La vecina (Parte II)

Tema en 'Relatos Eróticos' iniciado por elmono05, 31 Jul 2022.

  1. elmono05

    elmono05 Usuario Nuevo nvl. 1
    17/41

    Registrado:
    29 Jul 2022
    Mensajes:
    3
    Me Gusta recibidos:
    18
    Después de mi noche con Marcela, sabía que ella no quería que su hermana se enterara que dormimos juntos, así que nunca le mencioné nada a Silvia. Las semanas después de nuestro carrete en el GAM sólo hablamos por Facebook, hasta que un día, sin mucha ilusión, la invité a mi depto y acepto. Me acuerdo que llegó toda tierna con un queso camembert y varias cosas para picar. En vista de ello, yo descorché un vino y la invité al balcón. Ahí, me contó de su vida, las cosas que le gustaba hacer y lo mal que la había pasado en su última relación. También me contó de su familia y un poco más de la relación que Silvia tenía con su pololo. A pesar de que hablamos harto, Marcela no tenía mucho tema de conversación y siempre terminaba quejándose de lo injusta que era la vida.

    Yo por mi parte, la escuchaba atentamente tratando de encontrar el momento exacto para robarle un beso, pero a medida que el tiempo pasaba, me daba cuenta de que Marcela no estaba buscando pasar otra noche conmigo. Lo que realmente ella buscaba era un pololo. Sin ir más lejos, me preguntó directamente por qué no pololeaba y yo sin mucho ánimo de engrupirla, le dije que me gustaba estar soltero y la libertad de poder salir con quien quisiera. Luego de eso, sentí que mis planes de terminar en la cama junto a ella se habían ido al carajo. De nada sirvieron los besos que nos dimos en el living, la chupada de tetas que le di en el sillón ni su típico “qué rico”. Pidió un taxi y se fue.

    Pasó el tiempo, me compré otro departamento más grande y me fui a vivir a él (Nota: no soy millonario, sólo tuve la suerte de tener buenos trabajos, ahorrar e invertir en un segundo departamento). El depto del centro lo arrendé y de vez en cuando, iba a mirar cómo estaba todo en él. Nunca más supe de Marcela ni su hermana hasta que un día, me encontré con Silvia y su pololo saliendo del Subterráneo. Ella me saludó con la misma sonrisa de siempre y con la excusa de informarme cualquier cosa que pasara con el arrendatario, me pasó su número. Al día siguiente la textié diciéndole que había sido bacán verla. Así, seguimos hablando hasta que un día caché una fiesta buena en el Subterráneo y la invité con pololo incluido. Me agradeció n la invitación, pero me dijo que no iría porque a su pololo le daba lata. Entonces, sin ninguna doble intención, le dije que fuera sola y me responde textual “a mi pololo no le gusta la idea de que salga sola contigo”. Sin darle mucha importancia a su mensaje, le respondí un “bueno, será para la próxima” y no seguí la conversación.

    Días después recibí un mensaje de Silvia preguntándome cómo había estado la fiesta, yo, inocentemente, le dije que se la había perdido porque estuvo super buena. Luego le pregunté si estaba todo bien con su pololo y me respondió “larga historia, cuando nos veamos te cuento”. Como al día siguiente, había quedado de juntarme con el arrendatario en el departamento, le propuse pasar a verla después de eso. Ella se demoró un poco en responder, pero luego de un rato me envió el siguiente mensaje “bacán, te espero con una cerveza”. Yo le envié otro de vuelta diciendo “listo, nos vemos mañana”.

    Al día siguiente, puntualmente, me junté con el arrendatario y luego de revisar un sello de la ducha que se había salido, quedamos en que le enviaría un maestro para que lo reparara. Salí del departamento, caminé por el pasillo y toqué el timbre de Silvia. Como siempre, me recibió con su linda sonrisa, me dio un abrazo y un beso en la cara que me hizo recordar el de su hermana cuando nos juntamos en el GAM. Luego, me hizo pasar y mientras tomaba asiento me dijo “que rico que viniste, tenía ganas de verte”. Yo, sin prestar mucha atención a los detalles, le conteste que también estaba muy feliz de verla, pero más me hubiese gustado carretear con ella en el Subterráneo. Ella, desvió la mirada y bajó un poco la cabeza. Entonces, le pregunté qué onda y me dijo “es que mi pololo es tan celoso. A veces siento que me asfixia”. Luego de su comentario, entendí que algo no andaba bien en su relación y como su pololo no me caía mal, traté de no ahondar mucho en el tema.

    La tarde transcurrió de lo más buena onda, Silvia era bacán. Como les conté en el relato anterior, ella tenía mucho tema de conversación. Me contó qué había sido de su vida desde que me fui del edificio, me habló de sus plantas y de lo bien que estaban creciendo. Conversamos de nuestros trabajos y proyectos a futuro, pero también bailamos. Ella participaba en una escuela de baile así que cuando se lo pedí, no tuvo inconveniente en bailar conmigo. Total, estábamos solos y nadie lo sabría.

    El tiempo se pasó volando y sentados en el sillón la abracé. Su piel era suave y mientras mi mano bajaba por su brazo, Silvia apoyo su cabeza en mi hombro. Con mi otra mano tomé su cintura y la apreté contra mí, su respiración se agitó, nos miramos a los ojos y sin pronunciar palabra nos besamos. Los besos de Silvia eran calientes y al mismo tiempo de una ternura única. Mientras sus manos recorrían mi nuca, la tomé por la cintura y la senté en mis piernas. Silvia recostó su espalda en mi pecho, acomodó su culo sobre mi pene y apoyó su cabeza en mi hombro. Acto seguido, mis manos avanzaron bajo su polera hasta alcanzar sus pechos firmes y masajearlos por debajo del sostén. Silvia respiraba agitada y alzando una de sus manos, tomó mi cabeza, giró la suya y me beso con los ojos cerrados.

    Sin darnos cuenta, comenzamos a movernos simulando la unión de nuestros sexos. El roce de nuestros cuerpos era intenso y no daba tregua. Silvia separó sus piernas y aproveche de introducir mi mano bajo su short hasta hacer contacto con su entrepierna. La suavidad de su vagina invitaba a mis dedos a entrar en ella. Al mismo tiempo que gemía en mi oído, con una mano acariciaba mi pelo y su boca besaba mi mejilla. Realmente estábamos disfrutando el momento, cada una de mis caricias eran correspondidas con pasión y deseo por parte de ella.

    Mis dedos continuaron su exploración. En su vagina, podía sentir su humedad y calor interior. Silvia estaba más que excitada, jadeaba y se refregaban contra mi pelvis. Sus piernas temblaban y con espasmódicas convulsiones se corrió en mis dedos. Su boca buscó la mía y nos fundimos en un beso intenso y apasionado.

    Luego de un silencio, Silvia recuperó el aliento. Yo por mi parte, quería ir aún más allá pero no me había percatado de algo, la hora había avanzado y pronto llegaría su pololo. Por lo que, a pesar de que habíamos traspasado un límite, no podíamos ser tan evidentes y era necesario esconder todas las evidencias de lo que habíamos hecho. Entre risas nerviosas, nos levantamos del sillón y ordenamos un poco. No obstante, aprovechábamos cada pausa para besarnos y tocarnos. En una de esas pausas, sentimos la puerta y de un salto, Silvia se separó de mí. No pusimos de pie al unisonó y saludamos a su pololo. Ella primero con un beso y luego, con la misma mano que momentos antes había hecho estremecer su polola, lo saludé muy cordialmente.

    No sé si el pololo de Silvia se dio cuenta de algo, pero si las cosas estaban mal entre ellos, no creo que el haberme encontrado ahí, solo con su polola las mejoraran. Así que, fingiendo que se me hizo tarde, tomé mi mochila y me despedí muy cordialmente de ambos. Obviamente, le di las gracias a Silvia por la buena onda y a él, le dije que esperaba verlo pronto. Luego de eso salí por la puerta, rápidamente tomé el ascensor y agarré el primer taxi que encontré. En mi mente, estaba la idea de que el pololo de Silvia bajaría a pegarme. Continuará...
     
    #1 elmono05, 31 Jul 2022
    Última edición: 2 Ago 2022
    criss10, casadobi, Renatt77 y 5 otros les gusta esto.
  2. jotaeme

    jotaeme Usuario Casual nvl. 2
    42/82

    Registrado:
    27 Nov 2006
    Mensajes:
    573
    Me Gusta recibidos:
    240
    ....imagino concluyeron en días posteriores lo iniciado.....
     
  3. keloke12

    keloke12 Usuario Casual nvl. 2
    27/41

    Registrado:
    6 Jun 2021
    Mensajes:
    304
    Me Gusta recibidos:
    64
    bueno el relato, igual que el anterior
     
  4. bauza

    bauza Usuario Habitual nvl.3 ★
    112/163

    Registrado:
    28 May 2009
    Mensajes:
    1.971
    Me Gusta recibidos:
    590
    Excelente relato, muy buenos detalles.
    Esperamos la continuación
     
  5. Conwok

    Conwok Usuario Casual nvl. 2
    27/41

    Registrado:
    2 Oct 2010
    Mensajes:
    308
    Me Gusta recibidos:
    52
    buena historia!! esperando la continuación
     
  6. casadobi

    casadobi Usuario Nuevo nvl. 1
    17/41

    Registrado:
    31 May 2017
    Mensajes:
    81
    Me Gusta recibidos:
    31
    Miy bien..dale seguí...saludos