Las tarifas no son la respuesta

Tema en 'Noticias de Chile y el Mundo' iniciado por Aerthan, 13 Mar 2018.

  1. Aerthan

    Aerthan Usuario Habitual nvl.3 ★
    112/163

    Registrado:
    12 Oct 2014
    Mensajes:
    1.140
    Me Gusta recibidos:
    565
    [​IMG]

    El plan del presidente Trump de imponer un arancel del 25 por ciento sobre las importaciones de acero y un arancel del 10 por ciento sobre las importaciones de aluminio puede proporcionar un impulso temporal para esas industrias, pero los aranceles causarán un tremendo daño a largo plazo a las economías estadounidense y mundial. Los aranceles elevan el precio de las mercancías importadas y reducen su demanda. Las tarifas aseguran las preferencias de los políticos, en lugar de las preferencias de los consumidores, determinan cómo se asignan los recursos. Esto reduce la eficiencia económica y el nivel de vida.

    Algunos justifican estas ineficiencias económicas como si valieran la pena para salvar empleos estadounidenses. Esto ignora cómo los aranceles incrementan los costos de producción para las industrias que dependen de materiales importados para producir sus productos. Estos costes crecientes provocan la pérdida de puestos de trabajo en esas industrias. Por ejemplo, la tarifa propuesta por el Presidente Trump para el acero podría costar casi 40.000 empleos en la industria automotriz dependiente del acero. Los aranceles también causan pérdidas de empleo en las industrias que dependen de las exportaciones. Esto es especialmente cierto si -como es probable que ocurra- otros países responden a las acciones del Presidente Trump aumentando los aranceles sobre los productos estadounidenses.

    Muchos de los críticos del Presidente Trump no apoyan ellos mismos el verdadero libre comercio, que es el intercambio voluntario de bienes y servicios a través de las fronteras. En cambio, apoyan el comercio administrado (por el gobierno) del TLCAN y la Organización Mundial del Comercio (OMC). El TLCAN y la OMC promueven el gobierno mundial y el capitalismo amiguista, no los libres mercados. Cualquier conservador libertario o de libre mercado que piense que la OMC promueve la libertad económica debe recordar que la OMC una vez ordenó al Congreso aumentar los impuestos.

    Los fabricantes extranjeros pueden crear chivos expiatorios convenientes para los problemas que enfrenta la industria estadounidense. Sin embargo, la verdad es que la mayoría de los problemas que afectan a las empresas estadounidenses provienen del gobierno estadounidense. Las empresas estadounidenses se ven agobiadas por miles de reglamentos federales que controlan todos los aspectos de sus operaciones. El sistema fiscal también atosiga a las empresas. Hasta el proyecto de ley de reforma tributaria del año pasado, EE.UU. tenía las tasas de impuestos corporativos más altas en el mundo desarrollado. El proyecto de ley de reforma tributaria redujo los impuestos corporativos, pero la tasa de impuestos corporativos de los Estados Unidos sigue siendo más alta que la de muchos otros países desarrollados.

    Estados Unidos no sólo gasta más en “defensa” que los presupuestos combinados de los próximos ocho países con mayores gastos, sino que también gasta miles de millones en subvencionar la defensa de países desarrollados como Alemania, Japón y Corea del Sur. El traer las tropas estadounidenses de estos países es un excelente lugar para empezar a reducir el gasto en militarismo.

    La principal causa de nuestros problemas económicos es la Reserva Federal (Fed). El experimento de EE.UU. con la moneda fiat ha permitido un sistema basado en la deuda pública y privada. Esto hace que los desequilibrios comerciales sean inevitables, ya que el gobierno estadounidense necesita inversores extranjeros para comprar su deuda. Los inversores extranjeros consiguen el dinero para comprar la deuda del gobierno de EE.UU. mediante la venta de productos a los consumidores estadounidenses. Una guerra comercial podría causar que los inversores extranjeros dejaran de comprar instrumentos de deuda de EE.UU. y podría poner fin a la condición del dólar como moneda de reserva mundial. Esto causaría una gran crisis económica, pero al menos impediría que nuestras costas se inundaran de “bienes extranjeros baratos”.

    La afirmación del presidente Trump de que las guerras comerciales pueden ganarse fácilmente es tan creíble como la afirmación neoconservadora de que la guerra de Irak sería pan comido. Una guerra comercial probablemente empujaría a la economía global a una recesión o peor. En lugar de imponer costos a las empresas y consumidores estadounidenses y dejar fuera del trabajo a aquéllos cuyos medios de subsistencia dependen de las importaciones, el presidente Trump debería abordar las causas reales de nuestros problemas económicos: el estado de guerra del bienestar, el IRS (Servicio de Impuestos Internos) y la Reserva Federal.

    Fuente
     
    #1 Aerthan, 13 Mar 2018
    Última edición: 13 Mar 2018