Con una viejita de un cité

Tema en 'Relatos Eróticos' iniciado por Palomoo, 6 Jul 2020.

  1. Palomoo

    Palomoo Usuario Habitual nvl.3 ★
    17/41

    Registrado:
    5 Ene 2020
    Mensajes:
    4.954
    Me Gusta recibidos:
    908
    Siempre mi vicio han sido las mayores... felizmente he podido concretar con varias mujeres mayores que mi, asi que contaré varias historias de mis andanzas con Milfs o Grannys (abuelas) ya que para mi... una mujer siempre es caliente.

    Esta historia se remonta a cuando yo tenia 20años, iba en el segundo año de universidad. En ese entonces (era octubre) uno buscaba en donde estudiar (tranquilo y seguro) y por lo general no me gustaba encerrarme en una biblioteca, si no que iba con María José (compañera de curso y la “folla-amiga” de entonces) a algunos parques como el Ines de Suarez o al San Borja (parques “relativamente seguros”). y cuando disponíamos de más tiempo íbamos al Templo de Maipu o al Santuario del Padre Hurtado.

    Esta historia comenzó un dia martes, en donde me iba a juntar con la Cote en la mañana (tipo 10am) para estudiar juntos hasta las 15 en donde teniamos una prueba, pero llegando a la Universidad, me llama a mi celular y me dice que estaba mal de salud y que no iria... asi que en vez de bajarme de la micro en el centro, opté por ir al santuario del Padre Hurtado a estudiar. Alli me baje de la micro en los terminales de buses, compre unas galletas y bebidas (ya que harian las veces de almuerzo). Estuve en una banca estudiando (quienes lo conocen, saben que es un lugar muy tranquilo) y a las 14:30 opte por irme para llegar a la Universidad.

    Al caminar por una de esas calles que estan cerca de los terminales, de pronto veo una billetera grande (de una mujer) tirada en la vereda. Miré a todos lados y no habia nadie, asi que la recoji y me la metí a la mochila. Como iba justo con la hora, continué a la Alameda y me fui a la U... di la prueba y tomé una micro rumbo a casa y de pronto me acordé de la billetera (era cerca de las 6 de la tarde) y la busqué en mi mochila. Alli abrí la billetera y vi que tenia 120mil pesos en billetes, unas boletas de luz, agua y teléfono. Ademas de varios papeles y una cédula de identidad. Al ver el carnet, deduje que era de una abuela de 71 años.

    En principio, (en esos momentos siempre andaba corto de dinero como cualquier estudiante), pensé en quedarme con los billetes, pero por el monto de las boletas eran muy bajo, además habia un comprobante del pago de su pensión, también muy bajo, se notaba que la persona que la había perdido no era de buena situación y que todo ese dinero era de su pensión que habian sido 150lucas, pero habia pagado 20 en agua, luz y telefono y habia una boleta por 10 de supermercado... asi que deduje que esta viejita venia de cobrarse, pago sus deudas y pasó a comprar.

    Con eso, me dio peso de conciencia, pensar que la pobre abuelita necesitaría más esos billetes que yo, asi que decidí hacer una buena acción y opté por devolverme al lugar en donde me había encontrado. La dirección de la casa que salía en las cuentas era una calle bastante conocida del sector del terminal y como aún no oscurecía, me bajé en av. Matta con Vicuña Mackena y tomé otra micro para ir a Estación Central. Mientras iba en la micro (bajando por Matta), se me llegó a la mente que podria ser una trampa "caza bobos", asi que vi un par de esos billetes, comprobé que fueran verdaderos y eso me dio tranquilidad.

    Me bajé de la micro, caminé unas cuadras y llegué a la dirección de las boletas.. era un cité antiguo, ingresé, busqué la casa, toqué la puerta y ella misma la abrió. Noté que estaba algo temerosa al ver a un desconocido en su puerta.

    - Señora Norma?

    - Si, soy Yo

    Allí le comenté el motivo de mi visita y me agradeció enormemente mi acto (me agradeció llorando dandome un abrazo) y me decia que ese dinero era lo que disponia de jubilación y sin ese dinero no pasaba el mes. Me decia que no sabía cómo darme las gracias, ya que estaba desesperada.

    Le dije que no se preocupara, pero ella insistía en agradecerme y cuando le dije que estudiaba mas menos cerca, me invito que pasará algún en la tarde a tomar té, que haría un queque para retribuir mi atención.
    Al final, acepté su invitación, ya que me decia que tenia un nieto de su edad y que nunca la visitaba, acordamos de que iria a su casa el viernes después de clases (tenia clases hasta las 3 de la tarde)

    Pasarón los dias, hasta que llegó el viernes. A las 4 de la tarde estaba llegando a su casa. La verdad me daba pena su casita, muy humilde y fria... Estuvimos harto rato conversando, me hablaba de su vida y yo de la mía. Notaba que estaba contenta de tener compañía. La verdad fue una buena idea, el queque estaba delicioso y resulto ser una agradable compañía la veterana.

    Cuando me preguntó si tenía polola, le dije que no, pero que no perdía las esperanzas de encontrar a alguien. Me alabo diciendo que era un chico muy guapo, que seguro encontraría a alguien. Yo en ese tiempo tenía 20 años, era bastante atractivo de fisico, ya que me la pasaba en el gimnasio. A pesar de que la señora no era para nada llamativa, comencé a pensar que estaba sola como yo (no tenia pareja, solo la Coté era amiga con ventaja) y mal que mal, algo debía esconder bajo esa ropa, habia una mujer que seguramente llevaba sin tener sexo mucho tiempo.

    Mientras conversábamos de cualquier cosa, comencé a imaginarla como se vería desnuda y la imagen me calentó. Su rostro arrugado por la edad, cuerpo delgado, unos pechos medianos caídos, piernas delgadas, casi sin culo. Una mujer de edad, pero nada atrayente, pero para mi y en ese momento era una fantasía morbosa. Hice algunas insinuaciones tontas, pero ella nada, actuaba como si yo fuera un amigo de su nieto. Solo casi al final de la conversación noté un leve interés en mis insinuaciones (me tocó los brazos sintiendo mis músculos), pero algo muy básico.

    Ya tenía que irme (eran cerca de las 8), le agradecí su invitación. Ella me dijo que había quedado encantada con mi visita, que le gustó mucho mi compañía, me decia que pasaba sola y que encantada me recibiría otro día, para para una buena tarde.

    La forma como me lo dijo me causó algo de curiosidad, dejaba ver algo tras esa frase, pero nada en concreto. Luego en la puerta me volvió a decir lo mismo, invitándome que la fuese a visitar cuando yo quisiera. Rápidamente, le dije que el próximo viernes y me despedí de ella con un beso en la mejilla y recalcó que no fuera a faltar.

    Recién ahí me di cuenta que la abuelita se estaba pasando algún rollo conmigo, pues aprovechó de abrazarme y me tocaba mis brazos. Allí pensé que podía salir un buen polvo gratis y claro, no rechazaría esa oportunidad.

    Llegó el viernes, a la hora acordada, llegue a su casa. Justo cuando me abrió la puerta, pasó una vecina que la saludo. Me estaba esperando con la mesa puesta y un olor a queque recién hecho exquisito. Tomamos once temprano y le dije:

    - Y quien era esa señora que saludó?

    - Es una vecina muy copuchenta y que de seguro me preguntara quien eras.

    - Dile que soy tu amante.

    Nos reimos a carcajadas.

    - A ella le daría un ataque y se moriría de celos, al verme con un hombre tan joven y guapo como tú.

    Y riendo dice

    - Ojalá que fuese verdad.

    Alli le pregunté

    - ¿Hace cuanto que no tienes un amante?

    Se rió y me dijo que ya ni se acordaba, que hace muchos, pero muchos años que no estaba con algún hombre, que eso lamentablemente ya había quedado en el pasado.

    Luego le pregunté qué pasaría si se le presentara la oportunidad y me dice

    - ¿Quien se fijaría en mi? A esta edad eso eran solo fantasías.

    Insistí nuevamente en mi pregunta, que pasaría si se le presentara la oportunidad de estar con un hombre. Luego de mucho pensarlo, me dijo que no estaba segura, que dependería de la persona que se lo propusiera.

    Me quedé pensativo y me animé a hacer la última jugada.
    Pensaba antes de hacer... Si decía que no, nada perdía, solo le pediría perdón y me iría tranquilamente. Ahora si se escandalizaba o reaccionaba mal, saldría arrancando por la puerta (tomé mi mochila) y nunca más nos volveríamos a ver. Pero si reaccionaba bien tendríamos una interesante jornada.

    Asi que me levanté de mi silla, puse la mochila sobre la silla (para tomarla en caso de tener que arrancarme) y me puse detrás de ella y comencé a tocarle los hombros y le pregunté:

    - Te pareceria que si llevábamos nuestra amistad a otro nivel?

    Estaba muy nerviosa, no me contestaba pero esbozó una leve sonrisa. Le dije que no tuviera miedo, que yo no era un mal tipo y que esto seria nuestro secreto. Ella solo sonreía escuchándome y luego me dice

    - No creo que esto me este pasando.

    No respondí, asi que le acaricie sus cabellos, ella me miraba con sus ojos algo llorosos a través de sus lentes, preguntándome si estaba seguro. Ya de ahí me la jugué el todo por el todo (también estaba listo a salir arrancando en caso que se espantara). De a poco baje ambas manos y le toqué sus pechos.

    - Que rico se siente.

    Volvi a repetir mi movimiento dos veces más.

    - ¿Quieres conocerme más?

    - Si Gabriel

    Me puse a su lado, tomé su mano y se la lleve a mi bulto por sobre el jeans (yo estaba muy caliente por la situación) . Apenas lo tocó, retiró su mano y yo se la volví a colocar ahí y entonces no la retiró. Me tocó muy suavemente, diciéndome que no sabía si era un sueño o era realidad, pero que le encantaba. De ahí bajé el cierre de mi pantalón, me lo bajé un poco y me bajé el boxer y salio mi pene muy erecto. Ella se llevó la mano a la boca sorprendida de mi desinhibido actuar (tapandose la boca) y le dije:

    - Metete mi pene en la boca.

    Quedó en silencio, solo contemplaba mi pico, asi que lo tomé y se lo pasé por su cara, acaricie con la cabeza de mi pene sus labios y se lo dejé a escasos centímetros de su boca.

    Estaba con la boca abierta, sus ojos no perdian detalle de lo que tenía delante de ella. Estaba muy nerviosa, no sabía qué hacer. Le pedí que me la tocara, lo pensó unos segundos y sonriendo se animó a mover su mano solo un poco, pero se arrepintió. Le tome la mano y se la coloque sobre mi pico, un pequeño gemido escapó de su boca al hacer contacto con mi piel. Tímidamente comenzó a acariciarlo, diciéndome que era muy bonito y grande. Poco a poco fue relajándose y fue tomando más confianza. Me bajé un poco más los pantalones, me acarició las bolas sin desprender la mirada de lo que tenía en sus manos. Le pedí que me besara mi pico, se rió, pero sus labios rozaron mi verga y comenzó a besar la cabeza de mi pico y metió solo la punta de mi verga en la boca.

    Norma siguió suavemente chupándome solo la punta, a veces sacándola para besarla por los costados, completamente concentrada. Me animé a estirar yo las manos y buscar una de sus tetas, (por sobre la ropa) Le gustó cuando mi mano hizo contacto con su pecho, lo demostró en los sonidos que empezó hacer.

    Le dije que nos fuéramos a su cuarto, me preguntó si estaba seguro y le asentí. Se levantó sonriendo y comenzó a caminar por el pasillo seguida por mí. Ya en el cuarto, la abrace por detrás, le besé el cuello, se estremecía por completa, llegaba a tiritar, más cuando le volví agarrar las tetas por sobre la ropa, me tomo de las manos, pero no para corrérmelas.

    Terminé de desabrochar su blusa, se la saqué, luego una camiseta blanca delgada, que saque por su cabeza y finalmente su sostén cayó al piso, dejándola desnuda de la cintura hacia arriba.

    Me senté en la cama, se dio vuelta tapándose las tetas y dandome la espalda, avergonzada. La tome de la cintura y la di vuelta hacia mí. Le corrí las manos y comencé a chupar sus tetas. Se estremeció al sentir mis labios en contacto con sus pezones, estaba muy nerviosa, pero al poco rato disfrutaba de mis besos en sus pechos, acariciándome los cabellos diciéndome lo mucho que le gustaba sentir mi boca ahí. Le bajé el cierre del vestido y cayó al piso, dejándola solo en calzones. Estando solo en calzones, me levanté y me desnudé por completo, ante su atenta mirada. Cuando me vio por completo desnudo, tomando ya valor, se bajaba su última prenda de vestir, quedando completamente desnuda, mostrando una concha con unos pocos pelos largos y canos.

    Entonces me recosté de espalda en su cama y ella volvió a mastúrbame, diciéndome que ni en sueños hubiese pensado en volver a estar así con un hombre y menos con uno tan joven. Me deje querer, se acomodó entre mis piernas, me la chupaba suavemente, se pasaba mi pico por el rostro, me besaba el vientre las piernas, todo muy calmadamente. Deje que hiciera lo que quisiera, una larga sesión de cariños a mi sexo, notando en su rostro el placer que eso la hacía sentir.

    Después de un buen rato (más de una hora), me di vuelta, la deje de espaldas, miraba su delgado y viejo cuerpo, sus tetas cayendo hacia los lados y su concha con pelos canos. Ella estaba con los ojos cerrados, y se notaba que disfrutaba de mis caricias. Continué besando una de sus tetas y la otra mano la llevé a su entrepierna, acariciando su concha que tenia seca, asi que bajé con mi cabeza a besar su concha, quiso detenerme, pero cuando sintió mi lengua ahí, comenzó a disfrutar poco a poco. Ya luego de un rato estaba bien mojadita, respiraba agitadamente.

    Apoyándome sobre mis brazos, para no cargar mi cuerpo sobre ella, coloqué mi pene en la entrada de su vagina, ejerciendo un poco de presión. Ella lo tomó con una mano y me pidió que me aguantara. Se lo restregaba contra su concha, hasta que lo ubicó en el lugar preciso, me dijo que ya, pero que lo hiciera despacio.

    Ejerciendo un poco de presión, la penetré lentamente, hasta que al poco rato ambos disfrutábamos de una lenta, pero exquisita cogida. Luego de unos minutos, cambiamos de posición, me dijo que años que no cogía, que tenía que tenerle paciencia. Se montó sobre mí, me agarró mi pico con sus manos y se la acomodó en su concha, bajando poco a poco, terminó por metérselo todo. Estaba arriba mío, con la boca completamente abierta, sus ojos cerrados, comenzó a disfrutar, moviéndose solo ella, mientras yo estiraba las manos jugando con sus tetas. Después de sus buenos minutos, le pedí que cambiáramos de posición, la hice ponerse en cuatro patas sobre la cama, colocó su delgado culo ante mí y apuntando en el lugar correcto, la volví a penetrar.

    Tenía un culo pequeño, pero rico. Se dejo follar por largo rato, luego cuando la solté , termino riéndose , diciéndome que estaba algo acalambrada de tantas formas como yo la colocaba. Nos acostamos desnudos sobre la cama, ella se quejaba de algo de dolor, que sentía que lo tenía todo irritado, alabándome el tiempo que había durado.

    Le dije que no me podía ir cortado, hasta hacerla acabar a ella, se rió diciéndome que hace rato que lo había hecho, apenas se montó sobre mí había alcanzado su orgasmo. Que había seguido solo para hacerme disfrutar a mí, pero que veía que era algo muy difícil, que era muy duro de acabar.

    Considerando su edad, le ofrecí que me hiciera acabar con su mano. Le encantó la idea, se acomodó y me comenzó a masturbar, hasta que se le cansó la mano. Me pedía disculpas, que estaba vieja ya para esos trotes y le dije que no tenía problema con eso, pero que me dejara acabar en sus tetas. Nuevamente me dijo que si, se sentó en la cama, me lo chupó un poco y termine masturbándome yo mismo, lanzando mi semen en sus pechos.

    A un ratito de ese round, estuvimos regaloneando. Nos comenzamos a besar y a acariciar y en pocos minutos tenia mi pico parado y duro, asi que la puse de espalda, le pedi que separará las piernas y comencé a penetrarla... noté que ella llegó rapido al orgasmo, asi que apuré mis embestidas hasta que llegué al climax y llené su concha con mi leche. Y estuvimos asi en la cama su buen rato, hasta que me dí cuenta que eran ya las 9 de la noche, asi que opté por retirarme a mi casa.

    Al vestirme, me dio las gracias por tan bonito encuentro, que hacía muchos años que no cogía y que pensaba que ya nunca más lo haría. Me dijo que la volviera a visitar para entretenernos. Le dije que encantado, que había disfrutado mucho y que seguro volvería. Concertamos una nuevo encuentro para el viernes siguiente y me marché.

    La segunda vez fue mucho mejor. Ella estaba más preparada (hasta llevaba un sosten de encajes), disfrutó más que la primera, se comportó más desinhibida, tomando más confianza. Gozábamos desnudos, se calentaba muy rápido y era muy morbosa. Lo de ella era hacerme sexo oral. Podía pasar mucho rato tocándomelo, chupándomelo, no desprendía su mano de mi pico. Le encantaba hacerme acabar con su mano, jugando después con mi semen, que después aprendió a degustar.

    Los encuentros con la veterana continuaron por algún tiempo, llegamos a vernos hasta dos veces a la semana, siempre la visitaba en su casa, en donde pasábamos horas desnudos tocándonos y cogiendo. Inclusive varias veces me quedé en su casa y nunca decia que no a la hora de coger o mamar.

    Después pasó el tiempo y las visitas fueron siendo más lejanas, aunque la llamaba seguido por teléfono, hasta que me fui varios meses del país, en donde no la llamé y al regresar no fui a visitarla más, ya que comencé a pololear y la universidad me consumia más tiempo. Y después pasaron los años, comencé a trabajar, llegaron más mujeres y mis encuentros con norma fueron quedando en el fondo de mi memoria.

    A inicios de este año, andaba por el terminal de buses y pasé a visitarla. Según mis cálculos debía andar por los 85 y no sé si me animaría a follarla. Golpeé la puerta y abre un hombre de unos 55 años (su hijo) y me dice que la sra Norma había fallecido hace unos años. Conversé con él un rato y me dijo que vivia sola, que nunca tuvo una pareja y que por medio de una vecina supo que hace muchos años a veces venia un hombre joven a verla.

    De todas mis experiencias sexuales, la que acabo de contar ha sido la más extraña, ya que habían un poco mas de 50años de diferencia... un joven de 20 y una abuela de más de 70 y que haciendo este relato me llegan los recuerdos de esta viejita y que imagino que fui su ultimo hombre. Me dio un poco de pena recordar en su soledad, en que tenia que haberla visitado más, pero para mi consuelo, la hice disfrutar en un momento de su vida.
     
    A xalitro, ingmarrion y Luchoassassins les gusta esto.
  2. Chikiyan

    Chikiyan Usuario Nuevo nvl. 1
    2/41

    Registrado:
    20 Abr 2020
    Mensajes:
    8
    Me Gusta recibidos:
    5
    Jajaja wena...
     
    A gatopelao le gusta esto.
  3. gatopelao

    gatopelao Usuario Nuevo nvl. 1
    1/41

    Registrado:
    14 Ago 2009
    Mensajes:
    10
    Me Gusta recibidos:
    0
    Excelente relato!! Jajjaj
     
  4. Ritual69

    Ritual69 Usuario Nuevo nvl. 1
    17/41

    Registrado:
    7 May 2020
    Mensajes:
    57
    Me Gusta recibidos:
    45
    No pude seguir leyendo... palomo y sus gustos
     
  5. odtc

    odtc Usuario Casual nvl. 2
    62/82

    Registrado:
    15 Jul 2008
    Mensajes:
    1.922
    Me Gusta recibidos:
    141
    Termino triste la historia pero al menos ella fue feliz por última vez contigo
     
  6. Sugar.boss

    Sugar.boss Usuario Nuevo nvl. 1
    17/41

    Registrado:
    3 May 2020
    Mensajes:
    50
    Me Gusta recibidos:
    51
    Jajajaja este palomo le hace a todo
     
  7. Setn0

    Setn0 Usuario Casual nvl. 2
    42/82

    Registrado:
    16 Dic 2016
    Mensajes:
    296
    Me Gusta recibidos:
    113
    Bastante excéntrico en gustos y experiencias... en fin.
    Buen relato
     
  8. gamblit

    gamblit Usuario Nuevo nvl. 1
    17/41

    Registrado:
    1 Sep 2017
    Mensajes:
    87
    Me Gusta recibidos:
    97
    Me encantan las milf hasta los 58 me las culeo si están buenas. Pero tú las cagaste xD


    Mis respetos
     
  9. Palomoo

    Palomoo Usuario Habitual nvl.3 ★
    112/163

    Registrado:
    5 Ene 2020
    Mensajes:
    4.954
    Me Gusta recibidos:
    908
    Todo vale en el sexo.
     
  10. Palomoo

    Palomoo Usuario Habitual nvl.3 ★
    112/163

    Registrado:
    5 Ene 2020
    Mensajes:
    4.954
    Me Gusta recibidos:
    908
    Si.. me da un poco de pena, pero lo vivido en su momento fue inolvidable
     
  11. Palomoo

    Palomoo Usuario Habitual nvl.3 ★
    112/163

    Registrado:
    5 Ene 2020
    Mensajes:
    4.954
    Me Gusta recibidos:
    908
    Todo es cancha
     
  12. Palomoo

    Palomoo Usuario Habitual nvl.3 ★
    112/163

    Registrado:
    5 Ene 2020
    Mensajes:
    4.954
    Me Gusta recibidos:
    908
    Bueno... me gustan las maduras... creo que mis mejores polvos han sido con milfs... quizas muchas no son barbies, pero son totalmente desihibidas en la cama