El ejército espió a los críticos del confinamiento

Tema en 'Noticias de Chile y el Mundo' iniciado por Aerthan, 30 Ene 2023.

Estado del Tema:
Cerrado para nuevas respuestas
  1. Aerthan

    Aerthan Usuario Habitual nvl.3 ★
    112/163

    Registrado:
    12 Oct 2014
    Mensajes:
    1.998
    Me Gusta recibidos:
    753
    Ejército espió a los críticos del confinamiento: Escépticos sospecharon que estaban bajo vigilancia. Ahora documentos oficiales demuestran que tuvieron razón

    Los operativos militares formaron parte de una operación dirigida contra políticos y periodistas de alto nivel que plantearon dudas sobre la respuesta oficial a la pandemia.

    [​IMG]

    Una tenebrosa unidad del Ejército espió en secreto a ciudadanos británicos que criticaron las políticas de confinamiento Covid del Gobierno, según puede revelar The Mail on Sunday.

    Agentes militares de la brigada británica de «guerra de la información» formaron parte de una siniestra operación dirigida contra políticos y periodistas de alto nivel que plantearon dudas sobre la respuesta oficial a la pandemia.

    Recopilaron expedientes de personalidades públicas como el ex ministro David Davis, que cuestionó la modelización en la que se basaban las alarmantes predicciones sobre el número de muertos, así como de periodistas como Peter Hitchens y Toby Young. Sus opiniones discrepantes se comunicaban a No 10.

    Documentos obtenidos por el grupo de defensa de las libertades civiles Big Brother Watch, y compartidos en exclusiva con este periódico, ponen al descubierto el trabajo de células del Gobierno como la Unidad de Lucha contra la Desinformación (Counter Disinformation Unit), con sede en el Departamento de Digital, Cultura, Medios de Comunicación y Deporte, y la Unidad de Respuesta Rápida en la Oficina del Gabinete.

    Pero la más reservada es la 77ª Brigada del Ministerio de Defensa, que despliega «intervenciones no letales y palancas legítimas no militares como medio para adaptar los comportamientos de los adversarios».

    Según un informante que trabajó para la brigada durante los confinamientos, la unidad se desvió mucho más allá de su cometido de atacar a potencias extranjeras.

    Afirmaron que se examinaron las cuentas de los ciudadanos británicos en las redes sociales, una actividad que el Ministerio de Defensa negó públicamente en repetidas ocasiones.

    Los documentos muestran que los equipos se encargaron de contrarrestar la «desinformación» y las «narrativas perjudiciales… de supuestos expertos», con funcionarios y la inteligencia artificial desplegada para «raspar» las redes sociales en busca de palabras clave como «ventiladores» que hubieran sido de interés.

    La información se utilizó entonces para orquestar las respuestas del Gobierno a las críticas de políticas como la orden de quedarse en casa, cuando se dio a la policía el poder de imponer multas y disolver reuniones.

    También permitió a los ministros presionar a las plataformas de medios sociales para que eliminaran publicaciones y promovieran líneas aprobadas por el Gobierno.

    [​IMG]
    El ex ministro del Gabinete David Davis, miembro del Consejo Privado, declaró: «Es escandaloso que se someta a vigilancia encubierta a personas que cuestionan las políticas del Gobierno»
    El informante del Ejército dijo: «Es bastante obvio que nuestras actividades dieron lugar a la vigilancia de la población del Reino Unido… vigilando las publicaciones en las redes sociales de gente normal y asustada. Estas publicaciones no contenían información falsa o coordinada, sino simplemente miedo».

    Anoche, el ex ministro Davis, miembro del Consejo Privado, declaró: «Es escandaloso que se someta a vigilancia encubierta a personas que cuestionan la política del Gobierno», y cuestionó el despilfarro de dinero público.

    El periodista del Mail on Sunday, Hitchens, fue vigilado tras compartir un artículo, basado en documentos filtrados del NHS (Servicio Nacional de Salud), en el que se afirmaba que los datos utilizados para justificar públicamente el confinamiento eran incompletos. Según un correo electrónico interno de la Unidad de Respuesta Rápida, Hitchens quería «promover una agenda contraria al confinamiento e influir en la votación de los Comunes».

    En su artículo de hoy, el Sr. Hitchens se pregunta si ha sido «shadowbanned» (‘vetado en la sombra’) por sus críticas, y si sus opiniones han sido censuradas al ser rebajadas en los resultados de las búsquedas.

    [​IMG]
    Agentes militares elaboraron expedientes sobre periodistas, entre ellos Peter Hitchens, del Mail on Sunday
    Y añade: «Lo más sorprendente del gran pánico de Covid fue la cantidad de ataques que el Estado consiguió hacer a las libertades básicas sin que a casi nadie le importara, y mucho menos protestara».

    «Ahora es el momento de exigir una investigación completa y contundente sobre el oscuro material que Big Brother Watch ha destapado valientemente».

    El informante de la Brigada 77, que utiliza tropas regulares y de reserva, declaró: «Tuve la impresión de que el Gobierno estaba más interesado en proteger el éxito de sus políticas que en descubrir cualquier posible interferencia extranjera, y lamento haber formado parte de ello. Francamente, el trabajo que estaba haciendo nunca debería haber ocurrido».

    La fuente también sugirió que el Gobierno estaba tan centrado en vigilar a los críticos que podría haber pasado por alto auténticas campañas de confinamiento dirigidas por China.

    Silkie Carlo, de Big Brother Watch, declaró: «Se trata de un caso alarmante de ampliación de actividades, en el que el dinero público y el poder militar se han utilizado indebidamente para vigilar a académicos, periodistas, activistas y parlamentarios que criticaron al Gobierno, especialmente durante la pandemia».

    «El hecho de que esta vigilancia política se haya llevado a cabo con el pretexto de ‘contrarrestar la desinformación’ pone de manifiesto que, sin salvaguardias serias, el concepto de ‘información errónea’ se presta a abusos y se ha convertido en un cheque en blanco que el Gobierno utiliza en un intento de controlar las narrativas en línea».

    «Contrariamente a sus objetivos declarados, estas unidades de la verdad del Gobierno son herméticas y perjudiciales para nuestra democracia. La Unidad de Lucha contra la Desinformación debe ser suspendida inmediatamente y sometida a una investigación exhaustiva».

    Una fuente de Downing Street declaró anoche que las unidades habían reducido significativamente su trabajo desde el fin de los confinamientos.


    Este espionaje fue un error, se cierne sobre mi orgullosa carrera en el Ejército como una nube negra

    [​IMG]

    Por Anónimo (Ex oficial de la 77ª brigada)

    Estaba sirviendo en el Ejército británico en marzo de 2020 cuando me destinaron a la 77ª Brigada, sobre la base de que ayudaría a erradicar la desinformación de Estados extranjeros en las redes sociales.

    Se nos dijo lo que estaba legalmente permitido -como «raspar» plataformas en línea en busca de palabras clave- y lo que era ilegal. Esto incluía mirar repetidamente la cuenta de una persona del Reino Unido sin autorización, aunque algunas personas lo hacían desde sus propias cuentas después de su turno.

    Hacíamos capturas de pantalla de tuits de personas que expresaban su descontento con la actuación del Gobierno británico contra el Covid. El director del proyecto recopilaría estas capturas de pantalla y las enviaría a la Oficina del Gabinete. Los comentarios de la Oficina del Gabinete nos orientarían sobre qué buscar al día siguiente.

    Para eludir las dificultades legales de una unidad militar que vigilaba la disidencia interna, la opinión era que, a menos que un perfil indicara explícitamente su nombre real y nacionalidad, podía ser un agente extranjero y era un juego limpio. Pero es bastante obvio que nuestras actividades se tradujeron en la vigilancia de la población del Reino Unido… las publicaciones en las redes sociales de gente corriente y asustada. Estas publicaciones no contenían información falsa o coordinada, sino simplemente miedo.

    Gracias a los comentarios, nos dimos cuenta de que el Gobierno estaba muy interesado en conocer la opinión de los ciudadanos sobre la respuesta Covid.

    Entré en este puesto creyendo que descubriría una guerra de información extranjera. En cambio, descubrí que el lema de la desinformación era un disfraz bajo el que se desplegaba el ejército británico para vigilar y señalar a nuestros propios ciudadanos preocupados. Es posible que en realidad hubiera habido campañas en las redes sociales desde China para promover políticas de confinamiento, pero como se nos dirigió a vigilar el sentimiento hacia el éxito del confinamiento, las habríamos pasado completamente por alto. Tuve la impresión de que el Gobierno estaba más interesado en proteger el éxito de sus políticas que en descubrir injerencias extranjeras, y lamento haber formado parte de ello.

    Hace poco repasé mis medallas y pensé en todo lo que he hecho en mi carrera -cosas de las que estoy orgulloso, en defensa de la gente de este país- excepto mi trabajo sobre la «desinformación» en el 77, que pende sobre mi carrera como una nube negra.

    Se trataba de percepción interna, no de seguridad nacional. Francamente, el trabajo que estaba haciendo nunca debería haber ocurrido. Este seguimiento interno de los ciudadanos no parecía estar impulsado por el deseo de abordar las preocupaciones del público, sino de identificar palancas para el cumplimiento de políticas gubernamentales controvertidas.

    No dudo de que las actividades en las que participé se concibieron por buenas razones, pero fueron antidemocráticas, equivocadas y no debería permitirse que volvieran a ocurrir.


    PETER HITCHENS: Cómo censores en la sombra intentaron eliminar de YouTube mis «poco útiles» opiniones sobre el Covid

    Llevo décadas molestando a la gente. Es mi trabajo como periodista hacerlo. Y cuando miro hacia atrás en mi carrera, sólo lamento no haber molestado a más gente. Las noticias son lo que los poderosos quieren mantener fuera de los medios. Los comentarios interesantes se alejan de la corriente dominante y desafían la sabiduría convencional. Por eso, con el tiempo, suele tener más éxito que la opinión oficial.

    Habrá que esperar a ver cómo evoluciona la guerra de Ucrania, que casi todo el mundo considera positiva en estos momentos. Pero la opinión casi unánime sobre la crisis de Covid en 2020 está empezando a parecer un poco endeble.

    ¿Hicimos realmente lo correcto despilfarrando todo ese dinero que no teníamos para que la gente se quedara en casa? Ahora estamos sumergidos en una deuda impagable, la moneda se está marchitando, multitudes han renunciado a un trabajo regular y un número aterrador de empresas están en problemas permanentes porque sus clientes se han esfumado. Y no hemos salvado en absoluto el NHS. De hecho, lo hemos empeorado muchísimo.

    [​IMG]
    Un número aterrador de empresas están en problemas permanentes porque sus clientes se han fundido
    Fui casi el único que criticó estas medidas cuando empezaron. De hecho, durante los primeros días estuve totalmente solo, excepto porque The Mail on Sunday, defendiendo la tradición de una prensa libre, me permitió disentir y me dio un espacio generoso para hacerlo. Eso fue absolutamente correcto. Yo era responsable de lo que decía. El periódico no tenía por qué estar de acuerdo conmigo, pero adoptó el punto de vista civilizado de que el debate abierto favorece la verdad, o como dijo Milton en su gran defensa de la libertad de expresión, Areopagitica: «¿Quién conoció alguna vez la Verdad puesta a peor, en un encuentro libre y abierto?».


    Al cabo de unas semanas, quedó claro que no todo el mundo era tan ilustrado como The Mail on Sunday.

    Dejaron de llegar invitaciones de emisoras que hasta entonces habían sido amables y razonablemente generosas con su tiempo, con algunas excepciones heroicas como Mike Graham en Talk Radio.

    Varias personas acudieron a Twitter y otros medios para acusarme ridículamente de «negar» el Covid o de haber causado la muerte de personas por expresar dudas sobre las restricciones, una calumnia muy desagradable.

    A pesar de haberme vacunado, los fanáticos del Covid me denunciaron simultáneamente como «antivacunas» y me convirtieron en objeto de la furia de los auténticos antivacunas, que decidieron locamente que yo era un traidor a pesar de que nunca había adoptado su causa (uno de ellos me persiguió hasta un tren para gritarme, el otro día).

    [​IMG]
    No hemos salvado en absoluto el NHS (Servicio Nacional de Salud). De hecho, lo hemos empeorado muchísimo
    Pero el efecto más profundo fue más difícil de precisar. Porque fue en Internet, el foro más vital de todos. Aquí nunca se puede estar seguro.

    Yo uso mucho Twitter, pero ¿los demás ven mis tuits? No tengo ni idea, y nunca sabré si me han «baneado en la sombra» (shadow-banned), una forma de censura en la que tu impacto se reduce, pero no se anula, por lo que es difícil de medir o detectar.

    Pero en dos momentos quedó claro, más allá de toda duda, que estaba ocurriendo algo espeluznante. Doy bastantes entrevistas que aparecen después en YouTube, a veces consiguiendo más de 100.000 espectadores.

    En junio de 2020, concedí una entrevista sobre la farsa del virus a dos inteligentes jóvenes, Konstantin Kisin y Francis Foster, que dirigen una popular emisión web llamada TRIGGERnometry. Dije lo que he estado diciendo aquí: que el hundimiento de la economía y la asfixia de la libertad personal eran totalmente desproporcionados en relación con el peligro del Covid-19. Aporté pruebas de mi opinión y cité a eminentes expertos. No creo haber dicho nada que fuera falso o abusivo. Pero, al cabo de un par de horas de comenzar la entrevista, Konstantin y Francis se dieron cuenta de algo muy extraño. Era casi imposible de encontrar, incluso si sabías dónde buscar. Normalmente, su programa atrae rápidamente a un gran número de telespectadores, y ya lo había hecho en una ocasión anterior en la que me habían entrevistado sobre otro asunto.

    Estoy bastante seguro (pero no puedo demostrarlo) de que fui víctima de un baneo en la sombra. Alguien había manipulado los algoritmos informáticos que guían las búsquedas que todo el mundo hace en la World Wide Web. Mucha gente protestó amablemente. Y tan misteriosamente como se había aplicado, la prohibición se evaporó, aunque demasiado tarde. La audiencia de la entrevista se redujo irremediablemente. Eso no es todo: el 25 de enero de 2021, YouTube publicó una versión de una conversación que había mantenido con Mike Graham en Talk Radio. Pero faltaban 75 segundos de la emisión original.

    Unas semanas antes, YouTube había suspendido toda la emisión de Talk Radio. La prohibición terminó tras un gran revuelo público. Nunca he llegado al fondo de lo que ocurrió con mis palabras censuradas, pero creo que puedo afirmar que alguien las cortó deliberadamente porque no le gustaban las opiniones que expresaba.

    Menciono estas cosas porque ahora tenemos una conexión aún más preocupante. El informe de Big Brother Watch probablemente sólo toca la superficie de lo que tramaban las agencias gubernamentales durante el confinamiento del país. Sabemos que en un momento dado se interesaron por lo que yo hacía, pero sospecho que había mucho más que eso que nunca descubriremos.


    Pero la clave está en el acceso especial de Whitehall a las gigantescas empresas de Internet, que, por supuesto, incluyen YouTube y Twitter. Estos oscuros supervisores tenían claramente líneas directas con los monstruos de la web, lo que les permitía «marcar» (flag) las cosas que no les gustaban. ¿A alguien cuyo sueldo pagamos tú y yo, con los poderes especiales otorgados al gobierno, no le gustó lo que dije? ¿Tenía alguien miedo de que la popularidad de TRIGGERnometry me diera a mí y a mis opiniones desagradables una audiencia nueva y más amplia? Sólo puedo hacer conjeturas, y usted también.

    Pero la evidencia circunstancial es fuerte. Y creo que esta es la forma en que la censura reaparecerá entre nosotros, a medida que los gobiernos sean menos tolerantes con la oposición.

    Para mí, lo más asombroso del gran pánico de Covid fue la cantidad de ataques que el Estado consiguió hacer a las libertades básicas sin que a casi nadie le importara. Esto se debió en parte al miedo que el Gobierno había extendido deliberadamente (como revelan las actas del SAGE).

    Así que ahora es el momento de exigir una investigación completa y poderosa sobre el material oscuro que Big Brother Watch ha descubierto valientemente – y de oponerse a la tendencia hacia la censura y la supresión que florece como la enredadera si no se recorta sin piedad.

    Fuente: Army spied on lockdown critics: Sceptics, including our own Peter Hitchens, long suspected they were under surveillance. Now we’ve obtained official records that prove they were right all along

    Relacionados:
     
    #1 Aerthan, 30 Ene 2023
    Última edición: 30 Ene 2023
  2. sulphur

    sulphur Usuario Habitual nvl.3 ★
    112/163

    Registrado:
    15 Jun 2010
    Mensajes:
    4.415
    Me Gusta recibidos:
    5.353
    Era obvio, bastaba con que un grupito influenciar la wea y la gente hubiese desobedecido cualquier orden.
     
    A lvillanu le gusta esto.
  3. Centurion_cl

    Centurion_cl Usuario Habitual nvl.3 ★
    162/163

    Registrado:
    8 Nov 2019
    Mensajes:
    7.164
    Me Gusta recibidos:
    7.857
    Aunque a simple vista aparezca ridículo, un servicio de inteligencia de verdad siempre debe investigar todo!
     
    A EL ANCIANO BASTARDO y Lorea_Wacho les gusta esto.
  4. EL ANCIANO BASTARDO

    EL ANCIANO BASTARDO Usuario Habitual nvl.3 ★
    112/163

    Registrado:
    2 Ene 2023
    Mensajes:
    2.818
    Me Gusta recibidos:
    4.644
    El servicio de inteligencia de cualquier país vigila e investiga todo, autorización de un juez? Las pelotas, esto es a un nivel que no se imaginan, arriba de un picante juez.
     
  5. radamantys

    radamantys Usuario Habitual nvl.3 ★
    112/163

    Registrado:
    25 Jul 2008
    Mensajes:
    4.885
    Me Gusta recibidos:
    1.334
    Si en este momento me estan espiando, que chupen el venoso.
     
Estado del Tema:
Cerrado para nuevas respuestas