1. #1

    Predeterminado el signo de la bestia "666", la biblia, nuevo orden

    EL GRAN SELLO DEL NUEVO ORDEN MUNDIAL
    Elízabeth Delgado Rodríguez, Parte II
    III- Prácticas secretas para el mejor dominio mundial,Fuente: www.lemmings.com.ar
    Rumsfield, Ford y Chenney
    La escritora Mary Stewart Relfe, supuso que si el versículo 17 del capítulo 13 del Apocalipsis insistía en que “nadie podría comprar ni vender sin la marca de la Bestia“, debería orientar sus pesquisas hacia el mundo de la economía. Y allí se encontró con los códigos de barras, un ingenioso sistema de clasificación informática que ya está impreso en la práctica totalidad de los productos comerciales que adquirimos. Si nos detenemos un instante a observar uno de esos códigos, veremos cómo al principio del mismo hay una barra doble un poquito más larga, que no tiene número debajo como las demás; justo en el medio hay otra igual y una tercera idéntica se encuentra al final del código.
    Pues bien, Steward, después de localizar la corporación masónica que había diseñado este sistema, averiguó que cada una de esas barras dobles simboliza un 6, la clave hexadecimal que decodifica toda la información acumulada en el código. Es decir, que en cada uno de esos códigos de barras se ocultan tres 6; o, dicho de otra manera, una clave 666 ya controla la economía internacional.
    En Bélgica -y en Suiza- ya se ha pensado en contramarcar a los recién nacidos (para protegerlos de los robos de bebés y dotarlos de un DNI epidérmico no extraviable) por medio de un código de barras, tatuado con tinta ultravioleta y, por tanto, invisible al ojo humano en la piel. Se lo puede leer por medio de un lector láser, como aquél presente en las cajas registradoras de los grandes supermercados. También las empresas de tarjetas de crédito, encabezadas por VISA, están interesadas en reemplazar las tarjetas plásticas con este nuevo sistema a prueba de robo; y que elimina el problema de la identificación del usuario. La supercomputadora “La Bestia de Bruxelles” que calcula en hexadecimal con grupos de seis dígitos, se adoptará con una numeración tres “trenes” de seis cifras hexadecimales expresadas a través de un código de barras en ultravioleta, utilizando las primeras tres cifras para codificar el prefijo 666 que MasterCard utiliza ya desde 1980.
    El número “6” aparece con frecuencia sobre todo donde hay transmisión de datos o reconocimiento de códigos de barras, por la siguiente razón: la secuencia hexadecimal 6666... expresada en binario se torna 011001100110011001100110... que representada en un gráfico es una onda cuadra periódica con frecuencia un cuarto de la frecuencia de cifra. Sirve para sincronizar los aparatos de recepción cuando la velocidad de transmisión es asíncrona (ADSL), o sea no es soportada por un “clock” directo de referencia.


    IV- El último sistema de dominio económico impulsado por las Sociedades Secretas
    ¿Acaso no tenemos cada vez más la sensación agobiante de que nadie podrá comprar o vender si no es alienado en el sistema? En esto, como en las otras cosas, el Apocalipsis de Juan es el libro de mayor verosimilitud a tantos siglos de distancia en cuanto a textos proféticos se refiere. Dos son los elementos por los que, sin darse cuenta, nuestra actual civilización planetaria muerde el veneno de su paralización espiritual. Mediante el economicismo del dinero y la transparencia, la humanidad ha caído en una nueva red de esclavitudes. Se dice que el poder monetario internacional ha confirmado el papel del dinero como nuevo ídolo de adoración, por el que el ser humano de hoy no ve nada más que por un ojo (... o a lo mejor está ciego -N. del R.), por cuya servidumbre sacrifica toda su existencia. Pero ello no es en sí demasiado importante si no tuviéramos que añadirle un factor nuevo: que el dinero pase eventualmente a ser sintético, al ser sustituido por una tarjeta de plástico informatizada que permita transar sobre la base de un fondo de crédito (... de “usura” -N. del R.), que además constituiría la llave de nuestra desnudez completa.
    Este sistema permitiría poner el mundo a nuestros pies, a los pies de la colectividad, pero también -como en el pacto de Fausto con Mefistófeles- los hombres terminarían encadenando sus almas y sus vidas. Las tarjetas se convertirían en las llaves de la trasparencia, por la que el hombre, al perder su intimidad, se declararía “ciudad abierta”, una ciudad no ya vulnerable, sino completamente entregada, indefensa, a merced del paseo de toda suerte de enemigos. Como se ha podido demostrar, la cifra “666”, el número de la Bestia apocalíptica sobre la que ya nos había advertido San Juan evangelista, se perfecciona con una frecuencia insospechada, alarmante, en este mundo.
    El documento cuneiforme, denominado "La tablilla de Essagil", hoy en el Museo de Louvre, muestra los planos numerados del zigurat de la antigua ciudad de Babilonia. Sus principales medidas son: 60 60 60 la longitud, 60 60 60 el ancho, y la altura igual a la longitud y al ancho (90 metros en cada lado). La mezquita denominada “El Domo de la Roca de Jerusalén”, construida en el año 691 DC por el Califa Omar, localizada en Israel, se construyó bajo estructuras geométricas muy resaltantes. Por ejemplo, el plano de la tierra es un cuadrado doble, luego un octágono, coronado de una cúpula cuyo diámetro al piso es de 66 pies y 6 pulgadas. Así también, la longitud diagonal de la antecámara de la Gran Pirámide es 666 pies.
    Stewart ha comenzado a anotar el elenco de instituciones, aparatos, tarjetas, etc., que han comenzado a usar, directa o indirectamente, o comienzan a revestirse con este número. He aquí algunas de sus pruebas (he agregado algunas observaciones propias): En el año 1984, el número del código del Banco Mundial era ya “666”. Las tarjetas del Banco Nacional de Australia llevan el número “666”. Hay nuevas tarjetas de crédito en los Estados Unidos a las que se ha asignado el prefijo “666”. El número 666 está impreso en todos los tickets de loterías de Israel. Los sistemas de computadoras Olivetti P.6060 usan números para procesar que empiezan con “666”. Las computadoras centrales de Sears, Belk J. C. Penney y Montgomery Ward (cuatro grandes cadenas de almacenes de los Estados Unidos) usan el prefijo “666” en sus transacciones. Las computadoras fabricadas por Lear Siegler LSI (Lear Siegler, Inc.) tienen estampado por un lado el número “666”. La división de empleados del Servicio Medicaid del Gobierno Federal de los Estados Unidos tiene por número el “666”. Las divisiones de Armas, Tabaco e IRS (Departamento de Impuestos) del Gobierno Federal de los Estados Unidos tienen en las chapas de sus empleados el número “666”.
    El Departamento de Impuestos (IRS) ha empezado a requerir el prefijo “666” en algunas formas u hojas de declaración de impuestos; por ejemplo: W-2P, inválidos, es 666.3; muerte, es 666.4, desde 1977. Los gobiernos de los diferentes estados (en los Estados Unidos) están usando en sus hojas de compras el número “666”. Las credenciales de la fuerza de seguridad secreta que tuvo el presidente Carter llevaban el número “666”. El número telefónico que comunicaba al presidente Nixon con Neil Armstrong, el primer hombre en pisar la luna, era 666 666. Los tanques construidos por la Corporación Chrysler para la fuerza de seguridad secreta de la presidencia estadounidense, llevan en los costados el número “666”. Las tarjetas de crédito del sindicato de la compañía Telco, parte de la Scout Central Bell, requieren el prefijo “666” y luego el número de la Seguridad Social de la persona.

    Algunas instituciones financieras de Florida están usando el número “666”. Las tarjetas del Servicio Selectivo (militar) de los Estados Unidos llevan el número “666”. Los recibos de cobro de computadoras de todos los Estados Unidos llevan un grupo de puntos grises que rodean el número “666”. La tarjeta de crédito MasterCard empezó usando en Agosto de 1980 el número “666”. En los Estados Unidos, encontrar el número “666” en locales, productos a la venta, o en las fachadas de los edificios de grandes tiendas, es cada día más habitual; aunque siempre como reclamo publicitario (... aún hay una línea de ropa “666”-N. del R.). En Nueva York, en el distrito de Manhattan, hay un rascacielos en el cual se puede observar un gigantesco y luminoso 666. Este es el Edificio “Tishman”, situado en la esquina de la 5ta avenida y la calle oeste N° 52, cercano al Centro Rockefeller y a los principales estudios de televisión. En Italia, hay una marca de zapatos 666, cuya etiqueta esta decorada con una cabeza de cabra. En Japón, la firma Suzuki fabrica la moto 666 y la publicidad respectiva, la enseña con una matrícula portando este número. El diseño escogido para la pirámide que sirve de entrada al Museo de Louvre, en Francia, es una cubierta de 666 paneles de vidrio. :corazones:
    Lo dicho hasta ahora es suficiente para hacer reflexionar. No obstante, qué decir cuando todos los gobiernos de los países más avanzados del mundo están trabajando ya, desde hace algunos años, en la confección de tarjetas de crédito y de identificación, fácilmente informatizadas, controlables, con todos los datos y pasos de nuestra vida, y qué decir si estos planes político-financieros tienden a preferir un número cabalístico sobre otros y que esa cifra sea precisamente el “666”, el número del famoso Anticristo que en realidad implica un sistema, un modelo de vida y pensamiento.
    En este orden de ideas, Cantelon indicaba en su libro “Dinero nuevo o sin dinero” lo siguiente: “Durante más de una década los banqueros y técnicos de Europa han estado trabajando febrilmente para establecer un nuevo sistema de números.” ¿Una sociedad sin dinero circulante y con una sola tarjeta de crédito?... Computarizar a toda la Humanidad: abrirla a la puerta de la felicidad aparente y someterla. Esto, hoy ya no es pura especulación. Lo que tampoco representa ningún equívoco es la tendencia del mundo hacia un economicismo informatizado “bestial”, sistemático, arrollador. Tal vez no sea casual que en el centro neurálgico de la economía europea del mercado común (en tres pisos de la superficie administrativa de la EEC), haya sido situada una computadora gigantesca que ocupa un gran espacio del edificio, la cual se encarga de compaginar las transferencias de fondos internacionales por procedimientos electrónicos. Allí, cada persona de la Tierra puede estar siendo informatizada con un número o lo está siendo ya. En 1993, el Dr Eldeman, Jefe de Sistemas de la Comisión Europea, explicaba que dicho equipo estaba capacitado para otorgarle un número de tarjeta de crédito a cada habitante del mundo usando 3 datos de 6 dígitos (666). A este respecto, el doctor Emil Gaverlux preguntó al doctor Patrick Fisner en el año 1989, lo siguiente:
    P-”¿Podría decirnos algo sobre la gran computadora de Bruselas que es llamada La Bestia?”
    R-”Existe desde hace unos cuatros años. Por medio del uso de tarjetas de crédito ha sido fácil poner a casi todas las naciones que comercian en el mundo en la memoria de datos. Usted y yo estamos afectados por esta computadora, por medio de una o más claves: nuestro número de seguridad social, nuestro número de licencia de conducir, nuestro certificado de nacimiento, el número de nuestro pasaporte y cualquiera de las tarjetas de crédito que usamos. Cada movimiento que hacemos y cada céntimo que pagamos al Departamento de Impuestos, cada año, es registrado. La capacidad de la computadora es para dos billones de personas; esto es lo que se calculó hace cuatro años (1985)”.

  2. #2

    Que paja leer todo.......

  3. #3

    no es malo el tema...
    Pero creo que ya esta trillado y por lo menos coloca una fotito
    se ve muy vacio de imagenes a tu tema....

  4. #4

    Interesante, siguiendo el curso que estan tomando las
    cosas en el mundo actualmente.

  5. #5

    interesante , alfinal quizas todos los empresarios grandes tengan pacto con el diablo :o

  6. #6

    Buena info, aunque tengo claro que el 666 no es mÁs que un "signo" masÓn, ya que el nÚmero afurtunado es el 676, leer prÁcticas masÓnicas con estractos de libros egipcios

  7. #7
    usuario2009

    faltaron mas dibujitos....jajaja
    igual se agradece

  8. #8

    Eso es una teoria desde Hace mucho tiempo ... La biblia lo dice ... Pero q asusta mas los Misterios del 2012 xD

Etiquetas para este Tema