La Crisis de la Ciencia

Tema en 'Noticias de Chile y el Mundo' iniciado por Aerthan, 24 Feb 2019.

Estado del Tema:
Cerrado para nuevas respuestas
  1. Aerthan

    Aerthan Usuario Habitual nvl.3 ★
    162/163

    Registrado:
    12 Oct 2014
    Mensajes:
    1.983
    Me Gusta recibidos:
    750
    En los últimos años, el público ha ido descubriendo que existe una crisis en la ciencia. Pero, ¿cuál es el problema? ¿Y qué tan malo es, en realidad? Hoy destacamos la serie de crisis interrelacionadas que exponen la forma en que se practica la ciencia institucional en la actualidad y lo que significa para una sociedad cada vez más dependiente de la ciencia.

    [​IMG]

    En 2015, un estudio del Institute of Diet and Health (Instituto de Dieta y Salud) con algunos resultados sorprendentes lanzó un montón de artículos de cebo con titulares explosivos:

    “El chocolate acelera la pérdida de peso” insistió uno de esos titulares.

    “Los científicos dicen que comer chocolate puede ayudarte a perder peso”, declaró otro.

    “Pierda un 10% más de peso comiendo una barra de chocolate todos los días… ¡No es broma!”, prometió otro.

    Sólo había un problema: esto era una broma.

    El investigador principal del estudio, “Johannes Bohannon”, en io9 en mayo de ese año reveló que su nombre era en realidad John Bohannon, el Institute of Diet and Health no era más que un sitio web, y el estudio que mostraba los mágicos efectos de pérdida de peso del consumo de chocolate era falso. El engaño fue idea de un reportero de la televisión alemana que quería “demostrar lo fácil que es convertir la mala ciencia en los grandes titulares detrás de las modas de la dieta”.

    Dada la amplia difusión de la sorprendente conclusión del estudio (desde las páginas de Bild, el diario más grande de Europa, hasta las televisoras de Texas y Australia), esa demostración tuvo un éxito notable. Pero aunque es tentador escribir esta historia como una demostración sobre periodistas crédulos y el analfabetismo científico de la prensa, el engaño sirve como una ventana a una historia mucho más grande y mucho más preocupante.

    Esa historia se trata sobre La Crisis de la Ciencia.

    Lo que hace que el estudio de pérdida de peso con chocolate sea tan revelador no es que fuera completamente falso; es que en un sentido importante no lo era. Bohannes realmente llevó a cabo un estudio de pérdida de peso y los datos realmente apoyan la conclusión de que los sujetos que comieron chocolate en una dieta baja en carbohidratos perdieron peso más rápido que aquéllos en una dieta sin chocolate. De hecho, las personas que hacen dieta con chocolate incluso tuvieron mejores lecturas de colesterol. El truco estaba en cómo se interpretaban e informaban los datos.

    Como Bohannes explicó en su confesión post-engaño:
    Encontrar un “resultado estadísticamente significativo” suena impresionante y ayuda a los científicos a publicar su trabajo en revistas de alto impacto, pero la “significación estadística” es de hecho fácil de falsificar. Si, como Bohannes, se utiliza un pequeño tamaño de muestra y se mide para 18 variables diferentes, es casi imposible no encontrar algún resultado “estadísticamente significativo”. Los científicos lo saben, y el proceso de cribado de datos para encontrar resultados “estadísticamente significativos” (pero en última instancia sin sentido) es tan común que tiene su propio nombre: “p-hacking” o “data dredging“.

    Pero el p-hacking sólo raspa la superficie del problema. Desde factores confusos, pasando por el sesgo de la normalidad, hasta presiones sobre las publicaciones, pasando por el fraude descarado, la imagen una vez prístina de la ciencia y los científicos como fuente imparcial de conocimiento sobre el mundo se ha visto gravemente socavada en el último decenio.

    Aunque este tipo de problemas no son en absoluto nuevos, se pusieron de moda cuando John Ioannidis, médico, investigador y escritor del Stanford Prevention Research Center (Centro de Investigación de Prevención de Stanford) sacudió a la comunidad científica con su histórico artículo “Why Most Published Research Findings Are False” (Por Qué la Mayoría de los Hallazgos de Investigación Publicados Son Falsos). El artículo de 2005 aborda de frente la preocupación de que “los hallazgos de las investigaciones publicadas más recientes son falsos”, afirmando que “para muchos campos científicos actuales, los hallazgos de las investigaciones pueden ser a menudo simplemente medidas precisas del sesgo predominante”. El documento ha alcanzado un estatus icónico, convirtiéndose en el más descargado de la Public Library of Science (Biblioteca Pública de Ciencias) y lanzando una conversación sobre resultados falsos, datos falsos, sesgos, manipulación y fraude en la ciencia que continúa hasta el día de hoy.
    Desde que despegó el periódico de Ioannidis, la “crisis de la ciencia” se ha convertido en una preocupación generalizada, generando titulares en la prensa general como The Washington Post, The Economist y The Times Higher Education Supplement. Incluso ha sido recogido por las principales publicaciones científicas como Scientific American, Nature y phys.org.

    Entonces, ¿cuál es el problema? ¿Y qué tan malo es, en realidad? ¿Y qué significa para una sociedad cada vez más dependiente de la tecnología que algo esté podrido en el estado de la ciencia?

    Para entender el alcance de este dilema, tenemos que darnos cuenta de que la “crisis” de la ciencia no es una crisis en absoluto, sino una serie de crisis interrelacionadas que llegan al corazón de la forma en que se practica la ciencia institucional hoy en día.

    En primer lugar, está la Crisis de la Replicación.

    Este es el canario en la mina de carbón de la crisis científica en general, porque nos dice que un porcentaje sorprendente de los estudios científicos, incluso los publicados en revistas académicas de primer nivel, que a menudo se consideran el patrón oro de la investigación experimental, no pueden ser reproducidos de manera fiable. Esto es un síntoma de una crisis mayor, porque se considera que la reproducibilidad es la base del proceso científico.

    En pocas palabras, un experimento es reproducible si los investigadores independientes pueden realizar el mismo experimento y obtener los mismos resultados en una fecha posterior. No hace falta ser un científico para entender por qué esto es importante. Si un experimento realmente está revelando alguna verdad fundamental sobre el mundo, entonces ese experimento debería producir los mismos resultados bajo las mismas condiciones en cualquier lugar y en cualquier momento (todas las demás cosas siendo iguales).

    Bueno, no todas las cosas son iguales.

    En los primeros años de esta década, la Center for Open Science lideró un equipo de 240 investigadores voluntarios en la búsqueda de reproducir los resultados de 100 experimentos psicológicos. Todos estos experimentos habían sido publicados en tres de las revistas de psicología más prestigiosas. Los resultados de este intento de replicar estos experimentos, publicados en 2015 en un artículo sobre Estimating the Reproducibility of Psychological Science (Estimando la Reproducibilidad de la Ciencia Psicológica), fueron abismales. Sólo 39 de los resultados experimentales pudieron ser reproducidos.

    Peor aún, para aquéllos que defienden la ciencia institucional de sus críticos, estos resultados no se limitan al ámbito de la psicología. En 2011, Nature publicó un artículo que mostraba que los investigadores sólo podían reproducir entre el 20% y el 25% de los 67 estudios de fármacos preclínicos publicados. Al año siguiente publicaron otro artículo con un resultado aún peor: los investigadores sólo pudieron reproducir 6 de un total de 53 estudios de cáncer “históricos”. Esa es una tasa de reproducibilidad del 11%.

    Estos estudios por sí solos son persuasivos, pero “la guinda sobre la torta” llegó en mayo de 2016, cuando Nature publicó los resultados de una encuesta de más de 1.500 científicos que encontraron que el 70% de ellos habían intentado y fracasado en reproducir los resultados experimentales publicados en algún momento. La encuesta abarcó a investigadores de una amplia gama de disciplinas, desde físicos y químicos hasta científicos de la tierra y del medio ambiente, pasando por investigadores médicos y otros.

    Entonces, ¿por qué existe una incapacidad tan extendida para reproducir los resultados experimentales? Hay una serie de razones, cada una de las cuales nos da otra ventana a la mayor crisis de la ciencia.

    La respuesta más simple es la que sacude fundamentalmente la creencia generalizada de que los científicos son desinteresados buscadores de la verdad que nunca soñarían con publicar un resultado falso o engañar deliberadamente a otros.
    De hecho, los datos muestran que la Crisis del Fraude en los círculos científicos es aún peor de lo que los científicos admitirán. Un estudio publicado en 2012 encontró que el fraude o sospecha de fraude era responsable del 43% de las retractaciones de artículos científicos, con mucho la única causa principal de retractación. El estudio demostró un aumento del 1000% en el fraude científico (reportado) desde 1975. Junto con la “publicación duplicada” y el “plagio”, la falta de ética de una forma u otra representó dos tercios de todas las retractaciones.

    Demasiado para los científicos como para ser unos desinteresados narradores de la verdad .

    De hecho, los casos de fraude científico están apareciendo cada vez más en los titulares en estos días.

    El año pasado, se descubrió que Kohei Yamamizu, del Center for iPS Cell Research and Application (Centro de Investigación y Aplicación de Células iPS), fabricó completamente los datos de su artículo de 2017 en la revista Stem Cell Reports (Informes de Células Madre), y a principios de este año se descubrió que la fabricación de datos de Yamamamizu era más extensa de lo que se pensaba, con un artículo de 2012 que también se retractó debido a datos dudosos.

    Se descubrió que otra investigadora japonesa, Haruko Obokata, manipulaba imágenes para conseguir que su estudio histórico sobre la creación de células madre fuera publicado en Nature. El estudio fue retractado y uno de los coautores de Obokata se suicidó cuando se descubrió el fraude.

    Historias similares de fraude detrás de los estudios retractados de células madre, los avances en transistores a escala molecular, los estudios psicológicos y una gran cantidad de otras investigaciones cuestionan los fundamentos mismos del sistema moderno de ciencia reproducible y revisada por pares, que se supone que mitiga la actividad fraudulenta mediante la comprobación cuidadosa y, cuando sea pertinente, la repetición de la investigación importante.

    Hay una serie de razones por las que el fraude y la falta de ética van en aumento, y están relacionadas con problemas más estructurales que revelan aún más crisis en la ciencia.

    Como la Crisis de la Publicación.

    Todos hemos oído hablar de “publicar o perecer”. Esto significa que sólo los investigadores que tienen un flujo constante de artículos publicados a su nombre son considerados para las posiciones de lujo en la academia de hoy en día.

    Esta presión no es una fuerza abstracta o no declarada; es directa y explícita. Hasta hace poco, el departamento médico del Imperial College de Londres decía a los investigadores que su objetivo era “publicar tres artículos al año, uno de ellos en una prestigiosa revista con un factor de impacto de al menos cinco”. Se han promulgado directrices y cuotas similares en los departamentos de todo el mundo académico.

    Y así, como cualquier sistema basado en cuotas, la gente encontrará una manera de engañar en su camino hacia la meta. Algunos ponen sus nombres al trabajo con el que tienen poco que ver. Otros publican en revistas de pago que publican cualquier cosa por una pequeña cuota. Y otros simplemente amañan sus datos hasta que obtienen un resultado que ocupará los titulares y ganará un lugar en una revista de alto perfil.

    Es fácil ver cómo los datos fraudulentos o irreproducibles resultan de esta presión. La presión de publicar, a su vez, presiona a los investigadores para que produzcan datos que serán “nuevos” e “inesperados”. Un estudio que encontró que beber 5 tazas de café al día aumenta su probabilidad de cáncer del tracto urinario (o disminuye su probabilidad de apoplejía) es infinitamente más interesante (y por lo tanto publicable) que un estudio que encontró resultados mixtos, o ningún efecto discernible. Así que los estudios que encuentren un resultado sorprendente (o los que puedan ser manipulados para mostrar resultados sorprendentes) serán publicados y los que tengan resultados negativos, no. Esto hace que sea mucho más difícil para los futuros científicos obtener una evaluación precisa del estado de la investigación en cualquier campo dado, ya que nunca se publica un número incalculable de experimentos con resultados negativos y, por lo tanto, nunca se ve la luz del día.

    Pero la presión para publicar en revistas de alto impacto, revisadas por pares, aumenta el espectro de otra crisis: La Crisis de la Revisión Entre Pares.

    El proceso de revisión por pares está diseñado como un chequeo contra el fraude, la investigación descuidada y otros problemas que surgen cuando los editores de la revista están determinando si publicar o no un artículo. En teoría, el editor de la revista pasa el artículo a otro investigador del mismo campo que puede comprobar que la investigación es factual, relevante, novedosa y suficiente para su publicación.

    En la práctica, el proceso nunca es tan sencillo.

    De hecho, el sistema de revisión por pares está plagado de abusos, pero pocos casos son tan flagrantes como el de Hyung-In Moon. Moon era un investigador de plantas medicinales de la Universidad de Dongguk en Gyeongju, Corea del Sur, que despertó sospechas por la facilidad con la que se revisaban sus documentos. La mayoría de los investigadores están demasiado ocupados para revisar otros artículos, pero el editor de The Journal of Enzyme Inhibition and Medicinal Chemistry (La Revista de Inhibición de Enzimas y Química Medicinal) notó que los revisores de los artículos de Moon no sólo estaban siempre disponibles, sino que usualmente enviaban sus notas de revisión dentro de las 24 horas. Al ser confrontado por el editor sobre esta obra sospechosamente rápida, Moon admitió que él mismo había escrito la mayoría de las críticas. Simplemente había jugado con el sistema, donde la mayoría de las revistas piden a los investigadores que envíen nombres de posibles revisores para sus artículos, creando nombres y direcciones de correo electrónico falsos y luego enviando “reseñas” de su propio trabajo.

    Sin embargo, más allá de la incentivación del fraude y de las oportunidades para jugar con el sistema, el proceso de revisión por pares tiene otros problemas más estructurales. En ciertos campos especializados sólo hay un puñado de científicos calificados para revisar nuevas investigaciones en la disciplina, lo que significa que este grupo forma efectivamente un equipo de guardianes sobre toda una rama de la ciencia. A menudo se conocen personalmente, lo que significa que cualquier nueva investigación que realicen será revisada por uno de sus asociados más cercanos (o sus rivales directos). Este sistema de “revisión entre camaradas” también ayuda a solidificar el dogma en las cámaras de resonancia, donde las mismas pocas personas que asisten a las mismas conferencias y persiguen la misma línea de investigación pueden evitar que los forasteros con enfoques novedosos entren en el campo de estudio.

    En los casos más atroces, como en el caso de los investigadores en la órbita de la Climate Research Unit (Unidad de Investigación Climática) de la Universidad de East Anglia, grupos de científicos han sido sorprendidos conspirando para expulsar a un editor de una revista que publicó artículos que cuestionaban su propia investigación e incluso conspirando para redefinir lo que es la literatura de revisión por pares con el fin de impedir que se publiquen investigadores rivales en absoluto.

    Así que, en pocas palabras: Sí, hay una Crisis de la Replicación en la ciencia. Y sí, es causada por una Crisis del Fraude. Y sí, el fraude está motivado por una Crisis de la Publicación. Y sí, esas crisis se ven agravadas por la Crisis de la Revisión Entre Pares.

    Pero, en primer lugar, ¿qué es lo que crea este entorno? ¿Cuál es el factor impulsor que mantiene todo este sistema en marcha frente a todas estas crisis? La respuesta no es difícil de entender. Es lo mismo que pone presión en todos los demás aspectos de la economía: la financiación.

    Los laboratorios modernos que investigan casos de vanguardia incluyen tecnología costosa y grandes equipos de investigadores. Los tipos de laboratorios que producen resultados verdaderamente innovadores en el entorno actual son los que están bien financiados. Y sólo hay dos maneras de que los científicos obtengan grandes subvenciones en nuestro sistema actual: las grandes empresas o los grandes gobiernos. Así que no debe sorprender que los resultados “científicos”, tan sospechosos de los sesgos, fraudes y manipulaciones que constituyen las crisis de la ciencia, sean puestos a la venta por científicos que están dispuestos a proporcionar datos dudosos por dólares sucios a grandes corporaciones y agencias gubernamentales políticamente motivadas.
    Lamentablemente, no faltan ejemplos de cómo los intereses comerciales han sesgado la investigación en una serie de disciplinas.

    En algunos casos, los datos inconvenientes simplemente se ocultan al público. Esto fue lo que sucedió con el “Proyecto 259“, un experimento de alimentación en el que las ratas de laboratorio fueron separadas en dos grupos: A uno se le dio una dieta alta en azúcar y al otro se le dio la llamada “dieta básica de PRM” de harinas de cereales, de soja, de pescado blanco y de levadura seca. Los resultados fueron asombrosos. El estudio no sólo proporcionó la primera evidencia experimental de que el azúcar y el almidón se metabolizan de forma diferente, sino que también encontró que “la sacarosa […] puede tener un papel en la patogénesis del cáncer de vejiga”. Pero el Proyecto 259 estaba siendo financiado por algo llamado “Sugar Research Foundation” (Fundación para la Investigación del Azúcar), que tiene lazos organizativos con la asociación comercial de la industria azucarera estadounidense. Como resultado, el estudio fue archivado, los resultados fueron ocultados al público y se necesitaron 51 años para que el experimento fuera desenterrado por los investigadores y publicado. Pero era demasiado tarde para la generación de víctimas que The Sugar Conspiracy (La Conspiración del Azúcar) creó, impulsando una dieta baja en grasa y alta en azúcar que ahora se sabe que es tóxica.

    En otros casos, la industria secretamente patrocina e incluso promueve encubiertamente la investigación cuestionable que refuerza las afirmaciones sobre la seguridad de sus productos. Este es el caso de Johnson & Johnson, que se enfrentaba a un posible escándalo por las revelaciones de que su talco para bebés contenía asbestos. Contrataron a un médico italiano para realizar un estudio sobre la salud de los mineros de talco en los Alpes italianos, e incluso le dijeron lo que el estudio debería encontrar: datos que “mostrarían que la incidencia de cáncer en estas personas no es diferente a la de la población italiana o del grupo de control rural”. Cuando el médico regresó con los datos según las instrucciones, J&J estaba descontento con la forma y el estilo de la redacción del estudio, así que se lo entregaron a un escritor fantasma científico (scientific ghostwriter) para que lo preparara para su publicación. El artículo escrito por fantasmas fue publicado en el Journal of Occupational and Environmental Medicine (Revista de Medicina Ocupacional y Ambiental), y la investigación fue citada por un artículo de revisión en el British Journal of Industrial Medicine (Revista Británica de Medicina Industrial) a finales de ese año, el cual concluyó que no existe evidencia que sugiera que el “uso normal” del talco cosmético represente un peligro para la salud. Ese artículo de revisión fue escrito por Gavin Hildick-Smith, el médico ejecutivo de Johnson & Johnson que había comisionado el estudio italiano, dictó sus hallazgos y lo envió para que fuera escrito por fantasmas. Sin embargo, el Dr. Hildick-Smith no reveló este conflicto en su artículo de revisión.

    La lista de estos abusos tan atroces de las instituciones y procesos “científicos” es aparentemente interminable, y cada semana aparecen más historias. Sitios web como Retraction Watch (Vigilancia de Retracción) intentan documentar el fraude y la falta de ética en la ciencia tal y como se revela, pero las historias sobre la mano corporativa detrás de estudios de investigación clave o conspiraciones para encubrir investigaciones inconvenientes se reportan de forma aleatoria y generalmente reciben poca atención del público.

    Pero estos no son temas nuevos. Ha habido quienes nos han advertido sobre la peligrosa confluencia del dinero, el poder del gobierno y la ciencia desde el nacimiento de la era moderna.
    En su premonición, Eisenhower no sólo dio un nombre al “complejo militar-industrial” que ha estado trabajando para dirigir la política exterior estadounidense desde el final de la Segunda Guerra Mundial, sino que también advirtió cómo el gobierno puede dar forma al curso de la investigación científica con sus fondos. No es de extrañar, entonces, que contratistas militares como Raytheon, Lockheed Martin y Northrop Grumman se encuentren entre los principales financiadores de la investigación de vanguardia en nanotecnología, computación cuántica, “optimización de sistemas humanos” y otros importantes esfuerzos científicos. ¿O que la propia Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa (DARPA) del Pentágono proporciona miles de millones de dólares al año para ayudar a encontrar aplicaciones militares para los avances en informática, biología molecular, robótica y otras investigaciones científicas de alto costo?

    ¿Y qué significa esto para los investigadores que buscan innovar en áreas que no tienen uso militar o comercial?

    Sí, no hay una sola crisis de la ciencia, sino múltiples crisis. Y, como muchas otras crisis, encuentran una raíz común en las presiones que provienen de la financiación de la investigación industrial a gran escala y con uso intensivo de capital.

    Pero esto no es simplemente un problema de dinero, y no se resolverá con dinero. Hay raíces sociales, políticas y estructurales más profundas de esta crisis que necesitaremos abordar antes de que entendamos cómo mitigar verdaderamente estos problemas y aprovechar el poder transformador de la investigación científica para mejorar nuestras vidas. En la próxima edición de The Corbett Report examinaremos y analizaremos las diversas propuestas para resolver la crisis de la ciencia.

    Resolver esta crisis -estas crisis- es importante. El método científico es valioso, pero tenemos que dejar de tratar a la ciencia como una bola 8 mágica que puede resolver todos nuestros problemas sociales y políticos. Y tenemos que dejar de venerar a los científicos como una clase casi sacerdotal cuyos dictados están fuera del alcance de las masas no lavadas.

    Después de todo, cuando una encuesta de Ipsos MORI encontró que nueve de cada diez británicos confiarían en que los científicos “siguieran las reglas”, incluso el consejo editorial de Nature se vio obligado a preguntar: “¿Cuántos científicos dirían lo mismo?”


    Fuente: The Crisis of Science

    Relacionados:
     
    A miron146 le gusta esto.
  2. LOKOLETAL

    LOKOLETAL Usuario Habitual nvl.3 ★
    162/163

    Registrado:
    17 Mar 2009
    Mensajes:
    6.148
    Me Gusta recibidos:
    2.110
    La ciencia es controlada por la secta u orden medieval cientifica y esoterica, ellos manipulan la informacion que desean que el mundo vea, ellos esconden lo que no se le es beneficioso para el sistema del LUCRO Y EL NEGOCIO por sobre la CONCIENCIA.

    Papa baphomet les otorga ciertos beneficios por servir a dinastias y MONARQUIAS de BANQUEROS u grandes empresarios a su nivel por sobre las grandes mayorias y se las dan de cabrones de "elite" y no son mas que pobres weones de escritorios igual de DEBILES quenun cerdo y una BABOSA vendiendo su tierra natal por puro.

    EGOCENTRISMO Y MATERIALISMO, ESTATUS Y PODER una farsa claro.


    Digno de humanos PASUS simiescos
     
    #2 LOKOLETAL, 24 Feb 2019
    Última edición: 25 Feb 2019
  3. Thelonious J.

    Thelonious J. Usuario Habitual nvl.3 ★
    112/163

    Registrado:
    11 Nov 2018
    Mensajes:
    1.897
    Me Gusta recibidos:
    1.036
    Primera vez que estoy de acuerdo con algo que postea este pelmazo bueno para nada de Aerthan.

    Algo que ayudaría a disminuir algunos de estos problemas es que existan mas datos públicos. Los gobierno deberían hacer un perfil de cada ciudadano recopilando datos de servicios públicos, de empresas privadas, encuestas o cualquier otra fuente. Esta base de datos debería ser de dominio publico, totalmente gratuita para cualquier tipo de uso. Las políticas publicas, los productos que desarrollan las empresas, las campañas publicitarias y por supuesto la ciencia deberían utilizar estas bases de datos en sus procesos. Es posible construir una sociedad mucho mas eficiente si las decisiones son tomadas en base a datos.
    Los datos podrían ser anonimizados, o quizás el estado podría cobrar un impuesto a quienes quieren hacer anónimos sus datos. Un ciudadano honesto no tiene nada que ocultar al resto de la sociedad.
     
  4. edu78

    edu78 Usuario Habitual nvl.3 ★
    162/163

    Registrado:
    12 Nov 2011
    Mensajes:
    7.627
    Me Gusta recibidos:
    551
    una mierda el tema, a lo mas deberían cambiarle el título a "crisis de la prensa" o "crisis de la información" ya que ese es el problema, nada tiene que ver la ciencia el hecho de que hoy hay una "informorragia", datos que se esparcen a lo loco por el hecho de que cualquiera puede subirlo, nada peligra la ciencia en esto ya que los canales correctos ya están establecidos hace mucho tiempo, aunque como todo, es perfectible, se aleja mucho de ser una "crisis de la ciencia", mas parece un delirio de un chanta de los que todos sabemos quienes son.
     
Estado del Tema:
Cerrado para nuevas respuestas