AMIGA MENOR QUE YO Y SU MADRE (Capítulo 13)

Tema en 'Relatos Eróticos' iniciado por sexodependiente, 3 Feb 2020.

  1. sexodependiente

    sexodependiente Usuario Casual nvl. 2
    42/82

    Registrado:
    11 Jul 2015
    Mensajes:
    143
    Me Gusta recibidos:
    237
    Antes de pasar al siguiente relato, que por lo que veo en los comentarios y por los mensajes internos, hay bastante interés, debo ser honesto con ustedes y decirle que los 12 relatos anteriores, trajeron consigo consecuencias y bastante desagradables la verdad. Historia que les contaré como epílogo de todo esto y aprovecho de decirles que acortaré los capítulos, pensaba escribirles más, pero la verdad es que lo ocurrido me corto la inspiración y la motivación.

    Este capítulo estaba escrito hace meses

    CAPÍTULO 13:

    Psicólogo: tienes que asumir que tú tienes una patología, por todo lo que me cuentas, claramente tu no estas procesando bien, determinadas situaciones, estas normalizando cosas que no son normales.

    Yo: claro, usted me está diciendo que yo soy sexo dependiente, algo he leído al respecto.

    Psicólogo: no sabría si decir que lo tuyo es sexo dependencia, porque veo rasgos bastante más complejos en tu actuar, lo peor de todo es que lo tienes totalmente normalizado, has sufrido un cambio brusco de personalidad y ni siquiera te das por aludido.

    Yo: (pensaba para mi) este gueon que le pone color…

    Psicólogo: Eres un adicto al control, el sexo es el remate, es la copa del triunfo de tu verdadero fin, que es tener el control absoluto de las personas y las situaciones. Te voy a dar un ejercicio, a ver si eres capaz de llevarlo a cabo. Hasta la próxima sesión vas a hacer el ejercicio de evitar buscar a las personas, vas a dejar que las personas te busquen a ti. Y ahí vamos a ver el resultado.

    Me fui para la casa convencido en que el tipo tenía toda la razón, por lo que sí estaba pagando por esto, lo mínimo que podía hacer, era hacerle caso. Antes de seguir quiero dejar en claro que las sesiones con el psicólogo me estaban sirviendo para entender un poco más, pero a la vez el tipo me estaba enseñando a controlarme, una de las cosas que aprendí, fue entender que cada una de esas mujeres era distinta y que además mis sentimientos eran distintos por ellas, por lo que el trato con cada una debía ser distinto y yo tenía que asumir que si separaba bien las cosas, la culpa no era una opción(claramente suena enfermo, pero era lo que pensaba en ese entonces).

    La peque me llamó y yo fui a su casa… estaba sola y bueno, hicimos lo que teníamos que hacer y siempre un poquito más.

    Me llamo la Bulmita y nos fuimos del pueblo por una noche a un parque nacional a acampar, con ella la cosa era distinta, pero de a poquito íbamos intensificando todo…

    Mi teléfono sonaba y yo respondía y de esa forma cumplía con lo que el psicólogo me había indicado, dejaba que las personas me buscaran a mí y no yo a ellas. Lo que en más de algún momento produjo que ellas reclamaran “falta de preocupación de mi parte”, así que adopte la medida de llamarlas por cosas superficiales, temas sin proximidad física, pero sí emocional.

    Pero la mañana de ese jueves no iba a ser la misma… era feriado y yo me había acostado de madrugada, sonó mi celular y cuando miro la pantalla, un número desconocido (hasta el día de hoy me cuesta responder números que no tengo guardados), por lo que lo silencié y seguí durmiendo… minutos más tarde… otra vez el mismo número. Okey… Okey… respondí.

    Yo: Alo…

    Del otro lado: alo… como estas?

    Yo: con quien hablo… perdón?

    Del otro lado: cómo?... ya te olvidaste de mi voz?

    Yo: la verdad no me grabo los tonos de voz de las personas.

    Del otro lado: chucha que andai simpático, parece que te desperté.

    Yo: ya, pero… con quien hablo?

    Del otro lado: Se nota que no guardaste mi número…. soy la …..(Era la colorina)

    El corazón me saltó de una, pase de ser un zombi echado en la cama, a un gueon proactivo caminando como león enjaulado en la pieza, si hasta un vaso de agua me fui a servir.

    Yo: Hooolaaaaaa, disculpa… si claro… es que me quede con el papel y no lo guardé por razones lógicas, no quería tener problemas.

    Colorina: ósea que si tienes mi número te puedo traer problemas… y si te digo que estoy en tu pueblo de visita y me gustaría conversar un ratito contigo… te puedo traer más problemas?

    Yo: enserio? Estás acá?

    Colorina: Si… vengo por el día eso sí, de hecho te tengo que cortar porque vine ayudando a mi hermano que está entregando unos productos, pretendo a la hora de almuerzo zafarme y ver si podemos juntarnos… te tinca?

    Yo: claro… eehhh, que tal si vienes a mi casa, yo preparo algo para que comas si quieres (le doy la dirección)

    Colorina: 12:30 estoy por ahí… nos vemos.

    No podía creerlo, de hecho muchas veces estuve con intención de llamarla, pero no tenía ni una “puta” excusa, no tenía de que conversarle para justificar mi llamado y a eso sumemosle la indicación del psicólogo… menos podía llamarla.

    Me puse manos a la obra a cocinar y preparé unas papas salteadas con orégano con un pavo al coñac, suena sofisticada la guea, pero la verdad es que es de rápida preparación, pero eso sí, queda muy rico. Me duche y esperé, a eso de las 12:45 suena el timbre. Abro la puerta y frente a mí ese maravilloso espectáculo de la naturaleza, piel blanca, pelo rojo largo, faldita blanca hasta poco más arriba de la rodilla, con figuras de florcitas de colores, carterita de color amarillo chiquita y celular en mano.

    Debo reconocer que la miré y que mi reacción a invitarla a entrar fue algo lenta, pero era producto de lo mismo, estaba idiotizado con la imagen.

    Colorina: pero que buen aroma… que rico huele.

    Yo: si, la verdad preparé algo que fuera un poco más rápido. Toma asiento.

    No lo hizo, recorrió todo el living y parte del pasillo mirando los adornos y como haciendo una inspección de orden y limpieza, era difícil que no pasara la prueba, 3 veces por semana venía la señora Anita en las mañanas a hacer aseo y limpiar, así que esa prueba estaba superada. Resumiré y me iré a la parte más importante, cuando ya estábamos almorzando.

    Colorina: y que es de la peque? Porque me imagino que aún están juntos?

    Yo: si… está bien, claro y estamos juntos todavía.

    Colorina: Ósea que si ella se entera que estoy aquí o que estuve aquí, no la vas a tener fácil.

    Yo: Obvio… pero supongo que no se va a enterar?. O esa es la idea?

    Colorina: Hace dos días atrás llegue a la casa y mi hermano estaba hablando por teléfono con un cliente y le dijo que vendría a "pueblo" a dejarle los productos el jueves, inmediatamente le dije que yo lo acompañaba. Como nunca me llamaste, no lo pensé dos veces y quise venir a verte.

    Yo: ya.. Pero porque?

    Colorina: razones tengo varias la verdad, pero una es la que me da más vueltas en la cabeza. Siempre vi cómo me mirabas y te hacías el GIL, es más, la última vez fuiste tan evidente que mi hermano estuvo a punto de bajar de la camioneta a “palmetearte” cuando fuimos a buscar las cosas al edificio (era el hermano, yo juraba que era el pololo)

    Yo: seguro es novedad para ti que alguien te mire, si yo creo que sabes de sobre manera que los hombres te vamos a mirar.

    Colorina: Obvio po won, si eso una se da cuenta, pero yo me di cuenta de que tú fuiste capaz de sacarme la foto con un par de conversaciones, me dijiste algunas cosas que me dejaron “plop”… y por eso mi interés.

    Yo: mi interés? Cuál es tu interés?

    Colorina: TU… Me gustas de una manera inexplicable, no te imaginas los rollos que me pasaba cuando estabai con esta mina en el depto y yo estaba sola en mi pieza. Tanto fue así que un día con unos copetes en el cuerpo llegando de un carrete, nos quedamos tomando algo con ella y yo me agueoné y por talla, pero a ver que me decía se la tiré, que la próxima vez que me hicieran eso, yo iba a entrar a la pieza de ustedes y me iba a sumar.

    Yo: me estai guebiando?... por eso se….

    Colorina: Si… exacto… esa noche con copete me siguió la corriente, me dijo que sí y nos cagamos de la risa y toda la guea, pero a partir del día siguiente se comenzó a poner pesada conmigo, distante, hasta que un día conversé con ella y me reconoció que ya no confiaba en mí por eso mismo.

    Yo: ahora entiendo todo… pero eso qué le dijiste era guebeo o en serio?

    Colorina: insisto… se la tiré en guebeo, pero a ver si enganchaba con la idea.

    Yo: ósea la has hecho antes? Lo del trio?

    Colorina: No, jamás… pero lo de ustedes me traía caliente hace rato y por eso no me cerraba a la posibilidad, ya me había pasado demasiados rollos con ustedes.

    Yo: y porqué estás aquí ahora?

    Colorina: y qué? No te gusta la idea acaso?

    Yo: me descoloca… me gusta la idea pero me preocupa.

    Colorina: y que creí… que yo voy a partir a contarle algo a la peque, que te voy a echar al agua… No gueon. No me mande el medio pique para acá por eso. Yo no busco vengarme de nadie.

    Suena el teléfono y es el hermano, apurándola porque ya hizo todo sus trámites y se quiere ir más que rápido. Le dice que le de unos minutos, que lo va a llamar de vuelta.

    Colorina: Dime tu?... me quedo o me voy?... hazla corta no tengo mucho tiempo.

    Yo: (Excitadamente asustado) QUEDATE…!!!

    Toma el teléfono y llama a su hermano para avisarle que se quedaría en la casa de una compañera, que no se preocupe que se iría a primera hora el viernes por la mañana, que cualquier cosa le dijera a la mamá que la llamara, pero que ella la llamaría para avisarle también.

    Colorina: Ya… cual es el panorama para hoy?

    Yo: la verdad es que por más que lo pienso el panorama no puede ser otro que quedarnos en casa o salir fuera del pueblo… elige tú.

    Colorina: NOS QUEDAMOS EN CASA…!!!

    Terminamos de almorzar, me ayudó a lavar la loza mientras yo ordenaba la pieza, estaba en eso cuando siento que pone música, se escucha fake plastic trees de radiohead, asomo a mirar y estaba bailando al ritmo de la música lentito, movía las caderas y se tomaba el vestido con las manos, a ratos se veía su calzoncito blanco, me quedé pegado mirando esa imagen, hasta que ella se da cuenta que la estaba mirando, me mira fijo y sonríe y se viene caminando donde mí, abre la puerta y me pregunta…

    Colorina: Te gusta esa música

    Yo: no tanto como me está gustando ahora

    Colorina: y ahora te va a gustar más…

    Se abalanzó sobre mí y me comenzó a besar, nos tiramos en mi cama y así estuvimos un buen rato, a pesar de que ella fue la que tomó todas las iniciativas, no me atrevía a meter mano (debe ser por lo mismo, porque ella fue la que dio todos los pasos), al rato se sienta sobre mí y con esa hermosa sonrisa y su pelo rojo que caía por sus hombros me mira y no dice nada, vuelve a sonreír y a besarme nuevamente, yo sentí que con eso ya estaba autorizado, tome su vestido y lo quité rápidamente, al sacarlo queda en ropa interior y afloraba esa tremenda silueta que vi aquella vez en la camioneta, acariciaba su espalda y su vientre y podía darme cuenta como estaba de excitada, saque su sostén y aparecen esas hermosas pechuguitas tamaño justo y necesario para hacer armonía con ese hermoso cuerpo de color blanco, fue entonces cuando ella muy agitada y desesperada comienza a sacar mi ropa, si bien la cortina estaba cerrada, eran apropiadamente las 15:00 hora de un día de verano, por lo que la visual era perfecta. Nos paramos a un costado de la cama para poder quitar bien la ropa, la tome de las caderas y la levanté para dejarla en la cama, ahí pude percatarme que tenía un punto débil en las caderas por la reacción que tuvo ante eso. Tome su calzón y comencé a quitarlo donde a la vez iba a enterarme de que las colorinas son completas, con la salvedad de que esta estaba perfectamente depilada y solo la proximidad con su vagina me reflejaría la realidad. Estaba completamente húmeda, su calzón lo estaba su vagina aún más. Ahí mismo comencé a lamer y a succionar su clítoris a la vez que le tomaba las caderas y eso la hacía jadear y quejarse aún más, me valí de eso para hacer que se fuera por lo menos 2 veces, quería quedar bien parado ante semejante filetito, partiendo de la base que no hay una segunda oportunidad para dar una primera impresión. En eso ella se acomoda y comienza a besarme mientras tomaba mi miseria y me corría una pajita de forma bastante intensa, no paso mucho de eso cuando al oído con su voz muy tenue y excitada me dice… ¿PUEDO? Yo asentí con la cabeza… bajó rápidamente y comenzó a lengüetear la cabecita, para luego succionarla y de a poco comenzar a comerse mi erecta miseria, mientras me acariciaba el vientre y de pronto me tomaba de las caderas (yo creo que pensando en que me podía producir lo mismo que a ella), a mí me calentaba la sola imagen de tenerla desnuda, verla haciendo todo lo demás, eso ya era el cielo.

    Yo estaba tan duro y tan caliente que por más que ella se esforzaba yo no me iba, por lo que le pidió ayuda a su mano y comenzó entre boca y mano a tratar de que yo me fuera, como no lo lograba, la tome y la puse de espaldas, para dejarla en 4, ahí me fui nuevamente a pasar la lengua por su vagina y también lo hice con el dedo, de a poco fui explorando ese hermoso asterisco destacaba ante tan radiante y blanca piel, como me dejo, comencé con mi dedo en su clítoris y mi lengua en su culito, lo que hizo que por 3era vez se fuera y de qué manera, quedó tendida en la cama con su culito parado y fue el momento en que lentamente la penetre, a pesar de su cansancio ella estaba dispuesta a seguir y notaba como se movía para jugar conmigo en esa penetración que de a poco se comenzó a hacer más intensa. De pronto llego a un punto donde se olvidó del cansancio y se da vuelta me pone abajo y ella se sienta arriba mio, que hermosa esa imagen, ella moviéndose arriba mío, sus lindos pechos moviéndose y ese pelo rojo rosándolos, ahí mismo la tome de las caderas y comencé yo a tomar el control, situación que hizo que por cuarta vez acabara… Entonces me tiré a un costado y la eje descansar, ella me miró y sonrió y me dijo

    Colorina: pucha estoy charcha

    Yo: tranquila, que después me toca a mí.

    Colorina: no me lo imaginé así, pensé que sería de otra manera, pero de verdad que esto fue mágico y rico

    Yo: yo solo me había imaginado cosas con tu imagen… pero esto no había estado ni cerca.

    Pasaron 20 minutos aproximadamente en que se pasó, saco un cigarro, abrió la ventana y se sentó en el borde de la ventana que daba al desolador patio de la casa. Yo tenía esa imagen para mí, ella desnuda con una camisa mía abierta, sentada ahí con algunos tímidos reflejos de sol que penetraban en la pieza y que resaltaban hermosa mente el rojo de su pelo.

    Volvió a la cama y comenzó a jugar con sus dedos y mi cuerpo, hasta que llegó a mi pene y comenzó a sobar, también los coquitos tocaron su ración, se puso en posición y comenzó a lamer y a chupar tiernamente, mientras a ratos me miraba, por primera vez estaba con una mujer que le excitaba tanto el sexo oral, comenzó a masturbarme más fuerte y a chupar, su intención era que yo me fuera, pero esta vez me tocaba a mí, la tome nuevamente y la di vuelta la puse boca abajo y comencé a penetrarla lentamente y cada vez de forma más intensa, esa imagen de la cintura, su pelo, y ese hermoso trasero me fueron calentando cada vez más, y fue ahí cuando baje y comencé a pasar mi lengua por su vagina y rápidamente me fui a ese hermoso y blanco culito, que excitada estaba esa mujer, como gemía y me pedía que no parara, cuando ya vi que estaba completamente húmeda tome mi pene y lentamente lo fui introduciendo por ese culito, ella me tomo la otra mano y la fue apretando como si cada vez que apretaba, me avisaba que lo hiciera lentamente, hasta que ya entro y me libero la mano para comenzar ella a moverse y con su movimiento el mío, ahí me bajó el diablo y comencé a arremeter cada vez más fuerte, sus gemidos y ahora sus gritos eran una verdadera invitación a la intensidad, de pronto siento que ella acaba y es ahí cuando me doy cuenta que era mi turno comencé a hacerlo más fuerte, me acosté sobre ella, luego la puse de lado a lo cucharita y ahí en ese momento acabe muy rico junto a un grito de ella intenso que matizó con un suspiro final que silencio la habitación.

    Durante el resto de la tarde y parte de la noche repetimos la jornada un par de veces, conversamos bastante y la verdad que puedo decir que vine a conocerla más después de todo lo que pasó. Sumaba una nueva experiencia más a todas las ya adquiridas, libre de culpas, consciente de mi problema y con ganas de seguir explorando. La mañana siguiente no la iba a enviar en bus de vuelta a la ciudad, después de semejante regalo tomé el auto y me fui rumbo a la ciudad a dejarla, en la noche antes de dormir tome su ropa y la lave, la metí en la secadora y en la mañana estaba lista para que ella se duchara y se incorporara. Yo la vi despertar al lado mío completamente desnuda, era una verdadera obra de arte.

    Llegamos a la ciudad luego de 2:30 horas de viaje y la deje a una cuadra de su casa

    Yo: oye… gracias por la visita, no se me va a olvidar nunca

    Colorina: sale, esto no es una despedida, tú no te vas a librar de mí.

    Yo: pero tú sabes que…

    Colorina: (me pone la mano en la boca) calladito… yo lo único que sé, es que me encantabas, ahora me encantas más y que quiero que eso siga.

    Yo: bien, si las condiciones las pones tú y yo las puedo cumplir, entonces no hay mucho que decir.

    Colorina: guárdame en el teléfono nomas, el número que te di es de otro teléfono, que lo tienes tú y mi familia, eso sí… guárdame con otro nombre, para que no tengas problemas.

    El viaje de regreso fue más largo que el de ida, pues me vine escuchando música y a la vuelta de la rueda, no reflexionando, sin remordimientos, total y completamente entregado a mi realidad, asumiendo que la vida es una sola y que los que fuman dicen “de algo hay que morir”, bueno, yo no sabía dónde me iba a llevar mi vicio, pero si tenía claro de qué forma lo estaba disfrutando.
     
    criss10, carpedian, ingmarrion y 8 otros les gusta esto.
  2. whiteDragon44

    whiteDragon44 Usuario Casual nvl. 2
    32/41

    Registrado:
    7 Abr 2017
    Mensajes:
    33
    Me Gusta recibidos:
    133
    Que Que gran continuación amigo, que suerte tirarte a una colorida debe ser maravilloso esa mezcla de piel blanca y pelo rojo (es mi fantasía no cumplida aún).
     
  3. Alejo_alejandro

    Alejo_alejandro Usuario Casual nvl. 2
    42/82

    Registrado:
    31 Ene 2019
    Mensajes:
    439
    Me Gusta recibidos:
    182
    Excelente continuación esperaba que así fuera esperaré que continúe sus historias
     
  4. (sic)

    (sic) Usuario Casual nvl. 2
    42/82

    Registrado:
    20 Ene 2007
    Mensajes:
    345
    Me Gusta recibidos:
    169
    Que buenos son tus relatos. Una pena que no continúen así en este estilo por lo que te pasó. Espero la continuación, saludos
     
  5. Fenixxx10

    Fenixxx10 Usuario Casual nvl. 2
    32/41

    Registrado:
    9 Ene 2017
    Mensajes:
    77
    Me Gusta recibidos:
    111
    Buen relato
     
  6. Psicobatero

    Psicobatero Usuario Casual nvl. 2
    42/82

    Registrado:
    31 Mar 2013
    Mensajes:
    398
    Me Gusta recibidos:
    135
    Q buen relato, creí que no ibas a seguir tu historia de hecho dejé de leer relatos. ojalá pasen tus problemas para que puedas seguir deleitándonos con ésta gran historia de tu vida, saludos
     
  7. Setn0

    Setn0 Usuario Casual nvl. 2
    42/82

    Registrado:
    16 Dic 2016
    Mensajes:
    296
    Me Gusta recibidos:
    117
    Wow, no me pude resistir y me leí los 13 capítulos !
    Sólo puedo decir, falta saber del fin de semana con la mamá y amiga xD
    Donde puedo ver a la peque ? o a la Colorina ? O a la mamá ? Hasta con la secre me conformo