La amenaza del autoritarismo en los EE.UU. es muy real, y no tiene nada que ver con Trump

Tema en 'Noticias de Chile y el Mundo' iniciado por Aerthan, 29 Dic 2020.

Estado del Tema:
Cerrado para nuevas respuestas
  1. Aerthan

    Aerthan Usuario Habitual nvl.3 ★
    112/163

    Registrado:
    12 Oct 2014
    Mensajes:
    1.805
    Me Gusta recibidos:
    772
    La centralización del poder económico y el control de la información impulsada por el COVID en manos de unos pocos monopolios corporativos plantea amenazas duraderas a la libertad política.

    [​IMG]

    (Análisis/Opinión)

    Afirmar que Donald Trump es un dictador de tipo fascista que amenaza los sólidos cimientos de la democracia estadounidense ha sido un requisito virtual en los últimos cuatro años para obtener la entrada a las salas verdes de noticias por cable, sinecuras como columnistas de los principales periódicos y popularidad en las salas de la facultad. Sin embargo, ha demostrado ser una farsa absurda.

    Sólo en el año 2020, Trump tuvo dos oportunidades perfectamente creadas para tomar el poder autoritario – una pandemia de salud mundial y protestas generalizadas y disturbios sostenidos en todas las ciudades estadounidenses – y sin embargo no hizo prácticamente nada para explotar esas oportunidades. Futuros déspotas como el húngaro Viktor Orbán aprovecharon rápidamente el virus para declarar la ley marcial, mientras que incluso anteriores presidentes estadounidenses, por no hablar de los tiranos extranjeros, han utilizado el pretexto de disturbios civiles mucho menores que los que hemos visto este verano para desplegar a los militares en las calles para pacificar a sus propios ciudadanos.

    Pero al principio de la pandemia, Trump fue criticado, sobre todo por los demócratas, por no hacer valer los poderes draconianos que tenía, como el de requisar los medios de producción industrial en virtud de la Defense Production Act (Ley de Producción de Defensa) de 1950, invocada por Truman para obligar a la industria a producir los materiales necesarios para la guerra de Corea. En marzo, The Washington Post informó de que “los gobernadores, los demócratas del Congreso y algunos republicanos del Senado han estado instando a Trump durante al menos una semana a que invoque la ley, y su potencial oponente para 2020, Joe Biden, también se mostró a favor de ella”, aunque “Trump [dio] una variedad de razones para no hacerlo”. Rechazar las demandas para explotar una pandemia de salud pública para afirmar poderes extraordinarios no es exactamente lo que uno espera de un dictador esforzado.

    Una dinámica similar prevaleció durante las sostenidas protestas y disturbios que estallaron después del asesinato de George Floyd. Mientras que los conservadores como el Senador Tom Cotton (R-AK), en su polémico artículo de opinión de The New York Times, instaron al despliegue masivo de los militares para sofocar las protestas, y mientras Trump amenazó con desplegarlos si los gobernadores no lograban pacificar los disturbios, Trump no ordenó nada más que unos pocos aislados, gestos simbólicos como hacer que las tropas usen gas lacrimógeno para desalojar a los manifestantes del Parque Lafayette por su ahora notoria caminata hacia una iglesia, provocando duras críticas de la derecha, incluyendo Fox News, por no usar una fuerza más agresiva para restaurar el orden.

    [​IMG]
    USA Today, 2 de junio de 2020
    Prácticamente todas las predicciones expresadas por aquéllos que impulsaron esta narración del día del juicio final de Trump como un dictador en ascenso – generalmente con gran beneficio para ellos mismos – nunca se materializaron. Aunque Trump intensificó radicalmente las campañas de bombardeo que heredó de Bush y Obama, no inició nuevas guerras. Cuando sus políticas fueron declaradas inconstitucionales por los tribunales, las revisó para cumplir con los requisitos judiciales (como en el caso de su “prohibición de los musulmanes”) o las retiró (como en el caso de desviar fondos del Pentágono para construir su muro). No se encarceló a ningún periodista por criticar o informar negativamente sobre Trump, y mucho menos por matar, como se predijo interminablemente y a veces incluso se insinuó. Es mucho más probable que el golpe a Trump produzca libros de gran venta, el estrellato de los medios sociales y nuevos contratos como “analistas” de noticias por cable que la sepultura en gulags o las represalias del Estado. No hubo insurrecciones de Proud Boy ni milicias de derecha que libraran una guerra civil en las ciudades estadounidenses. Dejando de lado los tweets jactanciosos y extraños, la administración de Trump fue mucho más una continuación de la tradición política de los Estados Unidos que una desviación radical de la misma.

    El histérico guión de Trump era todo melodrama, una estratagema para obtener beneficios y calificaciones y, sobre todo, un potente instrumento para distraer de la ideología neoliberal que dio lugar a Trump en primer lugar al causar tantos estragos. El hecho de plantear a Trump como una gran aberración de la política estadounidense y como el principal autor de los males de Estados Unidos – en lugar de lo que era: una extensión perfectamente previsible de la política estadounidense y un síntoma de patologías preexistentes – permitió a quienes tienen tanta sangre y destrucción económica en sus manos no sólo evadir la responsabilidad de lo que hicieron, sino rehabilitarse como guardianes de la libertad y la prosperidad y, en última instancia, catapultarse de nuevo al poder. A partir del 20 de enero, ahí es exactamente donde residirán.

    La administración de Trump no estaba en absoluto libre de autoritarismo: su Departamento de Justicia procesaba a las fuentes de los periodistas; su Casa Blanca a menudo rechazaba la transparencia básica; la Guerra contra el Terrorismo y las detenciones de inmigrantes continuaban sin el debido proceso. Pero eso es en gran parte porque, como escribí en un artículo de opinión de The Washington Post a finales de 2016, el propio gobierno de EE.UU. es autoritario después de décadas de expansión bipartidista de los poderes ejecutivos justificados por una postura de guerra interminable. Con raras excepciones, los actos sin ley y de abuso de poder de los últimos cuatro años fueron los que se encuentran en el Gobierno de los EE.UU. y precedieron por mucho tiempo a Trump, no los inventados por él. En la medida en que Trump era un autoritario, lo era en la forma en que lo han sido todos los presidentes de los Estados Unidos desde que comenzó la Guerra contra el Terrorismo y, más exactamente, desde el comienzo de la Guerra Fría y el advenimiento del estado de seguridad nacional permanente.

    El episodio más revelador que puso de manifiesto este fraude narrativo fue cuando los periodistas y los profesionales de la política, incluidos los antiguos ayudantes de Obama, se indignaron ante las redes sociales al ver una foto de niños inmigrantes en jaulas en la frontera, sólo para descubrir que la foto no era de un campo de concentración de Trump sino de un centro de detención de la época de Obama (eran niños no acompañados, no separados de sus familias, pero “niños en jaulas” son “niños en jaulas” desde una perspectiva moral). Y es revelador que el acontecimiento más autoritario de la era Trump es uno que ha sido en gran medida ignorado por los medios de comunicación de los EE.UU.: a saber, la decisión de enjuiciar a Julian Assange en virtud de las leyes de espionaje (pero eso también es una extensión de la guerra sin precedentes contra el periodismo desatada por el Departamento de Justicia de Obama).

    [​IMG]
    PolitiFact, 10 de enero de 2014

    El último suspiro de los que se aferraban a la fantasía de Trump como dictador (que en realidad era una esperanza disfrazada de preocupación, ya que ponerse en primera línea, luchando valientemente contra el fascismo doméstico, es más excitante y autoglorificante, por no decir más rentable, que el triste y mediocre trabajo de despotricar contra un presidente ordinario y en gran parte débil de un solo mandato) fue la histérica advertencia de que Trump estaba montando un golpe de estado para mantenerse en el cargo. El aterrador “golpe” de Trump consistió en una serie de fallidas impugnaciones judiciales basadas en afirmaciones de fraude generalizado de los votantes -virtualmente inevitables con las nuevas reglas de votación basadas en el COVID que nunca se habían utilizado anteriormente- y en intentos poco convincentes de persuadir a los funcionarios estatales para que anularan los totales de votos certificados. Nunca hubo un momento en el que pareciera ni remotamente plausible que tuviera éxito, y mucho menos que pudiera asegurarse el respaldo de las instituciones que necesitaría para hacerlo, en particular los altos mandos militares.

    Si Trump albergaba secretamente ambiciones despóticas es algo desconocido e irrelevante. Si lo hizo, nunca demostró la más mínima habilidad para llevarlas a cabo u orquestar un compromiso sostenido para ejecutar un complot de subversión de la democracia. Y las instituciones más poderosas de EE.UU. – la comunidad de inteligencia y los militares, Silicon Valley, Wall Street, y los medios corporativos – se opusieron y lo subvirtieron desde el principio. En resumen, la democracia estadounidense, en cualquier forma que existiera cuando Trump ascendió a la presidencia, perdurará más o menos sin cambios una vez que deje el cargo el 20 de enero de 2021.

    Si los Estados Unidos era una democracia en algún sentido significativo antes de Trump había sido objeto de un importante debate académico. Un muy discutido estudio de 2014 concluyó que el poder económico se ha concentrado tanto en las manos de un número tan pequeño de gigantes corporativos y megabillonarios estadounidenses, y que esta concentración de poder económico ha dado lugar a un poder político prácticamente indiscutible en sus manos y prácticamente ninguno en las de alguien más, que los Estados Unidos se asemeja más a la oligarquía que a cualquier otra cosa:
    Los fundadores de los Estados Unidos ciertamente no vislumbraron o desearon un igualitarismo económico absoluto, pero muchos, probablemente la mayoría, temían – mucho antes de los grupos de presión y la dependencia de los candidatos de los SuperPACs corporativos – que la desigualdad económica se volviera tan severa, la riqueza concentrada en manos de tan pocos, que contaminara el reino político, donde esas vastas disparidades de riqueza se replicarían, haciendo ilusorios los derechos políticos y la igualdad legal.

    Pero las premisas de los debates previos a Trump sobre la gravedad del problema se han vuelto completamente obsoletas debido a las nuevas realidades de la era COVID. Una combinación de confinamientos sostenidos, transferencias masivas de riqueza por mandato del Estado a las élites corporativas en nombre del “alivio de COVID” legislativo, y una dependencia radicalmente mayor de las actividades en línea ha hecho que los gigantes corporativos sean casi indiscutibles en términos de poder económico y político.

    Los confinamientos de la pandemia han dado lugar a un colapso de las pequeñas empresas en los EE.UU. que sólo ha fortalecido aún más el poder de los gigantes corporativos. “Los multimillonarios aumentaron su riqueza en más de una cuarta parte (27,5%) en el punto álgido de la crisis de abril a julio, al igual que millones de personas en todo el mundo perdieron sus empleos o estaban luchando por salir adelante en los planes del gobierno”, informó The Guardian en septiembre. Un estudio de julio contó parte de la historia:
    Mientras tanto, aunque se desconocen las cifras exactas, “aproximadamente uno de cada cinco pequeños negocios ha cerrado”, señala AP, añadiendo: “los restaurantes, bares, salones de belleza y otros comercios que implican el contacto cara a cara han sido los más afectados en un momento en que los estadounidenses están tratando de mantener la distancia entre ellos”.

    [​IMG]
    The Washington Post, 12 de mayo de 2020
    Los empleados están ahora casi completamente a merced de un puñado de gigantes corporativos que están prosperando, mucho más transnacionales que con cualquier lealtad a los EE.UU. Un estudio de la Institución Brookings esta semana – titulado “Amazon and Walmart have raked in billions in additional profits during the pandemic, and shared almost none of it with their workers” (Amazon y Walmart han recaudado miles de millones en ganancias adicionales durante la pandemia, y no han compartido casi nada con sus trabajadores) – encontró que “la pandemia COVID-19 ha generado ganancias récord para las empresas más grandes de EE.UU., así como una inmensa riqueza para sus fundadores y accionistas más grandes – pero casi nada para los trabajadores”.

    Estos “ganadores” del COVID no son los vencedores randianos en el capitalismo de libre mercado. Por el contrario, son los receptores de enormes cantidades de generosidad del Gobierno de los Estados Unidos, que controlan a través de ejércitos de cabilderos y donaciones y que, por lo tanto, intervienen constantemente en el mercado en su beneficio. No se trata de un capitalismo de libre mercado que recompensa a los titanes de la innovación, sino de un capitalismo de amiguismo que abusa del poder del Estado para aplastar a los pequeños competidores, prodigar a los gigantes corporativos con cada vez más riqueza y poder, y convertir a millones de estadounidenses en vasallos cuyo mejor escenario es trabajar en múltiples puestos de trabajo con salarios bajos por hora, sin beneficios, con pocos derechos y con aún menos opciones.

    Los que deben estar disgustados por este resultado no deberían ser socialistas sino capitalistas: se trata de una fusión clásica de poder estatal y corporativo -también conocida como un sello distintivo del fascismo en su expresión más formal- que abusa de la interferencia estatal en los mercados para consolidar y centralizar la autoridad en un pequeño puñado de actores con el fin de desempoderar a todos los demás. Esas tendencias ya eran bastante visibles antes de Trump y del inicio de la pandemia, pero se han acelerado más allá de los sueños de nadie a raíz de los confinamientos masivos, las paralizaciones, el aislamiento prolongado y el bienestar de las empresas apenas disfrazados de “alivio” legislativo.

    Lo que hace que esto sea lo más amenazador de todo es que los principales beneficiarios de estos rápidos cambios son los gigantes de Silicon Valley, de los cuales al menos tres -Facebook, Google y Amazon- son ahora monopolios clásicos. El hecho de que la riqueza de sus principales propietarios y ejecutivos -Mark Zuckerberg, Jeff Bezos, Sundar Pichai- se haya disparado durante la pandemia está bien cubierto, pero mucho más significativo es el poder sin precedentes que estas empresas ejercen sobre la difusión de información y la realización de debates políticos, por no hablar de los inmensos datos que poseen sobre nuestras vidas en virtud de la vigilancia en línea.

    Las órdenes de permanecer en casa, los confinamientos y el aislamiento social han hecho que confiemos más que nunca en las empresas de Silicon Valley para llevar a cabo las funciones básicas de la vida. Hacemos pedidos en línea a Amazon en lugar de comprar; realizamos reuniones en línea en lugar de reunirnos en oficinas; utilizamos Google constantemente para navegar y comunicarnos; dependemos de las redes sociales más que nunca para recibir información sobre el mundo. Y exactamente igual que la dependencia de una población debilitada de ellos ha aumentado a niveles sin precedentes, su riqueza y poder han alcanzado nuevas cotas, al igual que su voluntad de controlar y censurar la información y el debate.

    Que Facebook, Google y Twitter están ejerciendo cada vez más control sobre nuestra expresión política es difícilmente discutible. Lo que es más notable y alarmante, es que no están agarrando estos poderes sino que se los han endosado, por un público – compuesto principalmente por medios de comunicación corporativos y por liberales del establishment estadounidense – que cree que el principal problema de las redes sociales no es la censura excesiva, sino la insuficiente. Como el senador Ed Markey (D-MA) le dijo a Mark Zuckerberg cuando cuatro CEOs de Silicon Valley aparecieron ante el Senado en octubre: “La cuestión no es que las compañías que tenemos hoy ante nosotros es que estén quitando demasiados comentarios. El asunto es que están dejando demasiados comentarios peligrosos”.


    Como le dije al programa online Rising esta semana cuando se me preguntó cuáles son las peores fallas de los medios de comunicación del 2020, sigo viendo la censura bruta de Facebook de reportajes incriminatorios de Joe Biden en las semanas previas a las elecciones como uno de los más significativos, y amenazantes, eventos políticos de los últimos años. Que esta censura fue anunciada por un portavoz corporativo de Facebook que había pasado su carrera anteriormente como apparatchik del Partido Demócrata proporcionó la perfecta expresión simbólica de este peligro en evolución.

    Estas compañías tecnológicas son más poderosas que nunca, no sólo por su nueva riqueza acumulada en un momento en el que la población está sufriendo, sino también porque apoyaron abrumadoramente al candidato del Partido Demócrata a punto de asumir la presidencia. Como era de esperar, están siendo recompensados con numerosos puestos clave en su equipo de transición y lo mismo ocurrirá en última instancia con la nueva administración.

    El gobierno de Biden/Harris tiene la clara intención de hacer mucho por Silicon Valley, y Silicon Valley está bien posicionado para hacer mucho por ellos a cambio, empezando por su inmenso poder sobre el flujo de información y el debate.

    [​IMG]

    La cepa dominante del neoliberalismo estadounidense – la coalición gobernante que ahora ha vuelto a consolidar el poder – es el autoritarismo. Consideran que quienes se oponen a ellos y rechazan sus pastelitos no son adversarios a los que hay que enfrentarse, sino enemigos, terroristas domésticos, fanáticos, extremistas y violentos, a los que hay que despedir, censurar y silenciar. Y tienen de su lado – más allá del grueso de los medios de comunicación corporativos, y de la comunidad de inteligencia, y de Wall Street – un consorcio de monopolios tecnológicos de una potencia sin precedentes, dispuestos y capaces de ejercer un mayor control sobre una población que rara vez, si es que alguna vez, ha estado tan dividida, drenada, desposeída y anémica.

    Todos estos poderes autoritarios serán, irónicamente, invocados y justificados en nombre de la detención del autoritarismo – no de los que ejercen el poder sino del movimiento que acaba de ser eliminado del poder. Aquéllos que pasaron cuatro años gritando con gran provecho sobre los peligros del acecho del “fascismo”, sin darse cuenta de la ironía, ahora utilizarán esta fusión de poder estatal y corporativo para consolidar su propia autoridad, controlar los contornos del debate permisible y silenciar a aquéllos que los desafían aún más. Los que más gritaron sobre el creciente autoritarismo en los Estados Unidos en los últimos cuatro años tenían mucha razón en su advertencia central, pero estaban muy equivocados sobre la verdadera fuente de ese peligro.

    Fuente: The Threat of Authoritarianism in the U.S. is Very Real, and Has Nothing To Do With Trump

    Relacionados:
     
    #1 Aerthan, 29 Dic 2020
    Última edición: 29 Dic 2020
  2. Aerthan

    Aerthan Usuario Habitual nvl.3 ★
    112/163

    Registrado:
    12 Oct 2014
    Mensajes:
    1.805
    Me Gusta recibidos:
    772
    UH OH! They’re Going For The Jab Passport Now!
     
Estado del Tema:
Cerrado para nuevas respuestas