Alemania: Otro ejemplo alarmante de 'democracia' que utiliza el Covid para reprimir la disidencia

Tema en 'Noticias de Chile y el Mundo' iniciado por Aerthan, 29 Abr 2021.

Estado del Tema:
Cerrado para nuevas respuestas
  1. Aerthan

    Aerthan Usuario Habitual nvl.3 ★
    82/163

    Registrado:
    12 Oct 2014
    Mensajes:
    1.874
    Me Gusta recibidos:
    788
    Que Alemania deje que sus espías apunten a los opositores al confinamiento es otro ejemplo alarmante de una ‘democracia’ que utiliza el Covid para reprimir la disidencia

    [​IMG]
    Policía antidisturbios se lleva a un manifestante frente al edificio del Reichstag durante una manifestación anti-confinamiento el 13 de abril de 2021. AFP / John MacDougall

    (Análisis/Opinión)

    La pandemia mundial ha facilitado una actuación policial muy poco democrática en todo Occidente. Ahora, justo cuando el apoyo científico a los confinamientos comienza a disminuir, Berlín ha clasificado a cualquiera que se oponga a esta política como enemigo del Estado.

    El 28 de abril, la agencia de espionaje nacional alemana Bundesamt für Verfassungsschutz (BfV – Oficina Federal para la Protección de la Constitución) anunció que tiene la intención de poner bajo vigilancia al creciente movimiento anti-confinamiento del país.

    Preocupa especialmente el llamado grupo Querdenker (“pensamiento lateral”), un participante clave en las protestas a gran escala que han estallado habitualmente en toda Alemania en el transcurso de la pandemia, sobre la base de que cuestiona la legitimidad del Estado.

    En consecuencia, BfV ha creado una nueva categoría de vigilancia específica – “deslegitimación del Estado cuando sea relevante para la protección constitucional”- sobre la base de que la oposición al confinamiento no entra dentro de las preocupaciones preexistentes, incluidas las de extrema derecha, extrema izquierda o islamistas.

    La medida permite procesar los casos penales tanto como presuntos delitos y esfuerzos extremistas probados, lo que convierte en ilegal toda la agitación pública contra el confinamiento en Alemania, y significa que cualquier persona detenida por participar en dicha actividad podría estar en serios problemas.

    Un número incalculable de personas han sido detenidas en protestas durante el último año, a menudo por infringir las restricciones del confinamiento, a pesar de que el Tribunal Constitucional de Alemania dictaminó en abril de 2020 que estas medidas no permitían prohibir las concentraciones.

    Una semana antes del anuncio de BfV, se desplegaron 2.200 policías para disolver una protesta masiva en Berlín contra las nuevas y duras medidas de confinamiento, que se mantendrán hasta junio, si no más tarde. Éstas incluyen un toque de queda, límites en el número de clientes permitidos en las tiendas a la vez, el cierre de bares, restaurantes y gimnasios, restricciones en el contacto con el hogar, y más. Más de 150 personas fueron detenidas.

    La nueva categoría de vigilancia crea, en efecto, una equivalencia entre la oposición a las medidas de confinamiento y las actividades inconstitucionales y subversivas. Se trata de un hecho muy preocupante, dado que, si bien las protestas en Alemania han atraído sin duda a su parte justa de desquiciados teóricos de la conspiración y “antivacunas” que podrían suponer una amenaza para la seguridad pública, los ciudadanos promedios razonablemente frustrados por el devastador impacto psicológico, emocional, financiero y social del confinamiento también han asistido regularmente por miles.

    Esta pluralidad está ampliamente subrayada por las nuevas medidas más duras a las que se oponen en el parlamento el partido de izquierdas Linke, los liberales Demócratas Libres y la ultraderechista Alternative für Deutschland. Una encuesta realizada en marzo reveló que el 43% de los alemanes pensaba que las restricciones debían relajarse, mientras que el 17% estaba a favor de una vuelta completa a la normalidad. La desaprobación de la gestión de la pandemia por parte de la canciller Angela Merkel ha hecho que se desplome el apoyo público a su coalición de gobierno, y algunos sondeos sitúan a los emergentes Greens a la par, si no por delante, de la CDU.

    El escepticismo con respecto al confinamiento de la comunidad científica tampoco es marginal. En marzo, el Centro de Investigación de Política Económica -un importante difusor del trabajo académico sobre el coronamiento- publicó un análisis de los datos de 152 países a lo largo de 2020. Descubrió que, aunque en un principio valía la pena, los confinamientos “no funcionan como política de contención continua en caso de una pandemia prolongada”. Alemania es un ejemplo palpable de esta eficacia cada vez menor, dado que, a pesar de estar en gran medida bloqueada desde finales de octubre, los casos y las muertes han seguido aumentando sin freno.

    Según la nueva categoría de control de BfV, ¿se consideraría que los académicos que produjeron el documento, la organización que lo promovió y cualquiera que lo compartiera en línea han “deslegitimado al Estado”, se han involucrado en un “esfuerzo extremista probado” y, como resultado, se les sometería justificadamente a una vigilancia intensiva o a una detención con fines de “protección constitucional”? ¿Qué pasa con los grupos de derechos que han advertido sobre la introducción de pasaportes de vacunas? ¿O las ONGs que han llamado la atención sobre la aplicación ilegal de las restricciones de confinamiento?

    Alemania no es ni mucho menos la única nación supuestamente democrática que ha aumentado considerablemente sus poderes de vigilancia y policial para reprimir la disidencia en el transcurso de la pandemia. En el Reino Unido, se ha confirmado que la policía ha empleado poderes de espionaje generalizados, creados para luchar contra el crimen organizado y el terrorismo, para investigar posibles infracciones de la normativa Covid. Se desconoce cuántas personas podrían haber acabado en los tribunales como consecuencia de ello, pero en febrero se reveló que los 246 procesamientos en virtud de la ley Whitehall’s Coronavirus Act -introducida en marzo del año anterior- habían sido erróneos.

    Es probable que esa cifra sea ahora mucho mayor. Aunque algunos de los detenidos por infracciones inexistentes de la ley podrían haber sido manifestantes contra el confinamiento, la mayoría eran simplemente personas que realizaban sus actividades. Los poderes del Coronavirus también sirvieron de pretexto para la detención violenta de varias personas que participaban en una vigilia a la luz de las velas totalmente pacífica, legal y socialmente distendida en Londres en conmemoración de Sarah Everard, secuestrada y asesinada en marzo. Ese horrendo crimen llevó a decenas de mujeres a compartir públicamente sus experiencias de acoso durante la pandemia; está claro que el confinamiento ha hecho de las calles un espacio aún menos seguro para ellas.

    Hay indicios de que el ámbito online también se va a convertir en un entorno más hostil para los disidentes. En noviembre de 2020, el jefe de contraterrorismo de la Policía Metropolitana, Neil Basu, pidió un “debate” sobre la introducción de leyes para castigar a las personas que difundan “desinformación” relacionada con el coronavirus “que podría costar la vida a la gente”. En caso de que se legisle, es casi inevitable que las definiciones oficiales de “desinformación” sean amplias, dado que su unidad catalogó en su día a las bienintencionadas abuelas que se oponían al fracking como “extremistas domésticas”.

    También es casi inevitable que se mantengan algunas restricciones pandémicas en el Reino Unido. Por un lado, el primer ministro Boris Johnson -de forma totalmente falsa, si los hallazgos de los académicos antes mencionados son exactos- afirmó a principios de este mes que los confinamientos, y no las vacunas, son la fuerza impulsora de la gran reducción de víctimas y casos en el país, y “la mayoría de la opinión científica” sigue siendo “firme” de la opinión de que “habrá otra ola de Covid en algún momento de este año”.

    Sin embargo, lo más importante es que cuando los gobiernos adquieren un mayor poder, no lo abandonan fácilmente, o sin luchar, y como el confinamiento ha erosionado brutal y exhaustivamente la capacidad de los ciudadanos para luchar, restringiendo en gran medida, si no criminalizando, muchos métodos comunes de oposición, aferrarse a todo lo que se ha adquirido ilegítimamente se hace más fácil.

    Relacionados:

    And So It Begins…

    Respaldo: LBRY/Odysee
     
    #1 Aerthan, 29 Abr 2021
    Última edición: 29 Abr 2021
  2. Dolce Gabbana

    Dolce Gabbana Usuario Habitual nvl.3 ★
    162/163

    Registrado:
    18 Feb 2012
    Mensajes:
    8.058
    Me Gusta recibidos:
    3.365
    Que bueno encontrar publicaciones como esta, al menos se puede decir que no todos están adoctrinados y callan por miedo.
     
  3. kapitanjano

    kapitanjano Usuario Casual nvl. 2
    82/163

    Registrado:
    21 Nov 2009
    Mensajes:
    2.316
    Me Gusta recibidos:
    465
    Buen tema mi rey. Esto es una realidad lamentable en todo occidente.
    La OTAN quedo loca con la demostración de guerra electrónica Rusa y quedaron con el chico apretao, sin poder hacer ningún movimiento previsto.

    Al ente anglo-sionista le queda poco recurso político y energético, por ende tiene que jugar todas sus cartas bélicas ya que la guerra cultural en Rusia no la ganó.

    Ahora es cuando va a llegar el team cerebro de ameba a negar toda la info con su putrefacto olor a mierda progre y resentida. Individuos nefastos al cubo que odian a piñera pero se llegan a rekagar los pantalones haciendo todo lo que dicta el enano bastardo vende patria.
     
Estado del Tema:
Cerrado para nuevas respuestas