La tercera de Tinder

Tema en 'Relatos Eróticos' iniciado por Roquentin, 23 Feb 2021.

  1. Roquentin

    Roquentin Usuario Nuevo nvl. 1
    62/82

    Registrado:
    23 Feb 2021
    Mensajes:
    2
    Me Gusta recibidos:
    14
    La verdad, llevo bastante tiempo dándome un espacio y accediendo a esta sección para hacer lecturas de los relatos, que por lo general me gustan bastante. Luego de un tiempo, decidí que sería interesante compartir una experiencia que, me parece digna de ser compartida.

    Sucedió hace un par de años, cuando tenía aproximadamente 22. En ese tiempo tenía una pareja con la cual llevábamos 4 años, creo que uno de los fuertes de esa relación era la complicidad en la cama, sobre todo, gracias al tiempo, esa confianza que se va desarrollando, a través de perversiones e ideas compartidas que, de una u otra manera te esfuerzas por ir cumpliendo para dar dinamismo a una relación.

    En varios encuentros, siempre nos comentábamos fantasías y, cada vez se volvía más recurrente la de un trío, ella nunca había intimado con otra chica y le parecía llamativo. Debo decir que nunca me entusiasme en demasía, porque pensé que siempre quedaba ahí, un comentario suelto en el éxtasis de la penetración, ese momento cuando uno va diciendo cosas para que su pareja se excite cada vez más para llegar al orgasmo. Sin embargo, un día X se acuesta al lado mío y me dice, descargue Tinder, para que busquemos a una chica. Yo la verdad aún no lo creía, la idea era que fuese del gusto de ambos, pero yo me daba por pagado con que se diera la situación, a la vez que confiaba en el gusto de ella. Mi pareja era una chica de estatura media, rubia y con unos pechos enormes, de esos perfectos para una rusa o al menos una corrida que chorree por los pezones.

    Volviendo a la situación Tinder, subimos fotos de ambos, algunas provocativas juntos y, otras cada uno por su parte para que las chicas pudieran vernos. A la semana ya teníamos un poco más de 60 Matche”s y de a poco fuimos limpiando. En este caso era más que nada por apariencia física. En mi caso, había un requisito para el tema de la elección, creo que es algo que me calienta en demasía y son las chicas de estatura baja, entre 1,60 y 1,55 cm. No sé porqué, pero yo mido 1,84 y me fascina el hecho de dominar y poder mover a la chica con facilidad.

    Con ese requisito en mente, luego de dos semanas escogimos; una chica de nuestra edad, tez morena, un culo muy rico y parado, pechos bien formados, estatura media y bastante atlética, pues hacia pole dance. De a poco fuimos conversándole y primero quedamos para compartir sin la presión de tener sexo de inmediato. En primer lugar, los tres compartimos una comida y todo muy agradable. Ya luego de esa comida, cada uno de los tres en su respectiva casa, acordamos para una semana más el ansiado encuentro.

    La semana de espera entre la comida y nuestro encuentro de a tres se hizo eterna, entre medio por WhatsApp fuimos jugando los tres, mensajes calientes acerca de qué pose o sensación esperábamos sentir, fotos, juegos que podríamos hacer e ideas que saliesen para llevar a cabo en el encuentro.

    La idea daba vueltas en mi cabeza, luego de conversar con un amigo que ya había estado con dos chicas, este me comentaba que debía dejarlas jugar tranquilas, que luego ingresara en esa escena, pero que las dejara ir explorando con calma, sobre todo por mi pareja que no había estado antes con otra chica. Probablemente ahí, tuve la mejor idea, esto lo haríamos en un motel, por lo cual les dije a las dos que me parecía bien que ellas compartieran una hora antes de que yo llegase. Pensar en que ambas estarían super calientes y dispuestas a más placer cuando llegara fue realmente certero.

    Llegó el día y estaba todo planeado para la noche, esperaba una jornada maratónica, así que la noche anterior dormí muy bien, además de no tirar con mi pareja en una semana para llegar como bestia a esa noche. Llegada la hora, tipo 21 hrs, ambas se juntaron e hicieron ingreso al motel como lo habíamos planeado, yo con el mensaje de confirmación hice los últimos arreglos y calculé el tiempo para llegar más menos esa hora después.

    Había pasado media hora desde que ambas estaban adentro y, mi pareja me envía un mensaje preguntado a qué hora llegaré, desde ahí, no escribió más. Yo estaba extrañado, pero tranquilo, si hubiera pasado algo me habría llamado. Luego del trayecto, entro al motel y me esperaba una recepcionista, le comento a la habitación que voy y me mira de forma picaresca, para luego dejarme pasar.

    Emprendí camino, estaban en el segundo piso, creo que luego de tanto tiempo aún no puedo olvidar los gemidos tan intensos que se acrecentaban más y más, en la medida que subía cada peldaño. Eran casi gritos de placer y, no sabía con qué me iba a encontrar en esa pieza. Llegué a la puerta, cerrada, pero sin llave, giré la manilla y contemple una de las escenas más calientes que recuerde hasta ahora. Ambas estaban devorando sus cuerpos, un 69 de lo más desenfrenado, digno de la mejor peli porno. Ambas con el pelo mojado, lamiéndose la entre pierna como si fuese la mejor comida. Además, todo esto pasaba mientras ni se habían percatado que había ingresado a la habitación. Tomé asiento en una silla frente a la cama y decidí disfrutar de ambas comiéndose e introduciéndose los dedos, segundo momento que no puedo olvidar, ese cuando la vagina de una de estas en cualquier momento llegaba al squirt, que mojadas estaban las dos.

    En el momento que la chica de Tinder se corre y se retuerce completamente en la cama, mi pareja nota que había llegado. Me mira con una cara de caliente que no le había visto hasta ese entonces. Mi pareja se acerca, me quita la camisa y me toma para llevarme a la cama, mientras que la chica de Tinder seguía abierta de par en par tendida. Ahí fue cuando al ver la vagina completamente depilada de la chica Tinder, me fui directamente a lamer esa hermosa vagina, a la vez que le introducía dos dedos, si bien la chica era bastante gritona, más que lo que estaba acostumbrado, aquella escena le entregaba más emoción a esa noche.

    Recuerdo que estaba tan mojada que metía y sacaba mis dedos rápidamente con mucha facilidad, mientras que le comía el clítoris. En ese momento, mi pareja se acerca a mi oído y me dice: haz que se corra, hace venir a esta puta. Oírla darme instrucciones acerca de qué y cómo hacerlo, me tenía en otra dimensión, sobre todo porque nuestra invitada le encantaba ser tratada como perra. En ese entonces, la situación ya estaba completamente descontrolada, mi boca llena de jugos de la chica Tinder y mi pareja planeando en su mente como haríamos llegar al éxtasis hasta chiquitita culona.

    Considerando que lo entretenido era extasiar a la tercera, que desde ahora formaba parte de nuestras fantasías, decidimos que nuestra invitada fuese el centro de atención. Por lo que terminado el oral a la chica Tinder, decidimos ponerla en cuatro y, ya que me estaba recién integrando la pondríamos a trabajar, mientras mi pareja se ponía atrás de ella y pasaba su lengua desde el culo hasta la vagina sin parar, nuestra amiguita abrió su boca y empezó a saborear por completo mi pene, si bien intentaba ponerlo por completo en su boca, solo podía hasta más de la mitad. Todavía puedo recordar como lo llenaba de saliva, lo hacía exquisito y miraba con una carita de querer pico toda la noche.

    Luego de unos minutos así, pide que la penetren y mi pareja mirándola le pregunta; ¿querí pico, puta? Siempre he pensado que entre más se calienta la situación, un lenguaje así excita bastante, en ese momento, yo solo miraba y ambas ya eran cómplices luego de la hora que tuvieron jugando a solas.

    Debo confesar que para mí lo mejor de este trío venía ahora, cuando vi su espalda desde arriba, para luego agarrar mi pene y colocarlo en la entrada de su vagina, si bien se lo metí de a poco y costaba, sentirla tan apretada diría que fue lo que más valió la pena, así fue como de unos quejidos de pequeño dolor pasó a pedir más y más, luego de un momento ya le tenía todo el pico adentro, en este caso, literalmente se lo metía hasta los cocos. Mis dos manos en su angosta cadera jalaban con fuerza para hacer sonar esos cachetes exquisitos que, para ese entonces quería cubrir de leche, para ver ese contraste entre su tez y el blanco de todo el semen acumulado. Al mismo tiempo, todos los gemidos de la chica Tinder fueron ahogados por mi pareja que la tomaba de la cabeza y la hundía entre sus piernas, ahí la tenía para que lamiera su ano rosado y ese chorito jugoso luego de todo lo hecho en esa habitación hasta entonces. Ya luego de darle un buen rato en cuatro y tenerle dos dedos en el culo a nuestra nueva amiga, se lo saco y estando esta exhausta, queda tendida en la cama.

    Cuando me disponía a llenar de leche el culito moreno de nuestra amiga, pensando que culminaba la primera patita de la noche, mi pareja se sube arriba mío y sin previo aviso se ensarta todo el pico en el culo. No pensé que llegáramos a eso sin dilatarla siquiera, pero parece que la calentura pudo más. En esa escena fue que la fantasía se dio por pagada, principalmente, yo creo que, para mi pareja, que mientras saltaba desenfrenada invitaba a nuestra tercera para que con su lengua lamiera su vagina. Ahí entre que me pasaba la lengua por los cocos a mí y el clítoris de mi pareja, ya no aguante más y tire una cantidad de leche tan grande, que no paraba de escurrir por todo ese anito rosado y cachetes, mientras nuestra nueva amiga al parecer no era muy inocente y comía de la leche que salía del ano de mi pareja.


    Esa noche fue de tiro largo y, por lo demás se generó una muy buena onda. Acote el relato a lo que me pareció útil rescatar para quien fuese a leer.

    Actualmente ya no tengo contacto con ninguna de las dos, aunque tuve unas historias individuales con la chica Tinder. Espero el relato fuese un aporte,

    Saludos a todos!
     
    Ginngio, odtc, oliver27 y 10 otros les gusta esto.
  2. setro

    setro Usuario Casual nvl. 2
    62/82

    Registrado:
    17 Ago 2008
    Mensajes:
    336
    Me Gusta recibidos:
    305
    Ctm !!!!! Que experiencia mas rica.
    Debo confesar que en una junta loca por ahi, terminaron haciendome un mamon entre 3 minas, una wea demasiado rica, pero no tan morbosa como la pose de tu mina ensartada por el culito sobre ti y la mina del tinder lamiendo a ambos......esa wea debe haber sido tremenda.

    Entrete tu relato y experiencia.
    Saludos.
     
    A PrincePenkista y Roquentin les gusta esto.
  3. johnDaniels

    johnDaniels Usuario Casual nvl. 2
    27/41

    Registrado:
    4 Jun 2008
    Mensajes:
    101
    Me Gusta recibidos:
    60
    Que buena experiencia wn!!, comparte las otras historias.
    Saludos
     
    A PrincePenkista y Roquentin les gusta esto.
  4. Bryto

    Bryto Usuario Casual nvl. 2
    27/41

    Registrado:
    19 Dic 2020
    Mensajes:
    271
    Me Gusta recibidos:
    84
    Excelente relato, lejos lo que más me calentó fue lo de encontrarlas a ambas en pleno 69 y la parte final.
     
    A PrincePenkista y Roquentin les gusta esto.
  5. Palomoo

    Palomoo Usuario Habitual nvl.3 ★
    162/163

    Registrado:
    5 Ene 2020
    Mensajes:
    5.996
    Me Gusta recibidos:
    1.019
    Excelente relato... Y Tinder siempre ayuda a conocer gente... Solo basta con crearse un buen perfil y ser activo alli para hacer matchs sin problema....
     
    A Roquentin le gusta esto.
  6. bauza

    bauza Usuario Casual nvl. 2
    82/163

    Registrado:
    28 May 2009
    Mensajes:
    1.695
    Me Gusta recibidos:
    425
    Excelente relato, espero siga escribiendo y compartiendo sus experiencias
     
    A Roquentin le gusta esto.
  7. odtc

    odtc Usuario Casual nvl. 2
    62/82

    Registrado:
    15 Jul 2008
    Mensajes:
    2.254
    Me Gusta recibidos:
    236
    Tremendo relato compañero felicitaciones
     
    A Roquentin le gusta esto.