Destacado La medicina del sapo (5-MeO-DMT)

Tema en 'Debates' iniciado por nicolasme, 7 Ene 2017.

  1. nicolasme

    nicolasme Usuario Nuevo nvl. 1
    62/77

    Registrado:
    8 Jun 2016
    Mensajes:
    11
    Me Gusta recibidos:
    2
    Bueno, partiendo el tema pondré una breve definición de lo que es el 5-MeO-DMT.
    5-MeO-DMT (5-metoxi-N,N-dimetiltriptamina) es una poderosa droga psicodélica de la familia de las triptaminas. Al igual que sus parientes, la DMT y la bufotenina (5-OH-DMT), ha sido usada como una droga enteógena por los chamanes durante miles de años.
    En resumidas cuentas es la sustancia más psicodélica que hay en el mundo, y existe un sapo que segrega tal sustancia "Sapo del desierto Sonoerense(Incilius Alvarius)".

    Estuve leyendo un poco y me tope con un testimonio que me pareció llamativo e interesante leerlo, les dejaré el relato en el spoiler.
    “Y aquellos que fueron vistos bailando, fueron considerados locos por quienes no podían escuchar la música.”

    Esto es una historia real acontecida en algún lugar cerca de Barcelona.

    Por respeto a las personas implicadas que siguen vivas, se han cambiado sus nombres.

    Por respeto a los muertos, el protagonista intenta explicar la historia tal y como sucedió.



    —Estás preparado? —me pregunta el chamán.

    —Sí —digo al momento que me levantaba no sé si con decisión.

    —Nervioso?

    —Tranquilamente nervioso, se podría decir…



    Subo a la buhardilla delante del chamán. Me encuentro en una planta rectangular, espaciosa y bien iluminada. Después de advertir sin mucho esfuerzo que no falta incienso, veo que está vagamente decorada con algunos tapices budistas y un pequeño altar a un/a dios/a. Me esperan Joan y Martí -un buen canalizador de energías, según cuentan- con sus tambores y maracas en una esquina de una especie de tatami cubierto con mantas. No pienso en nada, tengo la mente tranquila. —Siéntate, me pide el afable chamán. —¿Donde? —Donde tú quieras. Opto por sentarme apoyado en la pared. El chamán, se arrodilla junto a Martí y Joan considerando apropiado mezclar unas hierbas en un platillo dorado que ya contenía lo último de una vela. Lo prende diciéndome que me acerque; obedezco, y con mucha calma me presenta al sapito, un chivato con una sustancia trasparente y cristalina: 5-MeO-DMT, el enteógeno más potente conocido por el hombre. Sin perder tiempo, me pide que me ponga de pie en una dirección determinada para proceder con la limpieza de humo tradicional. Esta requiere que mantenga los ojos cerrados -por lo que no puedo describirla con exactitud- pero sí diré, que para terminarla, colocado el chamán detrás mío, me pone los brazos en cruz soplándome humo en la nuca: automáticamente sé que aquí va a pasar algo gordo; lo que siento, esta energía que siento no es habitual: esto va a ser muy especial. A la que me doy cuenta, tengo la pipa de cristal enfrente de mi boca y al chamán indicándome que cuando prenda aspire poco a poco hasta no poder más. Ocurre, veo humo en la pipa y aspiro poco a poco -soy un buen fumador- hasta llenar los pulmones. Recuerdo mirar el humo saliendo de mi boca, al chamán convertirse en veinte chamanes y adiós.



    La ida.

    Me voy. Martillazo cósmico en forma de ruido-estruendo y sacudidas superpuestas, un ruido-vibración psíquico y mental me atraviesa la cabeza…

    Veo y estoy ante la sombra de un ser distinguido por su perfil con una especie de máscara Maya, con un fondo anieblado azul y verde… ¿Será el centinela del umbral? ¿O será el mismísimo Ah Puch?

    Aunque la existencia aquí es un concepto muy ambiguo, todo mi ser esta vibrando a modo de sacudida al son de la presión-ruido; la percepción -ya alterada- y lo que ves, es como si se superpusiese parpadeando intermitentemente a una velocidad increíble pero perceptible (y muy, pero que muy turbador y aterrador).

    Caída: no es una sensación corporal o emocional de caída, no a lo tipo Alicia en el país de las maravillas cayendo por un túnel hacia el útero; aquí visualizo en espiral, y no sé si es caída o elevación; más bien es una succión de una fuerza motriz que te obliga a ir: vas sin remedio. Es un episodio inexplicablemente fuerte y bestial…



    Purgatorio.

    Tam Tam Tam Tam ¿Que está pasando? ¿Qué tipo de presión-estrés es esto? Dioooos, pero qué diablos es este ruido… Tam Tam Tam Tam, me revuelvo como insecto en telaraña; me encojo, me doblo y contorsiono luchando por salir de esta estridencia cual poseído… ¿¡¡¡¡Queeee coñoo es eeestoooo!!!!? La cabeza me va estallar, todo yo voy a estallar; ataque de imágenes intermitentes, fragmentación y división de traumas y emociones ya pasadas, nudos existenciales removiéndose y agitándose: un duelo sin reglas con mi ego. Se trata del exterminio de mi vida, estoy batallando por mi existencia. Chillo, grito con todas mis fuerzas hasta rasgar las cuerdas bocales. Es una lucha, un enfrentamiento… ¿Estoy peleando contra mí mismo? Tam Tam Tam Tam ¡¡No puedo más!! El diablo de la psicosis me embiste y la esencia de la neurosis atraviesa mi mente barriendo el castillo de la cordura con asombrosa facilidad; intento enfrentarme ordinariamente aplastando y estrujando con todas mis fuerzas mi cerebro como un demente, peleando contra la compresión de lo que sea que soy… ¡¡¡AAAHHH!!! ¡Que pare ya, por favor! ¡¿Que está pasando?! ¡Dejarme salir de aquí! ¡Nooo, mas nooo! Ahora unas garras me desgarraran de dentro hacia fuera; órgano a órgano, célula a célula, átomo a átomo; desgarro, tortura, desintegración. Dolor en éxtasis. No es una metáfora, lo digo literalmente ¡Esto es real! ¡Está pasando! ¡La existencia me está despellejando! Desgarro físico y emocional; energético, psíquico y espiritual. Horror, terror, barbaridad; angustia y temor; espanto y pánico, ¡Esquizofrenia! ¡O todo o nada! ¡Esto es la guerra! ¿De veras libro la mayor batalla de mi vida, para sostener mi existencia? ¿Lucho por sobrevivir?

    Sudor, muchísimo sudor, todo mi ser supurando. Sufro la mayor tensión que puede soportar un organismo ante una presión, una opresión de la existencia que me aplasta y me oprime de tal forma que voy a enloquecer. El martillazo cósmico no tiene fin… ¿Será las trompetas del apocalipsis? ¿Y si el evangelista comió hongos? ¿Y si no vuelvo? ¿y si no salgo de esta? ¿y si no hay vuelta atrás? ¿y si me quedo loco o senil? y si… ¡Buuummmm! fuegos artificiales forman la desintegración; miles de átomos o células esparcidas vuelven a la nada para emplear una nueva función. ¿Se trata de no ser, para llegar a ser?

    Catarsis y no existo, ya no estoy. He muerto.


    ¿Quién fue? No logro recordar,

    quien soñó con mi muerte y entierro,

    un mes antes de todo esto…



    Bardo.

    Escucho ruido, cosa que me da igual. Estoy respirando muy profundamente y relajado; no hay nada más por hacer: he muerto y lo acepto tranquilamente, “pienso” que el terror ha acabado, no voy a quedarme loco ni a volver a la tierra, la muerte es algo irreversible, todo ha terminado.

    La aceptación de estar muerto me libera. El ruido (los tambores) sigue siendo intenso, pero no me preocupa, todo está bien. Visualizo una circunferencia blanca y otra negra unidas por cualquier tangente y en movimiento rotatorio entrelazándose entre sí. Empiezo a fluir, soy libre…



    Y el cielo.

    Nunca una brisa había significado tanto. Es algo tan especial que considero que no debo ni intentarlo describir.

    Lo que sientes en este momento tan singular, ha sido ya tratado por las plumas de grandes mentes como para venir yo a mancillarlo.

    Recuerdo sonreír y decir algo parecido a “antes el infierno y ahora el cielo”. De algún modo era consciente de mi cuerpo, pero nada más, no sabía dónde estaba ni lo que había pasado ni siquiera me importaba, “yo” seguía muerto.

    Sobra decir, que aquí, no existe ni espacio ni tiempo. Aquí, donde sea que me encuentre, se me desvela que el principio elemental, la verdadera esencia del tiempo, es la simiente masculina, el movimiento perpetuo, el Logos de los ocultistas; y la del espacio es el útero materno, el contenedor, la concavidad del recipiente. “Quien tenga ojos para ver, que vea, y el que tenga oídos para escuchar, que escuche.”

    Lo que veía era luz, una luz blanca muy intensa con una circunferencia pequeña en el centro de la parte de arriba de la visión que crea una prospectiva de túnel, pero muy abierto. Todo esto resquebrajado como un espejo roto (la red cósmica) y apareciendo mándalas en un estado de beatitud, paz y unidad. Realmente la unidad en la multiplicidad y la multiplicidad en la unidad.


    La caída.

    ¡Pum! ¡Pum! ¡Pum! Abro los ojos y está Martí aporreando el tambor a escasos centímetros de mi cara, me pide perdón, pero tenía que volver. Rubén me está cogiendo de la mano y me pregunta “si buen viaje” (el chamán, muy oportuno, lo hizo subir quince minutos antes de la vuelta). “No lo sé, ahora te lo diré”, le contesto no sin esfuerzo. Estoy tremendamente mareado y necesito cerrar los ojos. Al rato los voy abriendo intermitentemente y voy haciendo algún comentario de tipo: “estoy vivo”, “me pensaba que no volvía”, “menuda pelea con uno mismo”… Recuerdo este momento con curiosidad y mucho afecto. Es muy curioso, porque la primera vez que abro los ojos, tengo la imagen y sensación -de verdad muy particular a la vez que significativa- de ser un recién nacido contemplando los rostros “extrañamente grandes y demasiado encima mío” en este caso de mis guías y acompañantes; tengo esto grabado como si fuera una fotografía hecha con la profundidad de campo que te da un objetivo gran angular o de ojo de pez. ¿Será algo parecido, lo que siente un bebé en la cuna?

    Venga, ya me voy incorporando poco a poco, no estoy mareado y necesito hablar. ¿Qué ha pasado? La sensación es de un sueño, lo anterior parece un sueño y recuerdo muy poco. Con una sonrisa me van diciendo que no le busque explicación, que lo bueno e importante es lo que viene a partir de ahora. Me siento muy bien, necesito hablar; me quedo con Martí un buen rato enfrascados en una conversación maravillosa. La medicina seguirá actuando…

    Cuando vuelves tienes la sensación mental de que todo ha sido un sueño. Por ello, si fuera capaz de recordar exactamente cada segundo del proceso y tuviera capacidad de describírtelo y tú de entenderlo a la perfección; aun así, te prometo, es imposible que te puedas acercar ni una millonésima de centésima de milímetro a lo que viví.


    —————————-



    5-MeO-DMT es un alcaloide perteneciente a la familia de las triptaminas, habitualmente reconocida como la droga psicodélica más potente que conocemos. Hay dos familias químicas básicas de drogas psicodelicas; las fenetilaminas (mescalina y MDMA son las más conocidas) y las triptaminas (LSD, DMT, psilocibina, 5-MeO-DMT entre otras). No obstante, en mi caso, se trata de la sustancia (5-MeO-DMT, 5-MeO-NMT y bufotenina) que segrega un sapo llamado Bufo Alvarius regente del Desierto de Sonora en México. Fue “redescubierta” -o al menos popularizada- por el doctor Octavio Rettig, aplicándola con éxito a muchas personas y diversas patologías; y digo redescubierta, porqué seguramente (pruebas arqueológicas y antropológicas lo demuestran) era utilizada ya en tiempos arcaicos.

    La información que circula por internet es amplia y poco fiable; pero con ganas y tiempo, puedes encontrar buenos pensadores con buenos libros. Se sabe que la molécula DMT (N,N-dimetiltriptamina) existe en el organismo de todos los seres humanos, así como en diferentes formas de vida del mundo animal y vegetal; se ve que hasta tal punto es así, que sería más fácil nombrar donde no se encuentra este alcaloide que al contrario. Se especula si la segrega la glándula pineal al nacer, morir y en sueños. Sea como fuere, si te adentras en este mundo químico descubres cosas interesantísimas, desde que el cerebro atrae esta molécula hacia sí de forma sospechosa, hasta su cercanía con la serotonina, melatonina (que son triptaminas no psicodélicas) y de más curiosidades.

    La explicación científica e interesante que me dio el chamán sobre el sapito es, que al inhalarlo, (El DMT ingerido oralmente no surge efecto, con la ayahuasca se usa un inhibidor IMAO) atraviesa instantáneamente -y sospechosamente fácil- la barrera hematoencefálica (protector de químicos, grosso modo, del sistema nervioso), instalándose en el hipotálamo (del prefijo hypo- “debajo” y thalamos “habitación, compartimiento, cámara nupcial, lecho”) glándula ésta reguladora y “responsable” -entre otras cosas- de la expresión fisiológica de las emociones, sensaciones y sus funciones junto a su control. Cuando termina su función en esta región -partirte el cerebro, básicamente- se supone que va a la glándula pineal para proporcionar el giro a la odisea “por el bien del viajero” digo yo…

    Visto desde las gafas del científico me parece interesantísimo. El infierno en el hipotálamo y el cielo (como no) en la pineal. Si realmente es un neurotransmisor… Por cierto, considero que la autoridad en investigación clínica del DMT, el Dr. Rick Strassman, ha hecho un muy buen trabajo aun apodándola la molécula del espíritu.



    ——————————–



    Mi mucho o poco interés intelectual lo abarca todo. Sea por el motivo que fuere, empecé a estudiar las sustancias psicodélicas y sus efectos a nivel de conciencia. ¿Barren muros, descorren velos y te permiten rasgar la ilusión?

    No podría haber empezado con mejor guía que el Sr. Aldous Huxley (ya había leído Un mundo feliz) para seguir con pioneros como el Dr. Timothy Leary, Dr. Albert Hofmann y cómo no, el gran “químico de la droga” Alexander Shulgin. Si prestas atención, aún queda mucho polvo por levantar y muchas rocas que apartar.

    No es muy difícil imaginar el apetito que todo esto despertó en mí: tengo que experimentar. Hace muchos años, lo hice con LSD (tripis) y psilocibina (hongos) pero de forma recreativa y con una mente poco madura. Para ser un psiconauta no es imprescindible tomar “drogas” ya que todos somos exploradores del espacio interior innatos. Aun así, ¿por qué no aprovechar lo que nos ofrece directamente la naturaleza, para sondear nuestro ser y no-ser? Esta era mi idea -y sigue siéndola- pero de momento la vida me ha regalado esta experiencia, esta terapia de shock tan brutal y enriquecedora.

    El sapito es una medicina (no es ningún eufemismo, realmente lo es) y me fue aplicada con un ritual y ceremonia específica que te induce y provoca el “tipo” de viaje. Las experiencias que circulan por internet -la mayoría con DMT con unos efectos muy visuales- las entiendo como algo contemplativo y enriquecedor -aunque fuerte- de otra naturaleza totalmente distinta a lo que viví. No es una contemplación (la primera parte del viaje) y aún menos algo agradable; es la peor experiencia de mi vida sin lugar a dudas, causa ésta que paradójicamente hace que se transmute en la mejor experiencia de mi vida.

    Está más que comprobada la importancia del ambiente y la sugestión en cualquier toma de un psicoactivo y los chamanes lo saben muy bien, por eso el ritual es específico para que viajes al infierno y después al cielo. Y tiene mucho sentido práctico. Los tambores son tu guía, son los que te inducen y sugestionan a que visites “el purgatorio”, te instigan al mayor conflicto de tu vida para “lavar y purgar todos tus pecados” para la ascensión a la beatitud y la dicha. Cuando estás “en el cielo” el sonido del tambor es mínimo, dando paso e importancia a las maracas o sonajeros y con ello a la tranquilidad y relajación. ¿Acudes a una cita importante para ti, sucio y desaseado? ¿Cómo entregarse a la seidad, infectado y corrompido como vas, cargando semejante lastre?



    ——————————————-



    Podría escribir sin parar hasta construir un Guerra y Paz solo con este tema. Así que me queda por demostrar -para quien me crea- porqué es una medicina.

    El relato está centrado en la experiencia en sí y los momentos que la rodean, pero no es menos importante y fantástico los días siguientes a la toma. Nunca jamás me he encontrado en mejor estado físico, emocional, mental, espiritual y energético. Pero como esto es demasiado subjetivo, te diré que después de dos años de dolor crónico de lumbares estoy perfecto. Sí, he dicho perfecto, nunca he estado mejor.

    Afirmo, que esto es una medicina no porque me vea influenciado por el chamán, compañeros de viaje ni por nadie. No, esto lo aseguro yo junto a todo mi escepticismo. No es una terapia de shock, es La terapia de shock “definitiva”. Hablo exclusivamente del diseño y formato de la toma que yo experimenté. Estoy convencido que si la tomas en el sofá de tu casa con Sebastian Bach de fondo tienes muchas más opciones de tener un viaje exploratorio y agradable.

    Por otro lado, dudo que sea una terapia para todo el mundo; si se me perdona la vulgaridad, “hay que tenerlos bien puestos”, pueden surgir problemas de integración y aceptación; tienes que querer hacerlo, “sentir la llamada” (perdón por otra vulgaridad) y tener mucha confianza psicológica. Es posible que uno tenga problemas de relación con la ilusión a la que llamamos realidad y la experiencia vivida, o lo que técnicamente llaman “trastorno de estrés post traumático” (TEPT). No es asunto como para tomárselo a broma; visitas el inconsciente de tu inconsciente y revives todos tus traumas y rompes con todos tus complejos (junguianos) psicológicos; deshaces los nudos (los rompes, los peleas y los desintegras junto a tu ego) liberándote de la piedra de Sísifo: sales del circulo-bucle donde todos sin excepción vivimos convirtiéndolo en una espiral. El fénix renaciendo de sus cenizas; mueres y renaces en vida textualmente y sin exageración ninguna.


    La noche del día de la toma fue espectacular: Toda la noche de “remembers” y mándalas. Las siguientes noches han sido una mezcla de sueños y exploración onírica. En serio, impresionante. Ahora bien, esto no se escribe solo, quiero decir que es necesario introducirse dentro de uno mismo para bucear y recordar hasta el punto de revivir, peligroso ejercicio este que podría haberse vuelto en contra mío, porque en serio considero que he recordado demasiado. Estoy seguro que mi mente me protegía ante los recuerdos de “la ida” y el “purgatorio” (“el cielo” lo recuerdo perfectamente), por la razón que he reavivado cosas que humildemente considero que pueden acabar con la integridad de cualquiera. Como en todo el texto, hablo totalmente en serio.


    Termino con el relato del hecho más consciente y certero del viaje que ya nadie me puede quitar. Recuerdo perfectamente que estando en el cielo, alguien (creo que el chamán) me pregunta que siento. ¿Que siento? Sabes que puedes beber agua y sentir el líquido recorrer tu esófago. Bien, pues sentía un conducto “totalmente abierto” en la columna vertebral fluyendo ¿energía? ¿electricidad? recorriendo el espinazo y ramificándose por todo mi cuerpo. Hablo de una sensación comparable con nada; estas fluyendo, interconectado, todo circula contigo y en ti, estas en un estado de perfección metafísica. Esto me demuestra los nudos psicosomáticos que realmente tenía; puedo comparar este momento con cualquiera de concentración fisiológica anterior y ver la gran diferencia. Martí me comentó, que con el tambor él siente los nudos energéticos y de los chacras; por lo visto, no vine falto de ellos, por lo que me felicitó al modo de “has hecho muy buen trabajo, aprovéchalo”.



    La conclusión, es que no hay conclusión ninguna.

    Y buscando en youtube encontre un video de una mujer que vivió algo similar al relato del spoiler





    A mi parecer el tema drogas esta lleno de prejuicios, y como el relato de arriba, leí y vi muchos, y todos hablaban de la misma sensación de libertad, bienestar y llegar a un estado inexplicable.

    Y ustedes, ¿se atreverían a probar tal sustancia segregada por ese animal?


    Saludos.
     
    Cargando...
  2. tavodeath

    tavodeath Usuario Avanzado nvl. 4
    212/229

    Registrado:
    27 Abr 2009
    Mensajes:
    20.749
    Me Gusta recibidos:
    170
    Para mí no sería llegar y probar.
     
    A kaisser0019 le gusta esto.
  3. Xupador de lo inxupable

    Xupador de lo inxupable Usuario Avanzado nvl. 4
    232/305

    Registrado:
    17 Sep 2008
    Mensajes:
    47.557
    Me Gusta recibidos:
    316
    Quedar así de weona para sentirse en libertad?, típico de hippies zurdos.
     
  4. devilish

    devilish Usuario Habitual nvl.3
    187/229

    Registrado:
    30 Oct 2006
    Mensajes:
    20.782
    Me Gusta recibidos:
    9
    Igual estaba rica la viejita
     
  5. C4

    C4 Usuario Casual nvl. 2
    62/77

    Registrado:
    7 Nov 2007
    Mensajes:
    4.442
    Me Gusta recibidos:
    134
    tiene un culo totalmente hermoso
     
  6. fernax666

    fernax666 Usuario Casual nvl. 2
    62/77

    Registrado:
    23 Jul 2014
    Mensajes:
    1.808
    Me Gusta recibidos:
    126
    la media milf
     
  7. Taekeon

    Taekeon Usuario Nuevo nvl. 1
    17/39

    Registrado:
    17 Dic 2014
    Mensajes:
    188
    Me Gusta recibidos:
    11
    la media vola!!

    no se ... yo creo q alucino mas con el sapo de minoca....
     
  8. ikeduk

    ikeduk Usuario Casual nvl. 2
    27/39

    Registrado:
    22 Sep 2012
    Mensajes:
    369
    Me Gusta recibidos:
    53
    hace mucho tiempo lei algo parecido con el ayuahasca o como se escriba xD, que igual lo ocupaban como medicina, pero un doctor hablaba que servia mas para ser mas llevadera enfermedades dolorosas que una panacea como suelen venderse este tipo de cosas
     
  9. felonio

    felonio Usuario Nuevo nvl. 1
    16/39

    Registrado:
    4 May 2009
    Mensajes:
    422
    Me Gusta recibidos:
    3
    Droga que estimula ciertos receptores cerebrales lo mas probable dopaminérgicos...independiente de lo que se diga sólo es un engaño ya que da "sensación de libertad y bienestar" pero solo de manera artificial.
    Que sea de origen natural o artificial, eso no marca diferencias a la hora de los efectos adversos o de problemas en patologías preexistentes.
    Es un alucinógeno sin estudios...
     
  10. Sebastián

    Sebastián Usuario Habitual nvl.3
    187/229

    Registrado:
    29 Dic 2008
    Mensajes:
    17.013
    Me Gusta recibidos:
    24
    Si bien el concepto de libertad es amplio, no logro entender que tipo de ''libertad'' te puede dar una dependencia a ésta droga - asumiendo un caso de un consumo regular.
     
    A Alonsin le gusta esto.
  11. begbie2014

    begbie2014 Usuario Casual nvl. 2
    27/39

    Registrado:
    5 Nov 2014
    Mensajes:
    846
    Me Gusta recibidos:
    61
    media raja la mina. EL weon en el minuto 3:30 le chicotea las nalgas con unas hierbas ajajajaj.
     
    A rodrisk6 le gusta esto.
  12. teator

    teator Usuario Avanzado nvl. 4
    212/229

    Registrado:
    10 May 2009
    Mensajes:
    15.488
    Me Gusta recibidos:
    235
    Droga es droga...los weones se creen dioses ...hippies qls...abrazen arboles
     
  13. teator

    teator Usuario Avanzado nvl. 4
    212/229

    Registrado:
    10 May 2009
    Mensajes:
    15.488
    Me Gusta recibidos:
    235
    En todo caso yo conozco otra medicina que tiene que ver con el sapo
     
  14. Kaeleme

    Kaeleme Usuario Habitual nvl.3
    162/229

    Registrado:
    17 Dic 2009
    Mensajes:
    5.556
    Me Gusta recibidos:
    559
    Yo probaría el ayahusca pero no creyendo que es la raja. Es un purgante , con esa finalidad.

    Atte
    Klm
     
  15. EL CERDO

    EL CERDO Usuario Casual nvl. 2
    62/77

    Registrado:
    9 Dic 2010
    Mensajes:
    1.396
    Me Gusta recibidos:
    108
    yo pense que se hablaba de otro sapo...uno mas rico..