Cambio de carrera en último año

Tema en 'Cementerio De Temas' iniciado por Milo.Mel4, 2 Nov 2017.

Estado del Tema:
Cerrado para nuevas respuestas
  1. Milo.Mel4

    Milo.Mel4 Usuario Nuevo nvl. 1
    2/39

    Registrado:
    27 Feb 2016
    Mensajes:
    4
    Me Gusta recibidos:
    0
    Hola portalianos, tengan buenos días todos, me dirijo a esta página por primera vez buscando ayuda, estoy pasando por una crisis vocacional terrible, mi situación me tortura día a día, necesito un consejo o una idea para aplacar el tormento que vivo, para ello les contaré toda mi historia universitaria. Mantendré algunos datos en el anonimato, ya que mi aislamiento ha sido tan profundo que no quiero dar el mínimo indicio que pudiera apuntar al descubrimiento de que yo soy el autor.

    Desde la etapa escolar, siempre desee estudiar arquitectura, siempre me llamó la atención las construcciones, las maquetas, las manualidades, y todo lo que conlleva con un toque de ingenio y creatividad, eso era lo que quería, lo que anhelaba al entrar a la universidad, en el liceo cuando mandaban a hacer maquetas en grupo, yo era el único que lo hacía, lo terminaba rápido y quedaban la raja, me fascinaba hacerlo. Lamentablemente mi sueño de ser arquitecto se vio truncado por el hecho de que en mi ciudad, no se imparte tal carrera.

    Año 2009, entré a la Universidad X (estatal) a estudiar Ingeniería en X, elegí ingeniería por el hecho de que me gusta la matemática y la física y en el liceo me iba bien, así fue durante el primer semestre, posteriormente comencé a decaer debido a, sobretodo, mi inmadurez, obviamente al pasar los semestres, la dificultad de la carrera fue aumentando, eso, debido a mi descendiente compromiso y ganas de estar en la carrera, conllevó a que comenzara a reprobar ramos, y lo peor de todo, no importándome el haberlo hecho, faltaba a clases, no estudiaba, no le tomé el peso el haber estado estudiando algo que define mi futuro, la situación se alargó hasta el segundo año de la carrera, y fue empeorando, al punto de que en un semestre, de 5 ramos que tenía, reprobé 4, y la mayoría fue por inmaduro y cabro chico poco comprometido con lo que hacía, yo, ese entonces con 19 años, hice alusión de que la situación ocurría debido a que ingeniería no era lo mío, no sentía vocación por la carrera, por lo que le planteo la situación a mis padres, le planteo el deseo de viajar a estudiar arquitectura, idea que me fue negada totalmente por, según ellos, temas de dinero, asunto que hasta el día de hoy me cuestiono, en la ciudad donde estudiaría arquitectura, tenía familia, iba a tener techo, comida y transporte, además, como se trataba de una universidad estatal también, iba a mantener mi crédito universitario, si bien la carrera en sí es cara por temas de materiales, viajes y lo que implica arquitectura, la razón de falta de dinero no fue gatillante en mi negación a ir a estudiarla, por lo tanto, a mi parecer, simplemente se me negó sin una razón real de peso, y yo como era cabro chico con una mente inmadura en ese entonces, acaté, y elegí una carrera dentro de la universidad en que estaba, me fijé en el área de la salud, algo raro en mí, en mi vida me había interesado formar parte de un equipo de salud, preocuparme por personas, atenderlas, darles lo mejor, ayudarlas a curar sus males, etc. Pero bueno, y a la vez que tenía poco tiempo para elegir una, elegí kinesiología, pero en menos de una semana, cambié mi opinión, a tecnología médica, me agradó la malla, y bueno, íbamos a ver qué onda (sin siquiera tener una mínima idea de qué se trataba la carrera, ni mucho menos en qué se desempeñaban y cómo). El año 2011 hice ingreso a la nueva carrera, me comenzó a ir bien, aprobaba los ramos, no lo veía complicado, aunque aprobaba los ramos y los años solo por hacerlo, no sentía interés alguno en ser un profesional de la salud, por mucho tiempo ni siquiera sabía cómo me iba a desempeñar en el ámbito laboral, solo estudiaba, pasaba los ramos, hacía pequeñas prácticas con pacientes como evaluaciones, y aprobaba, siguió así hasta el 2013 y 2015, en ambos años reprobé ramos los cuales me hicieron atrasar cada uno un año, por lo tanto estaba 2 años atrasado, sumado a los 2 años que estuve en ingeniería, en total estaba 4 años atrasado. No sentía el deseo de querer desertar de la carrera a pesar que sentía nula pasión por la salud y ver cómo, frustradamente, pasaban los años sin poder titularme cuando debía haberlo ya hecho.

    Llegó este año, mi último año, los últimos ramos, la práctica profesional, el examen de grado y por fin tener el título que no soñaba, pero que estaba bien, poder hacer algo que, si bien no me apasiona, podría vivir de ello. Ocurrió lo siguiente, al llegar a la práctica profesional (que de paso sea dicho me mandaron a hacerla en otra ciudad como es típico en las carreras de salud), me encontré frente a frente con el deber que ejerce un TM, las responsabilidades que recaen en él, la personalidad que debe tener, la técnica, la eficacia, la fluidez, todo debía ejercerse sin cometer errores y aguantando un ambiente de mierda típico del área de salud. Colapsé, me fue mal, a las primeras semanas quería desertar de la práctica, estaba desenfocado, comenzaba a hacer las cosas mal, a demorarme más de la cuenta, a ser ineficiente, sin personalidad, desanimado, desganado, todo eso colapsó para que solo durara un mes y medio de los 5 que correspondían, me retiré voluntario antes que me los mismos profesores comunicaran mi termino, que era lo 100% seguro. A pesar de todo, di siempre mi mejor esfuerzo de acuerdo a mis capacidades, y fuera de ellas tambié, un día estuve más de 6 horas seguidas, sin parar, haciendo exámenes, no hice ni la mínima pausa, no fui nunca al baño a pesar de que tengo una enfermedad urinaria, estuve sin parar todo ese rato, igualmente me atrasé, hice ciertas cosas mal, fui ineficiente y obviamente, me llamaron la atención, me sentía frustrado y decepcionado. Todos los días eran una mierda, desde que entraba a las 7.30 de la mañana hasta pasadas las 5 de la tarde que llegaba a la pieza que arrendaba, o incluso pasadas las 8 de la noche cuando debía quedarme haciendo horas extras, todos esos esfuerzos no sirvieron para nada. Estaba destrozado, un fracaso, me costó tanto habituarme a la ciudad en donde hacía la práctica, todo el esfuerzo tato mío como de mis padres se había ido a la mierda, sentía que los decepcionaba y que yo mismo me decepcionaba, entonces comenzó mi tortura, pensar en desertar la carrera.

    Estando 7 años estudiándola, todos los episodios que uno experimenta al estudiar una carrera, momentos de alegría al aprobar un ramo complicado, la decepción al ver una baja nota, las noches sin dormir estudiando o haciendo un informe, los buenos y malos ratos que pasaste haciendo algo tan estresante como tu tesis, todo lo que viví estos 7 años estudiando, todo mi esfuerzo y empeño, no iban a servir para nada si tomaba la decisión de desertar, pero… ¿entonces qué?, ¿sigo?, ¿otro año más?, ¿esperar un año para hacer algo que me desencantó totalmente? la práctica profesional, en donde realmente se ve si la carrera es para ti o no (en mi opinión), esa etapa, claramente la había reprobado, y qué lástima, qué lástima y bronca siento que esto haya tenido que pasar estando a un pelo de salir de la carrera, qué lástima que la última valla me sea imposible de saltarla, incluso con terapia psicológica, haciendo ayudantías, más prácticas, operativos, o más teoría, no, ser un TM no es lo mío, la salud no es lo mío, atender personas no es lo mío, no me apasiona, ni siquiera me gusta, es más, me estresa y angustia. ¿En qué momento pensé que podía gustarme?, ¿por qué ahora y no en años anteriores no me di cuenta?, realmente no lo sé, la formación que te entrega la universidad es distinta a lo que tienes que aplicar en la práctica profesional, pero si eso fuese cierto, yo no hubiera sido el único que reprobó la práctica, fui el único, de más de 20, el único que fracasó. Quiero recalcar que si hay algo que me gusta de la carrera, es su parte teórica, su parte investigativa, me gusta y lo encuentro interesante, me gusta leer informes y papers, pero fallo en la práctica, y lamentablemente, un profesional de la salud vive de la práctica y en cómo se desenvuelve en ella.

    Estando ad portas de cumplir 27 años, esta es mi situación, no tengo nada, absolutamente nada, aun esforzándome tantos años, no tengo nada, y lo peor, no me siento capacitado para tener algo, o peor aún, no me siento con la motivación.

    Últimamente he estado barajando la real opción de mandar todo a la mierda, incluso a mis padres, y cumplir mi sueño de ser un arquitecto, mi deseo de niño, la carrera que realmente quise y me haría feliz. Pero el asunto tiene más contras que pros, en primer lugar, es una carrera sumamente dificultosa, son 6 años y medio, intensos y difíciles. Segundo, sumando mis 2 carreras que he estudiado, son en total 9 años que he estudiado sin parar, ningún año paré para dármelo sabático, y eso realmente agota, ya llegué al punto de no querer estudiar más y ya hacer mi vida lejos de universidad, y si a eso le sumo los más de 6 años que pide arquitectura, serán más de 15 años seguidos estudiando en la universidad (siempre y cuando no me atrase con ningún ramo por lo demás, opción siempre posible), eso no es sano, ni para el cuerpo ni para la mente. Tercero, es una carrera sumamente cara, en una ciudad sumamente cara, sin el apoyo al menos monetario de mis padres, no sé por dónde la sacaría adelante, el tiempo libre que te otorga arquitectura no te da para tener un pequeño trabajo (testimonio de personas que estudiaron la carrera). Y finalmente, y creo que el punto más importante y lo que me tortura día a día, es el de vivir siempre con la espina la cual me clava diciéndome “estuviste tan cerca de tener un título y no lo hiciste”, esa herida que sangrará quizá para siempre, esa llaga que siempre le pondré el dedo, me desconcentrará y me desanimará de cualquier cosa que esté haciendo, “pudiste haber hecho un último esfuerzo y no lo hiciste”, “tantos años esforzándote y endeudándote para nada”, “ahora mismo tendrías un título si te hubieses decidido a realizar el último esfuerzo”, “si, es un título que no te interesará ejercerlo, pero es un título profesional que no cualquiera lo saca”, “es un título que te servirá si se presenta un caso de emergencia y tengas que tener un empleo, porque ahora mismo no tienes nada”, “es un título que no pudiste sacar estando tan poco de hacerlo, y eso, me encargaré que te atormente”.

    Actualmente tengo algo de un mes para decidir qué hago, en diciembre ya debo comenzar a hacer los papeleos correspondientes si es que mi decisión recae en cambiarme a arquitectura y abandonar TM, y no sé qué hacer… Veo todas las opciones, y todas me atormentan.

    La primera, obvio, hacer un “último esfuerzo” por querer sacar el maldito título que no quiero, si para eso debo cambiar mi personalidad por unos meses y demostrar que puedo ser un profesional de la salud aunque por dentro no quiera serlo, pero tener el título, tener el puto título, algo de recompensa de tantos años. El problema es que no lo veo por donde, no quiero volver a tocar un libro relacionado con la carrera, no quiero ni siquiera ver el uniforme de la carrera, no quiero poner un pie en un centro asistencial, no quiero, la idea me entristece. Y lamentablemente, si no estudio y pierdo la habilidad de hacer exámenes por falta de práctica, la próxima práctica profesional probablemente tenga resultados peores, porque nada descarta que me envíen al mismo lugar, o quizá uno que me vaya mucho peor.

    La segunda opción es, ya mencionada, irme y estudiar arquitectura, con la espina clavada quizá por cuanto tiempo, quizá para siempre. Si tan solo algo en mí, me dijera: “esa espina se irá, no te importará, la superarás, será una experiencia, no tienes título pero será experiencia, la vida es dura y a ti te tocó superar esto, serás un arquitecto, todo estará bien”, pero, sinceramente, lo veo poco probable, soy alguien inestable en las emociones y no podré sacarme el crudo pensamiento fácilmente, y eso conllevará a que en arquitectura me desconcentre, me desenfoque, esté de mal humor, etc.

    La otra opción, la que intento no pensar mucho, es el suicidio.

    Esta es mi historia. He mantenido algo de anonimato ya que, aparte de mis padres, nadie de mi entorno más lo sabe, mis amigos desconocen la situación en que estoy, me he aislado de una manera tal que solo salgo de casa para cumplir algún que otro deber, me cuesta dormir en las noches, me cuesta distraerme, siento que mi sistema inmune decae por mi ánimo, por mi estrés y angustia, lo que ha conllevado a que me enferme. Estoy viviendo una tortura, que se agudizará o suavizará dependiendo de la decisión que tome de aquí en un mes más. Cuento con sus consejos.

    Gracias por leer.
     
  2. juaco8

    juaco8 Usuario Casual nvl. 2
    47/77

    Registrado:
    15 Sep 2010
    Mensajes:
    1.772
    Me Gusta recibidos:
    29
    Sabes leí hasta cuándo contabas que tenías 27 así que mi opinión llegará hasta ese punto y el último párrafo que pusiste.

    1-

    Me hiciste recordar al chiste del coco Legrand

    2- la verdad bien weona la primera parte y la excusa peor, es que era muy niño y blablabla. Si eras tan niño mejor tomarte 1 año sabático y pensar bien que hacer, lo cual pienso que de verdad metiste la cabeza al WC en esa etapa. Pero tranquilo a muchos les pasa (incluso a mi) todavía recuerdo cuando me metí a estudiar conectividades y redes y dure 1 año porque lo encontré horrible (visión personal nada contra la carrera)

    3- aquí es un poco complejo ya que yo siempre me dedico a trabajar y estudiar vespertino, en tu caso habría tomado esa decisión (si no me apoyan me agarró de becas, créditos y lo que sea para pagar la carrera) y de pasada una pega de medio tiempo o tiempo completo para vivir en la ciudad que si imparten la carrera. Creo que esperar la "bendición" y apoyo de tus papás fue malo ya que no te sirvió para madurar. Quizás trabajar y estudiar te sirva para crecer al menos mentalmente.

    4- No te tienes de que acomplejarte, por ejemplo yo estoy a la nada de terminar una carrera en la cual el campo laboral está tan copado que muchos terminan solo con el título y se dedican a otras cosas (incluso vendiendo seguros o en call center porque incluso ganan más) y súmale que debo pagar el cae :batear:

    5- que haría yo en tu caso si me gusta tanto una carrera pensaría en hacerme machito de una vez por todas, buscarme una pega y estudiar lo que siempre debí haber elegido. Por último compatibilizar ambas cosas creeme que hacerlo es agotador pero personalmente te ayuda a madurar.

    6- consulta antes de meterte a estudiar si puedes convalidar ramos para que no tengas que hacer los ramos básicos o complementarios nuevamente porque es una verdadera paja.

    7- si piensas que estay viejo y seguir estudiando será perder más tiempo entonces te recomiendo hacer un negocio o una pyme (ir a una universidad o IP, no es sinónimo de éxito) incluso algunos solo sacan el cartón y se dedican a otras cosas.

    8- lo último que leí fue lo del suicidio y si te vas a matar por tus "fracasos" es una tontera, creeme un fracaso sería que tuvieras 27 estuvieras metido en las drogas, viviendo en la calle y con antecedentes penales o algo así bien trágico. No pegarle el palo al gato con lo profesional es algo super típico y común más en nuestro país que por temas de costos no puedes optar a estudiar siempre.

    Eso, ánimo y espero que al menos té de un poco de ánimo mi comentario y no pienses weas, eso de matarse no será solución para nadie. Té recomendaría que vieras a un orientador vocacional o un psicólogo académico.
     
  3. Punkhead

    Punkhead Usuario Nuevo nvl. 1
    2/39

    Registrado:
    12 Mar 2015
    Mensajes:
    5
    Me Gusta recibidos:
    2
    Compadre, saque su carrera y después cuando agarres estabilidad estudia arquitectura en la noche o como te acomode. Hay un montón de gente con 2 carreras.

    En Chile casi la mayoría está frustrado por lo que estudio y por sus vidas porque durante la juventud uno actúa por presión y pensando más que nada en las posibilidades que ofrece el bolsillo del padre. Pero si te independizas ya podrás tomar tus decisiones libremente.

    Dejar tu carrera sería una estupidez, porque leyéndote bien se nota que sientes frustración porque te sientes atado a tus padres, pero si no sacas una carrera con lo que ganes no te alcanzará para nada, y vivirás con tus viejos como hasta los 35 años. Será una carga con la que tendrás que lidiar (haber estudiado algo que no te gusta), pero si deseas ser más libre a veces uno debe hacer cosas que no le gustan.

    Eso de la vida profesional perfecta y con weones exitosos es una pomada que vende la publicidad. Ánimo, y termine su carrera.
     
    A juaco8 le gusta esto.
Estado del Tema:
Cerrado para nuevas respuestas