1. #1

    Predeterminado [HU] La ruta del incienso




    La ruta del incienso en realidad es una colección de rutas seguidas por los comerciantes nómadas y semi-nómadas, que viajaban más de 1.900 kilómetros desde el sur hacia el norte de Arabia. El comercio a travez del desierto árabe fue posible gracias a la domesticación del camello (probablemente alrededor del 3.000. a.C), comenzando a ser utilizado como animal de carga en la segunda mitad del segundo milenio a.C. Anteriormente el comercio se realizaba principalmente por vía marítima y se limitaba en su mayoría a la costa oriental de la Península.
    No hay que olvidar que el incienso y la mirra no fueron los únicos bienes que viajaban en estas rutas. Especias, minerales y gemas - importados de la India, la isla de Socotra, África y de Arabia propiamente tal - también formaron una parte importante y significativa del comercio árabe.

    Las rutas de incienso eran una colección de múltiples rutas, que pasaban por muchos asentamientos y mercados diferentes. Es evidente que no todas las rutas más importantes existieron al mismo tiempo, ya que cambiaban dependiendo de la situación de la época. Las rutas más importantes y más conocidas son los que siguen la costa del Mar Rojo en el oeste.
    Las tierras productoras de incienso más importantes fueron las del antiguo reino de Hadramaut (al este de Yemen) y especialmente la que hoy se conoce como la región de Dhofar, en las costas del sur de la actual Omán.

    La economía de muchos de estos reinos dependía enormemente en los numerosos y cuantiosos impuestos que se cobraban a los mercaderes para su protección.





    Alrededor del siglo IV o III a.C. los Hadramitas fundan varios asentamientos y puertos en sus costas, desde los cuales los mercaderes viajan hacia el oeste, hacia los antiguos reinos de Saba y Qataban, quienes también producían incienso pero en menores cantidades. Luego la ruta seguía hacia el norte, pasando por el reino de Ma'in (también llamados Mineos), tal vez los más famosos comerciantes de incienso de su época, conocidos por sus largas rutas comerciales. Prueba de esto son altares erigidos para rendir culto a deidades árabes pre-islámicas que se han encontrado en islas griegas. A lo largo de estas rutas se establecieron asentamientos e incluso se sospecha que muchas ciudades pueden tener orígenes como colonias comerciales.
    La ruta llegaba hasta la famosa ciudad de Petra, o la más tarde célebre ciudad de Palmira, también a Gaza y a la mismísima Alejandría, de ahí hacia el mediterraneo. Al final el comercio era a una escala mundial, el incienso era usado sobre todo en rituales religiosos.

    El este de la península también vio pasar grandes caravanas, uno de los asentamientos más afectados por el comercio fue la antigua ciudad de Gerrha, ubicada sobre la costa oeste de Golfo Pérsico, al este de la actual Arabia saudita. Desde allí los bienes viajaban por mar o seguían la ruta a camello por Persia hacia el lejano oriente.

    Ya durante los dos últimos siglos antes de Cristo, el comercio por vía marítima se incrementó gracias a la intervención de Imperios más organizados, como la dinastía Ptolemaica en Egipto y más tarde con la llegada de los Romanos. Todos usaron a Alejandría como principal centro y benefactor. Esto fue posible no solo gracias a la mantención de una gran flota, sino que también gracias al descubrimiento del monzón, un secreto que había sido bien guardado por los árabes, estos vientos facilitaban el viaje hacia la India y alrededor de la península arábiga.






    De esta forma, las caravanas van perdiendo importancia, lo que va afectando la economía de las naciones que dependían exclusivamente del comercio terrestre.
    También significó un cambio en la actividad económica del norte de Arabia, donde la agricultura tomó un papel más importante.
    El este tuvo un auge en su economía, muchos asentamientos del sureste vieron como se incrementaba el comercio marítimo con el norte. Sin embargo todo terminaría con la llegada del imperio Persa Sasánida, que tomaría territorios al este de la península y avanzaría hacia el oeste, provocando guerras continuas con Roma y por lo tanto, un declive económico.


    La importancia de la ruta del incienso no puede pasar despreciada, no solo porque fue central en la economía de los primeros asentamientos árabes, sino también porque de algún modo determinó el estilo de vida nómada de muchos de los habitantes de la península.

  2. #2

    como tu dices esta ruta determinó el estilo de vida de las personas, además llevó a una interculturalidad igual al ser algo en continuo movimiento por variados lugares