[BIOGRAFIA ] julio perez silva

Tema en 'Arte Gore y Asesinos Seriales' iniciado por Helzebet, 29 Ago 2012.

  1. Helzebet

    Helzebet Usuario Habitual nvl.3 ★
    16/41

    Registrado:
    11 Ene 2012
    Mensajes:
    41.148
    Me Gusta recibidos:
    1
    [​IMG]


    Alias: "El psicópata de Alto Hospicio"
    Clasificación: Asesino en serie
    Características: Violador
    Número de víctimas: 14
    Periodo actividad: 1998 - 2001
    Fecha detención: 4 octubre 2001
    Fecha de nacimiento: 15 julio 1963
    Perfil víctimas: Mujeres entre 14 y 45 años
    Método de matar: Golpes con objeto o piedras
    Localización: Alto Hospicio, Chile
    Status: Condenado a cadena perpetua 26 febrero 2004

    Pero,
    ¿quién es este silencioso desconocido que violó y mató sin dejar huellas, sin despertar sospechas?
    ¿Qué lo llevó a repetir, al menos nueve veces, un ritual de muerte que durante casi tres años logró esconder en la paupérrima soledad de Alto Hospicio?

    CRIADO EN PUCHUNCAVI
    Como casi nunca tocaba asuntos personales, muy pocos sabían que se había criado en Puchuncaví (Quinta Región), donde cursó hasta octavo básico, y que en esas tierras había dejado a su esposa legal, dos hijas y rumores sobre conductas exhibicionistas e intentos de violación que nunca fueron denunciados. Otro de sus acotados temas de conversación eran sus autos.
    Luego de llegar a Alto Hospicio, trabajó como obrero en una constructora y se compró un Nissan gris metálico.
    Posteriormente, laboró en una refinadora de sal, donde se le recuerda siempre como un hombre callado. Al tiempo, cambió el Nissan por un Toyota Corolla blanco. Los dos vehículos están hoy incautados. Varios testigos aseveran que había comentado sus deseos de comprarse un furgón, para que le sirviera de transporte en sus esporádicos trabajos de soldaduras y fierros. Pero estaba cesante y desde mediados de agosto sus únicos ingresos dependían de "piratear" su auto como taxi.
    Además de sus perros, su único pasatiempo era el fútbol, donde jugaba siempre en la defensa, pegado a la línea derecha, primero en el club "El Esfuerzo" y luego en la selección senior de Iquique. Hasta fue nominado para representar a la ciudad en un campeonato disputado en 1999. "Era parco, casi no hablaba, pero bueno para las patadas", comenta un ex compañero. "Una vez llegó con el pelo teñido y todos lo molestamos", señala Alexis Moreira, ex camarada suyo en "El Esfuerzo".
    Dos vendedoras de una feria cercana recuerdan que siempre iba vestido de jeans y poleras blancas ceñidas, peinado prolijamente e impecable.

    "Le echábamos tallas por su buena pinta, pero no pescaba", comenta una locataria.
    Otras veces lo divisaban en su auto, estacionado en una esquina durante horas, como agazapado, o conduciendo en dirección a la pampa, escuchando música ranchera. Ninguno de sus compañeros de equipo sospechaba que los cambios en su pelo eran para ocultar su apariencia. Las locatarias de la feria tampoco supusieron que sus viajes al descampado tenían que ver con las desapariciones de seis escolares y una joven en Alto Hospicio.


    [​IMG]

    El hombre menos pensado
    Sus inicios se remontan a Puchuncaví. Guillermina Cisternas, una ex vecina de Pérez Silva en esa localidad, estuvo muy pendiente de las noticias la noche de la captura del psicópata de Alto Hospicio. "Me di cuenta que era él, sin que nadie me lo dijera. Lo conocí por su cuerpo. No se veía su rostro porque lo traía tapado con un poncho. Sabíamos que estaba en Iquique, así que por eso sabíamos que era él".

    El "Segua", como le decían en su infancia, pasó la mayor parte de sus 38 años entre las calles de Puchuncaví. María Pérez, directora, en ese entonces, del colegio donde estudió, dice que siempre lo vio como un alumno tranquilo, callado e introvertido. "Teníamos un grupo de la cruzada eucarística, cuyo lema es oración, sacrificio y apostolado, nada que ver con lo que pasó, y él participaba."

    Julio Pérez Silva se casó a los 22 años con Mónica Cisternas, oriunda de La Calera, y tuvieron dos hijas. Luego, convivió 5 años con Marianela Vergara, quien ya tenía otras dos hijas. Con ella regresó a Puchuncaví y cosechó fama de buen esposo.

    A mediados de los noventa emigró a Iquique buscando mejores oportunidades de trabajo. Comenzó cargando sacos de sal. En una fiesta conoció a Nancy Boero, 14 años mayor que él y con 6 hijos. A las dos semanas ya vivían juntos y luego se establecieron en Alto Hospicio, en un sector conocido como La Negra. Más tarde se cambiarían a Autoconstrucción, otro sector de la localidad.

    Al poco tiempo, abandonó los sacos de sal y empezó a operar como taxista pirata ocasional. El tímido "Segua" de Puchuncaví era otro al volante.


    FRIO Y VIOLENTO CON SUS VICTIMAS
    Según las primeras pericias y su propia confesión, Pérez Silva elegía metódicamente a sus víctimas, sobre la base de un patrón más o menos repetitivo: se trataba de muchachas delgadas, morenas y casi todas de cabellos largos, a quienes vigilaba durante días antes de decidirse a actuar.
    Su anzuelo era ofrecerles llevarlas a sus casas o a escuelas como taxista "pirata" y por unas monedas. Cuando las menores ingresaban a su vehículo las amenazaba con un cuchillo y las trasladaba hasta los alrededores de Alto Hospicio. Antes de violarlas, las golpeaba hasta dejarlas inconscientes. Luego, atadas de pies y manos, golpeaba reiteradamente sus cabezas con piedras hasta provocarles la muerte.
    Finalmente, las cubría con sacos en basurales o las arrojaba a piques mineros abandonados. Casi la totalidad de las menores reflejan una aplicación de brutal violencia orientada a causarles la muerte. De hecho, varios de los cuerpos presentaban los cráneos destrozados, además de fracturas en costillas. En contraste, las extremidades sólo presentaban lesiones menores, en varios casos producidas por ataduras.


    [​IMG]

    JULIO PÉREZ SILVA "alias El psicópata de Alto Hospicio"
    Aún no ha sido condenado por la justicia chilena, pero ya acumula 13 procesamientos por homicidio y dos por violación. Está confeso de, al menos, siete homicidios en contra de colegialas del Liceo Eleuterio Ramírez, desaparecidas entre noviembre de 1999 y junio del año 2000.
    Fue aprehendido por la policía gracias a que la última de sus víctimas -identificada como Barbarita N. P., de 13 años- logró salir del pique minero en que la arrojó el sicópata tras violarla y golpearla, denunciando el hecho ante las autoridades.
    Este fue el hilo conductor que llevó a Investigaciones a revisar los numerosos pozos de mineral que hay en las cercanías de Alto Hospicio, en la Primera Región, y basurales clandestinos. De esta forma, se encontraron 13 cuerpos de mujeres ultrajadas y otra víctima que pudo salvar con vida, la cual fue identificada como Maritza C.R. de 14 años.
    Este es uno de los psicópatas en serie chilenos que más crímenes registra en su prontuario policial, hecho que sin duda lo situará en la historia como uno de los delincuentes más calculadores y despiadados del país.
    Según consta en los abultados procesos judiciales que llevan en su contra la ministra en visita Eliana Ayala y el juez especial Hernán Sánchez Marré, los crímenes de Pérez Silva eran preparados con mucha anterioridad. Los horarios de las colegialas fue acuciosamente estudiado por el sujeto, quien realizaba largas rondas por la mañana y la tarde en las cercanías del establecimiento educacional.
    En cuanto a sus víctimas menores de edad, todas respondían a un mismo patrón físico: escolares, morenas y de pelo largo. El Psicópata les ofrecía amablemente llevarlas hasta sus casas o al liceo, para después raptarlas, ultrajarlas y asesinarlas lanzándoles piedras al interior de los piques o en sitios eriazos.

    [​IMG]

    En su confesión, Julio Pérez ha demostrado gran frialdad y animadversión hacia sus víctimas.
    12 de octubre de 2001
    El criminal pasaba días estudiando los recorridos de las niñas antes de ofrecer llevarlas y no se descarta que algunas hayan sido elegidas deliberadamente.
    El modus operandi de un sicópata es lo más característico de su accionar, donde la violencia y frialdad de sus actos son los patrones repetidos en cada ataque.
    En el caso de Julio Segundo Pérez Silva, sus atroces crímenes en serie perpetrados contra menores en edad escolar lo ratifican como uno de los asesinos más calculadores y despiadados de los investigados por la policía chilena.
    Fuentes cercanas a los interrogatorios indican que sus crímenes eran preparados con anterioridad, donde el aprendizaje de los horarios de las niñas fueron cuidadosamente estudiados por el sicópata, sin descartar que las haya elegido una a una.
    Las largas rondas que Pérez realizó por mañanas y tardes por las cercanías del Liceo Eleuterio Ramírez son prueba clara de su fijación por escolares, morenas, de pelo largo y de semblante parecido.

    Según los primeros estudios sicológicos, dentro de sus violentos cambios de personalidad se encuentra una faceta dulce y amable que afloraba en las mañanas, cuando invitaba cordialmente a las niñas a subir a su automóvil para llevarlas hasta el colegio por 100 pesos.

    Sin embargo, los ataques perpetrados de noche habrían sido más violentos, obligando a las jóvenes a subir a uno de los dos autos que utilizó (un Nissan gris metálico y un Toyota blanco) amenazándolas con un cuchillo.
    Uno de los rasgos más fuertes del asesino, y que ha llamado la atención de policías y gendarmes, es la extrema frialdad con que se refiere a los asesinatos de las niñas.

    "A la flacuchenta la dejé por allá" y "esa otra está en el pique", son las palabras con que se expresó ante la policía.

    En la cárcel, él hombre ha mostrado total conciencia de su situación y de lo obrado, sin manifestar hasta ahora rasgos de arrepentimiento o haberse quebrado en llanto.


    Engaños y golpes
    Cuando las menores ingresaban a su vehículo, las conducía mediante engaños hasta algunos puntos aledaños a Alto Hospicio, en donde procedía a golpearlas dejándolas inconscientes. Entonces, las ataba de pies y manos para violarlas en el interior del vehículo.
    Una vez culminado el ultraje, Pérez llevaba a sus víctimas en estado inconsciente hasta el lugar en donde determinaba ocultarlas envueltas en sacos y aún atadas.
    Allí golpeaba sus cabezas de forma reiterada para terminar tapándolas con rocas, enterrándolas o lanzándolas a los piques.
    Finalmente, procedía a limpiar su automóvil de las evidencias como restos de sangre, cabellos y otras pertenencias de las menores.
    Casi la totalidad de las menores reflejan signos de violencia desmedida en contra de sus cuerpos, pues sus cráneos están destrozados, las costillas rotas, brazos quebrados y una serie de fracturas menores que denotan la brutalidad y ensañamiento con que procedía el sujeto en cada uno de sus crímenes.


    Su lado oscuro
    El 17 de septiembre de 1998, recogió en la costanera de Iquique a Graciela Montserrat Saravia, de 17 años. Según su confesión, le ofreció dinero a cambio de sexo. Todo iba bien hasta que ella habría intentado robarle.
    Enfurecido, la golpeó hasta matarla y la abandonó en una playa.
    Lavado y peinado, como lo haría siempre después de cada ataque, Julio Pérez siguió dedicándose a su casa y a sus vecinos como un hombre modelo.
    El 24 de noviembre de 1999 le ofreció a Macarena Sánchez, de 13 años, acercarla en su auto hasta el liceo. Luego de amenazarla con un cuchillo y violarla, le amarró las manos arrojándola al interior del Pique Huantajaya.
    Como siempre, aquel día, Pérez Silva estaba de regreso en su casa temprano, borrando huellas de su cuerpo, del auto y de su ropa. Nada extraño en un hombre casi obsesivo por el lavado.
    En el verano de 2000 algo detonó en el interior de este hombre. En febrero atacó dos veces en menos de una semana. Primero fue a Sara Gómez. Tres días después, a Angélica Lay, una promotora de teléfonos celulares de 23 años.
    Una y otra vez, Julio Pérez Silva repitió la misma rutina. Más de una vez cambió su peinado, agregó o eliminó su barba o se tiñó unas cuántas canas.
    Viendo televisión junto a Nancy se topó a menudo con algún noticiario donde la desaparición de las niñas de Alto Hospicio ya comenzaba a estar en los titulares.
    El jueves 23 de marzo del año 2000, un mes después del cuarto asesinato, la hija de Delia Henríquez no regresó a casa. Se llamaba Laura Zola y tenía 14 años. Fue la quinta víctima del psicópata de Alto Hospicio.
    Luego, el 5 de abril, el temido auto blanco que ya había perseguido más de una vez a María Eugenia Rivera se llevó a su hija, Katherine Arce. Pérez Silva la violó y la enterró en un basural clandestino.

    Sus últimos golpes
    La mejor aliada de "el Segua" fue aquella versión que decía que las jóvenes desaparecidas se habían ido por dejar atrás la pobreza de Alto Hospicio.
    La policía manejaba sus propias teorías y circularon informes oficiales con las más graves acusaciones.
    Pistas falsas, versiones equivocadas y hasta misteriosas llamadas de auxilio encaminaron la búsqueda en la dirección equivocada hacia Perú o Bolivia.
    El 22 de mayo del 2000, Patricia Palma, de 17 años salió del colegio rumbo a su casa. Fue en ese momento cuando Julio Pérez la raptó para luego matarla.
    Diez días más tarde volvió a atacar. Violó y asesinó a Macarena Montesinos en el sector de Pampa El Molle. Y luego, el 2 de julio, interceptó a Viviana Garay a quien también mató de un golpe en la cabeza.
    Pero esta vez, la desaparición de Viviana generó la más intensa reacción que el psicópata había encontrado en toda su carrera criminal. El padre de la niña, Orlando Garay, movilizó a las demás familias afectadas. Sólo entonces el hecho se convirtió en noticia, por lo que los crímenes se detuvieron.
    "El Segua" dejó de atacar durante más de nueve meses, pero el 17 de abril de 2001 ya no pudo contenerse. En el sector de la Autoconstrucción interceptó a una menor de 16 años identificada como Maritza. La amenazó con un cuchillo y la violó. Mientras él escapaba, Maritza regresó a su casa. La llevaron al hospital, donde le extrajeron muestras de semen del agresor, que nunca pudo ver en la oscuridad.
    Meses más tarde, cuando lo detuvieron, ella reconoció su voz. Compararon las muestras de ADN y resultaron idénticas.

    El 3 de octubre de 2001, Julio Pérez Silva cometió el último de sus ataques. Fue el día en que Bárbara N sobrevivió, el día en que Alto Hospicio supo que había un asesino entre ellos.

    Fue detenido horas después y sin inmutarse, admitió asesinatos y violaciones. Confesó haber actuado solo y nunca alegó demencia.
    Poco a poco, Pérez Silva aportó los datos necesarios para localizar los cadáveres de sus víctimas. El rastreo de estos no estuvo exento de sorpresas. El cuerpo de Angélica Lay fue un hallazgo inesperado pues su nombre no figuraba entre las mujeres oficialmente perdidas.

    Hasta ahora (2002), han surgido nombres de otras cinco jóvenes y mujeres adultas desaparecidas en la zona de Alto Hospicio entre abril de 1999 y agosto del 2001. Sin embargo, "el Segua" asegura no saber nada de ellas.

    [​IMG]

    Las víctimas
    De acuerdo a la investigación de la jueza, las víctimas de Julio Pérez Silva, asesinadas entre el 12 de septiembre de 1998 y el 23 de agosto de 2001 son:

    · Viviana Garay, 16 años.
    · Katherine Arce, 16.
    · Patricia Palma, 17.
    · Macarena Montesinos, 15.
    · Macarena Sánchez, 14.
    · Laura Sola, 15.
    · Gisela Melgarejo, 36.
    · Angélica Palape, 45.
    · Deysi Castro, 16.
    · Sara Gómez, 18.
    · Graciela Saravia, 18.
    · Ornella Linares, 16.
    · Angélica Lay, 24.
    · Ivonne Carrillo, 15.

    Por qué lo hizo?

    Ésa es la pregunta que atormenta a todas las familias que perdieron a una hija en manos de aquel hombre que escondía en su mente a un monstruo. Es también una pregunta que se repiten jueces y abogados, tratando de armar el enigmático rompecabezas que Julio Pérez Silva se niega a componer en su totalidad.

    Su respuesta ante el juez ha sido siempre “No sé por qué lo hice”.
     
    #1 Helzebet, 29 Ago 2012
    Última edición: 29 Ago 2012
  2. Ronpelakable

    Ronpelakable Usuario Habitual nvl.3 ★
    187/244

    Registrado:
    5 Abr 2011
    Mensajes:
    27.227
    Me Gusta recibidos:
    18
    Excelente bio, las letras medias chillonas si pero se agradece por el aporte...
     
  3. ♫Ingrid Bergman♪

    ♫Ingrid Bergman♪ Usuario Habitual nvl.3 ★
    197/244

    Registrado:
    29 Abr 2009
    Mensajes:
    17.224
    Me Gusta recibidos:
    50
    CTM VEO DE OTROa forma ahora la letra me daño la vista XD pero muy wena es chileno y si es chileno es weno
     
  4. karl fairburne

    karl fairburne Usuario Nuevo nvl. 1
    6/41

    Registrado:
    27 Ago 2012
    Mensajes:
    32
    Me Gusta recibidos:
    0
    este wn deberia haber violado al csm que dijo que las pendex habian salido del pais a putiar!
    a ese csm deberian violarlo y matarlo!
     
  5. Draugen

    Draugen Moderador
    197/244

    Registrado:
    8 Ene 2011
    Mensajes:
    41.610
    Me Gusta recibidos:
    56
    Ya dale color :lol:


    Siempre estos personajes trankilos, que no matan una mosca son los mas peligrosos y son capaces de los crimenes mas atroces, frios y sin remordimientos. Caso de este individuo como se dice por ahi "perro k ladra no muerde" :santo:. Buena info man. Habria estado bueno algun video o foto de cuando era chico este pobre pajarraco. Vale por la biografia y suerte en el concurso.
     
    #5 Draugen, 29 Ago 2012
    Última edición: 29 Ago 2012
  6. BILLYBOY

    BILLYBOY Usuario Maestro nvl. 6 ★ ★ ★ ★
    697/812

    Registrado:
    5 Oct 2011
    Mensajes:
    88.866
    Me Gusta recibidos:
    76
    QUE LATA QUE LO PILLARON TAN LUEGO!:mañis: HUBIERA ASESINADO MAS GENTE!!!!!:Manitos:
     
  7. :.:m4niaCO:.:

    :.:m4niaCO:.: Usuario Habitual nvl.3 ★
    187/244

    Registrado:
    3 May 2009
    Mensajes:
    24.801
    Me Gusta recibidos:
    6
    no habia noticiero que no hablara de el, se agardece pero se noto queee...suerte y saludos!
     
  8. osito_regalon

    osito_regalon Usuario Habitual nvl.3 ★
    186/244

    Registrado:
    11 Ene 2012
    Mensajes:
    19.589
    Me Gusta recibidos:
    0
    Buena bio amor, quedo muy lindi, le deseo toda la suerte en el concurso.


    Te amo :besin:
     
  9. Helzebet

    Helzebet Usuario Habitual nvl.3 ★
    186/244

    Registrado:
    11 Ene 2012
    Mensajes:
    41.148
    Me Gusta recibidos:
    1
    queee :tezippynn2:
     
  10. CamiAngora

    CamiAngora Usuario Nuevo nvl. 1
    16/41

    Registrado:
    18 Feb 2013
    Mensajes:
    152
    Me Gusta recibidos:
    0
    Wenisima biografia, vi esta historia en un programa de Carlos Pinto, me llamó mucho la atención por la crueldad y frialdad de este sujeto. Saludos!