Cómo las tabacaleras están machacando las calificaciones ESG

Tema en 'Noticias de Chile y el Mundo' iniciado por Aerthan, 14 Jun 2023.

Estado del Tema:
Cerrado para nuevas respuestas
  1. Aerthan

    Aerthan Usuario Habitual nvl.3 ★
    32/41

    Registrado:
    12 Oct 2014
    Mensajes:
    1.983
    Me Gusta recibidos:
    750
    ‘Las mujeres que se dedican al cultivo de tabaco a menudo se enfrentan a barreras estructurales y culturales’, escribió el gigante tabaquero Philip Morris en su informe ESG de 2022. ‘A nivel mundial, menos del 15% de las tierras agrícolas son propiedad de mujeres’.

    [​IMG]

    S&P Global saltó a los titulares este mes cuando otorgó a Tesla, el mayor fabricante de coches eléctricos del mundo, una puntuación medioambiental, social y de gobernanza (Environmental, Social, and Governance: ESG) inferior a la de Philip Morris International, el fabricante de los cigarrillos Marlboro.

    La empresa de coches eléctricos, cuyo CEO, Elon Musk, se ha convertido en un pararrayos de la guerra cultural, obtuvo sólo 37 puntos en la escala de 100 puntos, frente a los 84 del gigante de los cigarrillos.

    Se supone que las calificaciones ESG orientan a los inversores, y a su dinero, hacia empresas éticas. Sustainalytics, una herramienta de calificación ESG muy utilizada, da a Tesla una puntuación peor que a Altria, uno de los mayores productores de tabaco del mundo. Y la Bolsa de Londres otorga a British American Tobacco una puntuación ESG de 94 -la tercera más alta de todas las empresas del índice bursátil-, mientras que Tesla obtiene un mediocre 65.

    ¿Cómo es posible que los cigarrillos, que matan a más de ocho millones de personas al año, se consideren una inversión más ética que los coches eléctricos? Puede que tenga algo que ver con el progresismo corporativo de la industria tabaquera.

    Empresas como Altria han hecho todo lo posible por destacar la diversidad de sus consejos de administración y la amplitud de sus iniciativas de justicia social, desde la financiación de empresas de minorías hasta la promoción de mujeres transexuales en el deporte. Pero Tesla, cuyos ejecutivos son en su inmensa mayoría hombres blancos, se ha resistido a esa tendencia, llegando incluso a despedir a su principal responsable de diversidad LGBT el año pasado.

    La «S» de ESG («Social») suele incluir programas de diversidad. Philip Morris International, que en 2021 anunció una asociación con «científicos de datos africanos», obtuvo una puntuación social de 84 de S&P Global. Tesla obtuvo un mísero 20.

    El contraste pone de relieve los peligros de un movimiento que agrupa temas urgentes de salud y medio ambiente con modas ideológicas. Los primeros esfuerzos en materia de ESG se centraron en los «valores pecaminosos» -empresas cuya actividad principal se consideraba inmoral-, incluido el tabaco. Pero a medida que la inversión en ESG se ha disparado, también lo ha hecho el número de variables utilizadas en las calificaciones ESG, que ahora lo abarcan todo, desde las prácticas laborales y los compromisos de carbono hasta la formación en diversidad y los derechos humanos. Según los expertos, esto ha creado innumerables oportunidades para manipular el sistema y permite que incluso las empresas más sórdidas ganen puntos -y también los inversores- siguiendo la línea progresista.

    «Las calificaciones ESG de las empresas a menudo miden objetivos abstractos woke que no tienen ninguna conexión racional con los negocios reales de las empresas», dijo el socio gerente de Boyden Gray & Associates, Jonathan Berry, quien demandó a NASDAQ el año pasado por sus requisitos de diversidad para los consejos corporativos. «Las empresas obtienen ‘puntos’ principalmente demostrando su cumplimiento de los últimos dogmas emitidos por el complejo DEI».

    Los cigarrillos son la principal causa de muerte evitable en Estados Unidos, y matan a más personas que el alcohol, las drogas ilegales y los accidentes de tráfico juntos. Y su cadena de suministro conlleva una letanía de pecados medioambientales: La huella de carbono de la industria es considerable, e incluso los cigarrillos electrónicos, comercializados como una alternativa menos nociva al tabaco, pueden provocar una grave contaminación porque no se biodegradan. El cultivo de tabaco, que se realiza sobre todo en países en desarrollo, provoca deforestación y erosión del suelo. Los trabajadores del tabaco están expuestos a sustancias químicas tóxicas, incluidas altas dosis de nicotina, que pueden llevar a la hospitalización.

    Pero las calificaciones ESG a menudo ocultan esos efectos. Algunas calificaciones, como la de S&P Global, dicen en letra pequeña que son específicas de un sector, lo que significa que las empresas se rigen por normas diferentes en función de su industria. Un gigante tabaquero excepcionalmente ecológico podría obtener mejor puntuación que un fabricante de coches eléctricos con un consejo de administración compuesto exclusivamente por hombres, y las empresas pueden ganar puntos por el mero hecho de establecer objetivos de reducción del consumo de agua o utilizar proveedores «diversos».

    Tal vez por eso Philip Morris International, en su informe ESG de 2022, presumía de «empoderar» a las productoras de tabaco. «Las mujeres que se dedican al cultivo de tabaco a menudo se enfrentan a barreras estructurales y culturales», explicaba el informe. «A nivel mundial, menos del 15% de las tierras agrícolas son propiedad de mujeres».

    Este tipo de retórica impregna los informes ESG del Big Tobacco, documentos dirigidos a los inversores que buscan una cartera ética. Imperial Brands promociona sus cursos de formación sobre «microagresiones» y un consejo de administración compuesto en un 40% por mujeres. Philip Morris International y British American Tobacco promocionan sus puntuaciones en el Índice de Igualdad de Género de Bloomberg -Tesla no participa-, que utiliza datos autodeclarados para hacer un seguimiento del progreso de las empresas hacia la «inclusión equitativa». Altria anuncia una lista granular de objetivos de diversidad, incluyendo para «mujeres AAPI». Y en 2020, el informe de «Responsabilidad Corporativa» de la empresa abordó la «pandemia dentro de la pandemia» causada por el «racismo sistémico». No mencionaba que el tabaquismo, al igual que el COVID-19, mata de forma desproporcionada a los estadounidenses de raza negra.

    Los elogios a la diversidad subrayan cómo el tabaco, considerado durante mucho tiempo la quintaesencia del pecado, podría explotar la ESG para convertirse en un activo más apetecible, beneficiándose del progresismo que se ha extendido por las direcciones y los consejos de administración de las empresas. La mayoría de los fondos ESG excluyen el tabaco de sus carteras debido a sus efectos nocivos para la salud. Pero los fabricantes de cigarrillos esperan cambiar esta situación.

    El CEO de Philip Morris International, Jacek Olczak, declaró al Financial Times en mayo que algunos gestores de activos de ESG habían solicitado a su empresa, que vendió más de 600.000 millones de cigarrillos el año pasado, reuniones individuales, lo que indica un posible acercamiento al tabaco.

    «Los gestores de activos no dedicarán tiempo a hablar con ustedes», dijo Olczak, si no piensan «reconsiderar la política de exclusión».

    Esa distensión se debe en gran medida al auge de los productos sin humo, que ahora representan un tercio de los ingresos de Philip Morris International. Pero los críticos dicen que el movimiento ESG, y el marketing progresivo que fomenta, también han desempeñado un papel en la legitimación de la industria tabaquera. «Los informes ESG de las tabacaleras tienden a engañar a su público principal, los inversores, haciéndoles creer que las tabacaleras pueden ser ‘sostenibles'», escribió el año pasado STOP, el organismo de control de las tabacaleras, en un informe temático. «Los informes ESG permiten a las tabacaleras promocionar sus iniciativas de responsabilidad social corporativa (CSR / Corporate Social Responsibility)» -como la DEI- «al tiempo que ocultan los importantes daños sanitarios, económicos y medioambientales que causan».

    Algunos sistemas de calificación incluso animan a los fabricantes de cigarrillos a comercializar sus productos entre grupos marginados. Altria tiene una puntuación perfecta en el Índice de Igualdad Corporativa de la Campaña de Derechos Humanos (Human Rights Campaign’s Corporate Equality Index) -una métrica que se rumorea que está detrás de las desastrosas campañas de marketing LGBT de Target y Bud Light-, que permite a las empresas ganar puntos por «hacer publicidad a los consumidores LGBTQ».

    En California, el tabaco mata a casi tantos hombres homosexuales y bisexuales como el SIDA. Los jóvenes LGBT de todo el país tienen más del doble de probabilidades de fumar que sus homólogos heterosexuales, y los adultos transexuales fuman tres veces más que el público en general.

    Altria afirmó en un comunicado que no hace «publicidad dirigida a la comunidad LGBTQ+» y que obtuvo su puntuación perfecta a través de otras iniciativas. Philip Morris International no respondió a la solicitud de comentarios.

    Mientras que el monstruo de ESG es relativamente nuevo, el progresismo corporativo del tabaco no lo es. Cuando Philip Morris empezó a anunciarse en revistas gays en los años 90, tachó a los críticos de intolerantes opuestos a la «inclusión». A principios de la década de 2000, la empresa utilizaba la «Responsabilidad Social Corporativa» (CSR), precursora de la ESG, como profilaxis contra las demandas, según un memorando del entonces consejero general de Philip Morris, Steve Parrish.

    «Eso reducirá los riesgos de demandas y mejorará nuestra posición, cuando seamos demandados, como ‘corporación responsable'», escribió Parrish a los ejecutivos de la empresa en el memorándum de 2000, que se hizo público por esas fechas en el curso de un litigio. «De lo contrario, destacaremos como un objetivo».

    Según Todd Henderson, catedrático de Derecho y Economía de la Universidad de Chicago, es probable que las calificaciones ESG tengan un propósito similar en la actualidad. Si obtienen buenos resultados, las tabacaleras pueden aplacar a los reguladores y a los inversores que creen que el «futuro sin humo», como lo llama Philip Morris International, está tardando demasiado en materializarse.

    «Una mala puntuación ESG anuncia al mundo que eres un troglodita», dijo Henderson. «Eso podría ser una invitación para que los accionistas con conciencia social busquen asientos en el consejo o destituyan a un CEO».

    BlackRock, State Street y Vanguard unieron sus fuerzas en 2021 para expulsar a tres consejeros de ExxonMobil que no coincidían con las prioridades climáticas de los inversores. Las tres empresas poseen importantes participaciones en compañías tabaqueras, aunque no a través de fondos ESG, lo que les otorga un número considerable de votos por delegación. El discurso de la tabacalera sobre la justicia social, según Henderson, puede ser una estratagema para evitar el destino de Exxon.

    Todo esto se inscribe en una crítica más amplia de que el movimiento ESG convierte a los inversores y a las agencias de calificación en reyes filósofos de facto, sopesando valores diferentes y a veces inconmensurables entre sí. «Hay que medir la bondad de que haya mujeres en los consejos de administración de las empresas y compararla con la maldad de matar gente», dijo Henderson. «Eso es realmente una pregunta para Platón».

    El choque de valores, añadió, es una de las razones por las que las puntuaciones ESG varían significativamente entre las diferentes agencias de calificación, lo que significa que empresas como Altria normalmente pueden encontrar al menos un buen número para mostrar a los inversores. Y explica cómo incluso una empresa de coches eléctricos puede acabar con la peor parte.

    A saber: Chevron, durante mucho tiempo objetivo de los activistas climáticos, superó a Tesla en las últimas calificaciones ESG de S&P. Obtuvo una puntuación medioambiental más baja que el fabricante de automóviles, pero más del doble que la empresa de Musk en cuestiones sociales, donde el titán del petróleo ha flexionado su músculo de marketing. El informe de «sostenibilidad» de Chevron de 2022 presume de que «la primera mujer ingeniera de plataformas marinas en Israel fue empleada en nuestras operaciones».

    Fuente: How Tobacco Companies Are Crushing ESG Ratings

    Relacionados:
     
  2. Aerthan

    Aerthan Usuario Habitual nvl.3 ★
    112/163

    Registrado:
    12 Oct 2014
    Mensajes:
    1.983
    Me Gusta recibidos:
    750
    NARRATIVE LOST: Now They’re In TOTAL FREAKOUT!

    Respaldo: Odysee

     
  3. recovervob

    recovervob Usuario Casual nvl. 2
    32/41

    Registrado:
    3 Jun 2023
    Mensajes:
    61
    Me Gusta recibidos:
    134
    El ESG se ha tornado un problema, distorsionado el sistema de inversiones, la publicidad y el entretenimiento. Las ganas de las empresas de mejorar el score las ha impulsado a tomar atajos, donde el preferido ha sido el factor "Fomentar la diversidad y la inclusión". Al parecer a las empresas no les importa perder dinero con tal de mejorar el índice, algo que ha sido evidente en los últimos años. El problema es que no se puede perder dinero eternamente y ahí es donde aparece el Go woke, go broke. Este año ha sido particularmente duro con las empresas, especialmente en USA, donde han sido boicoteados con inesperada efectividad Bud Light y Target. Sin contar con los horribles resultados económicos que ha tenido Disney en todas sus divisiones, Parques, Lucasfilm, Pixar, Disney+, Marvel y la propia Disney.
    Respecto a las tabacaleras, hacen su negocio, jugando con las herramientas que tienen disponibles, tal como lo han hecho en los últimos 100 años.
     
Estado del Tema:
Cerrado para nuevas respuestas