial, Jofré, Vera, Flores, Vilches, Astorga; agachados: Brito, Orrego, Jorquera, Alarcón y Ahumada.

    Soinca Bata regresó al amateurismo y durante los '80 se ganó en la cancha el ascenso a Segunda (antes, en 1982, Santiago Morning hizo de local en Melipilla). Sin embargo, a fines de 1991 Bata retiró su apoyo al club. A diferencia del caso de Naval, la dirigencia del fútbol autorizó el traspaso de los derechos federativos: así, por iniciativa de particulares, nació Deportes Melipilla, nuevo club que reemplazó al disuelto Soinca en Segunda (San Antonio manifestó interés en el cupo, pero el proyecto no prosperó). En 1992 el debutante alcanzó la gloria al ascender a Primera. Según relatos radiales de la época, en el camarín los dirigentes no sabían si festejar o lamentar un éxito que no estaba en sus presupuestos.

    El equipo de Soinca, en tanto, siguió jugando en campeonatos interempresas hasta el cierre de la planta de Empresas Bata de Melipilla el año 2005.

    Foto: Archivo Estadio.





    San Luis derriba gigantes

    San Luis de Quillota nació el 8 de diciembre de 1919 en el seno del Instituto Marista "Rafael Ariztía". Al bautizar el nuevo club, los estudiantes homenajearon al querido Hermano Luis Tirond, impulsor de la idea.

    El reverendo, un entusiasta del deporte, participaba de cuanta competencia se desarrollaba en su colegio. Con su sotana arremangada, corría, cabalgaba y chuteaba el balón. Así fue como un día reunió en una sala de clases a los mejores alumnos y ex alumnos (entre ellos los hermanos Picolini, Domingo Giuffardi, Carlos Stewes, Juan Bozzolo y Manuel Calcagno).

    En 1920 San Luis inició su vida activa en la tercera división de la liga quillotana. En los dos años sucesivos ascendió y así, en menos de una década, los amarillos eran ya la institución deportiva más importante de la ciudad. En 1925 se integraron a sus filas dos cracks: Iván 'Chincolito' Mayo y Óscar Alfaro, futuros seleccionados nacionales. Mayo terminó su carrera en Vélez Sarsfield; Alfaro se quedó en Quillota, donde su exquisita técnica es leyenda.

    Entre 1927 y 1932 San Luis se consolidó uno de los más poderosos cuadros amateurs de la zona central. Se le apodó "El Derribador de Gigantes", pues fueron muchos los equipos nacionales y extranjeros que -pese a sus pergaminos- volvieron derrotados desde Quillota. Sin embargo, pasarían décadas antes de que los "canarios" fuesen aceptados en el profesionalismo.

    Recién en 1954 se integraron a Segunda División; subieron al año siguiente (en un apasionante torneo disputado palmo a palmo con sus eternos rivales de Unión Calera). En 1957 San Luis cumplió la mejor campaña de su historia, terminando tercero apenas a cuatro puntos de Audax, a la postre campeón. Sin embargo, la mala inscripción del jugador argentino J. J. Negri le significó la resta de 13 puntos y el doloroso descenso. Hasta hoy se acusa a la ACF de exagerar la severidad del castigo sólo para beneficiar a Universidad Católica, colista de ese torneo. Aunque retornó pronto a la elite, San Luis jamás volvería a terminar un campeonato de Primera en la mitad de arriba de la tabla.

    En la foto, datada a mediados de los sesenta, se observa al delantero quillotano Velasco. Durante esa década San Luis siempre fue candidato al descenso, el que se concretó en 1967. Recién a comienzos de los ochenta los "canarios" -con Pato Yáñez como estandarte- volvieron a tener un fugaz paso por Primera.







    Ñublense y sus mascotas

    Al igual que San Luis, Ñublense fue fundado en un colegio: para ser precisos, en el Liceo de Hombres de Chillán. Su gestor fue el profesor Manuel Lara, quien en 1916 reunió a un grupo de amigos para crear un club que bautizaría como 'Liceo F.C.'.

    Pronto Liceo contaba con numerosas ramas deportivas y su equipo de fútbol era el más poderoso de la liga chillaneja. A fines de los '30 la institución cambió su nombre a 'Liceo-Ñublense' para identificarse mejor con la provincia; en 1942 se establecería el nombre actual.

    En 1957 Ñublense entró al poderoso torneo regional de Concepción y dos años después fue aceptado en el Ascenso. Hasta 1961 hizo de local en el Colegio Seminario, que contaba con la única cancha de pasto de la ciudad. Durante esa década el cuadro de las longanizas fue perpetuo huésped de la mitad de la tabla.

    La fotografía corresponde al plantel '72. Como se ve, los "diablos rojos" se habían tomado tan a pecho su apodo que decidieron estampar nada menos que un demonio en su pecho. Más curiosa resulta aún la presencia de un extraño sujeto disfrazado que los acompaña. Equipado con corneta y matraca, esta especie de mapuche-tirolés aparece dentro de la cancha en muchas otras fotos de la época (por lo que se presume que era la mascota oficial).

    En ese torneo Ñublense acabó tercero, detrás de Palestino y Ferro. Chillán fue, para variar, la mejor plaza de provincia y superó a muchas de Primera División. Su ansiado ascenso se concretaría recién en 1976.

    Foto: Archivo Estadio, Juan Silva.



    Ñublense y sus mascotas (2ª parte)

    A mediados de los setenta, Ñublense ya estaba consolidado como la mejor plaza del Ascenso y uno de los equipos más poderosos del torneo. Entre 1972 y 1975 no bajó del cuarto lugar de la tabla final: la gloria estaba reservada para el '76.

    Ese año la Segunda División se dividió en dos zonas de ocho equipos: los chillanejos avanzaron detrás de O’Higgins al octogonal final. En esa instancia terminaron primeros y campeones. Las crónicas recuerdan que el entonces Estadio Municipal de Chillán (hoy Nelson Oyarzún y en plena remodelación) lució repleto todo el año.

    La foto corresponde justamente a los minutos previos al encuentro que decidió ese primer ascenso de Ñublense: un triunfo como local por uno a cero ante O’Higgins (que a la postre también subiría). Más de veinte mil enfervorizados hinchas repletaron las graderías y coparon incluso las ramas de árboles vecinos.

    Como se observa, el indio pícaro del '72 había evolucionado a un personaje aún vestido a la usanza tirolesa (pero sin la fisonomía autóctona). El tipo usaba además nariz postiza, anteojos de utilería y corbatín. Antes de cada match, la entusiasta mascota ensayaba una especie de vuelta olímpica escoltado por una docena de niños ataviados con un extraño gorro parecido al de los conquistadores españoles.


    Fotografía: Archivo Estadio, P. González.





    Municipal, el equipo fantasma

    Durante los sesenta pasaron por la Segunda División varios equipos que no dejaron mayor huella: San Bernardo Central, Valparaíso Ferroviario, Luis Cruz Martínez de Curicó... Municipal es un caso ejemplar, pues jugó diez años en el profesionalismo y luego se desvaneció sin dejar rastro.

    Municipal de Santiago -valga la redundancia- era el representante de la entonces vasta comuna de Santiago, que incluía parte de lo que hoy es Recoleta, Independencia, San Joaquín, Estación Central y Quinta Normal. La sede del Municipal estaba ubicada en la calle Catedral, más precisamente en la oficina de deportes del palacio edilicio. Su uniforme constaba de camiseta celeste y shorts azules; durante algunas temporadas lució en el pecho el león rampante del escudo del municipio. Jugaba de local en cualquier parte -Santa Laura, San Eugenio, el estadio de la UTE-, siempre como preliminar de algún partido más importante. Eran apodados "los ediles" (igual que sus homónimos del Municipal de Lima).

    Municipal ingresó al Ascenso en 1961 y sus campañas siempre fueron más que aceptables. Era un cuadro que caía simpático pese a su escaso arrastre y la prensa tendía a elogiarlo porque sus dirigentes "siempre hacían bien las cosas". Aunque nunca estuvo cerca de ascender, tampoco pasó mayores zozobras durante esa década. En 1965 acabó en un dignísimo cuarto puesto; la foto muestra al plantel de ese año en el estadio San Eugenio. Sería la mejor temporada en la breve historia edil.

    El torneo de Segunda en 1970 fue tan disputado que siete escuadras acabaron en el fondo de la tabla separadas por apenas cinco puntos. Los tres colistas -empatados con 19 unidades- fueron Ñublense, Santiago Morning y Municipal. Para dirimir el descenso se jugó una liguilla en la capital: los "ediles" perdieron sus dos encuentros y se fueron a los potreros. Y de ahí nunca más se supo.

    Foto: Archivo revista Gol y Gol.


    Saludos..

  2. #2

    se agradece, entretenido tema

  3. #3

    oojojo se agradece el tema men...

  4. #4

    este ekipo el tio de un amigo lo fundo[IMG]http://http://img340.**************/img340/5748/1196338569f1.jpg[/IMG]