Legisladores de EEUU presentan proyecto de ley que prohibiría la creación de un CBDC estadounidense

Tema en 'Noticias de Chile y el Mundo' iniciado por Aerthan, 4 Mar 2023.

Estado del Tema:
Cerrado para nuevas respuestas
  1. Aerthan

    Aerthan Usuario Habitual nvl.3 ★
    112/163

    Registrado:
    12 Oct 2014
    Mensajes:
    1.997
    Me Gusta recibidos:
    752
    Legisladores de EE.UU. presentan un proyecto de ley que prohibiría la creación de un CBDC estadounidense

    El proyecto de ley pondría fin al debate sobre la creación de un CBDC emitido por la Reserva Federal.

    [​IMG]

    El congresista estadounidense Tom Emmer ha presentado un proyecto de ley que prohibiría a la Reserva Federal emitir un CBDC directamente a cualquier persona.

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    El proyecto de ley, titulado «CBDC Anti-Surveillance State Act» (Ley Estatal Antivigilancia de CBDC) detalla que «Salvo autorización específica en virtud de esta ley, un banco de la Reserva Federal no puede ofrecer productos o servicios directamente a un individuo, o mantener una cuenta en nombre de un individuo, o emitir una moneda digital del banco central directamente a un individuo».

    Continúa detallando específicamente que «La Junta de Gobernadores del Sistema de la Reserva Federal y el Comité Federal de Mercado Abierto no podrán utilizar ninguna moneda digital del banco central para aplicar la política monetaria».

    El representante Emmer explicó en su tuit anunciando el proyecto de ley que «cualquier versión digital del dólar debe defender nuestros valores estadounidenses de privacidad, soberanía individual y competitividad del libre mercado. Cualquier otra cosa abre la puerta al desarrollo de una peligrosa herramienta de vigilancia.»

    El proyecto de ley pretende frenar la creación de un CBDC debido a los diversos problemas que muchos ven como posibles resultados de la creación de un CBDC estadounidense. Como se detalla en varios artículos de Bitcoin Magazine como «The Dangerous Implications Of Central Bank Digital Currencies«, «Central Bank Digital Currencies: A Technocratic Fallacy» y «The U.S. Central Bank Digital Currency Narrative Is A Fantasy«, la idea de un CBDC no sólo tiene oposición moral e ideológica, sino que las limitaciones técnicas presentan desafíos que podrían hacer que tal cosa no fuera posible en primer lugar.

    Varios representantes implicados en el proyecto de ley también han expresado su apoyo. El representante Barry Loudermilk emitió un comunicado en el que se mostraba «orgulloso de unir fuerzas con el representante Emmer en la legislación para impedir que la Reserva Federal emita una moneda digital de banco central. La Fed debería centrarse en su misión principal de precios estables y empleo máximo, no en rastrear indefinidamente nuestras transacciones».

    Además, el representante Andy Biggs reiteró este punto, explicando que «los burócratas no elegidos nos están llevando a un estado autoritario. Eso no puede ocurrir».


    Fuente: U.S. Legislators Introduce Bill That Would Prohibit Creation Of An American CBDC
     
  2. Aerthan

    Aerthan Usuario Habitual nvl.3 ★
    112/163

    Registrado:
    12 Oct 2014
    Mensajes:
    1.997
    Me Gusta recibidos:
    752
    Las peligrosas implicaciones de las monedas digitales de los bancos centrales

    Hay varias razones por las que los consumidores deberían desconfiar de los acontecimientos en torno a las monedas digitales de los bancos centrales.

    [​IMG]

    (Análisis/Opinión)

    Natalie Smolenski es asesora sénior en el Bitcoin Policy Institute y directora ejecutiva de la Texas Bitcoin Foundation, y Dan Held es educador de Bitcoin y asesor de marketing en Trust Machines.

    Este artículo es un extracto del whitepaper del Bitcoin Policy Institute «Why the U.S. Should Reject Central Bank Digital Currencies (CBDCs)«, escrito por Natalie Smolenski con Dan Held.

    Las CBDC son dinero digital. A diferencia del efectivo tradicional (físico), con el que se pueden realizar transacciones de forma anónima, el efectivo digital es totalmente programable. Esto significa que los CBDC permiten a los bancos centrales conocer directamente la identidad de los participantes en las transacciones y bloquearlas o censurarlas. Los bancos centrales argumentan que necesitan este poder para combatir el blanqueo de dinero, el fraude, la financiación del terrorismo y otras actividades delictivas. Pero, como veremos más adelante, la capacidad de los gobiernos para combatir de forma significativa los delitos financieros utilizando las leyes existentes contra el blanqueo de capitales y de conocimiento del cliente («AML/KYC») ha demostrado ser lamentablemente inadecuada, en el mejor de los casos, al tiempo que ha eliminado de hecho la privacidad financiera de miles de millones de personas.

    La capacidad de bloquear y censurar transacciones también implica lo contrario: la capacidad de exigir o incentivar transacciones. Una CBDC podría programarse para que sólo se pudiera gastar en determinados comercios o proveedores de servicios, a determinadas horas y por determinadas personas. El Gobierno podría mantener listas de «proveedores preferentes» para incentivar el gasto en determinadas empresas frente a otras y de «proveedores desaconsejados» para castigar el gasto en otras. En otras palabras, con un CBDC, el dinero en efectivo se convierte en una ficha emitida por el Estado, como un cupón de alimentos, que sólo puede gastarse en condiciones predefinidas. La comprobación de recursos podría incorporarse a cada transacción.

    Pero censurar, desincentivar e incentivar las transacciones no son los únicos poderes de que disponen los bancos centrales con el efectivo programable. Los bancos también pueden desincentivar el ahorro -tener efectivo digital- limitando los saldos de efectivo (como ya han hecho las Bahamas para su CBDC) o imponiendo tipos de interés «de penalización» (negativos) a los saldos superiores a una determinada cantidad. Esto puede utilizarse para impedir que los consumidores conviertan en efectivo (M0) una parte excesiva de sus saldos bancarios M1 o M2, es decir, el dinero crediticio que les emiten los bancos comerciales. Al fin y al cabo, si demasiada gente se apresura a demandar efectivo (dinero contante y sonante) a la vez, los bancos comerciales se verán privados de financiación y podrían reducir drásticamente sus préstamos si no encuentran otras fuentes de capital. Es comprensible que los bancos centrales deseen evitar estas «crisis crediticias», que a menudo desembocan en recesiones o depresiones económicas. Sin embargo, sus intervenciones políticas también privan a la gente del acceso a la moneda M0 – la forma más dura y segura de dinero en un régimen de moneda fiduciaria – dejando a miles de millones de personas, especialmente a los más pobres, sin recursos en caso de crisis monetaria.

    Por supuesto, los bancos centrales pueden imponer tipos de interés negativos a todas las tenencias de efectivo, no sólo a los saldos superiores a una determinada cantidad. Aunque el objetivo de imponer tipos de interés negativos es, una vez más, evitar las recesiones estimulando el gasto de los consumidores a corto plazo, este objetivo se consigue a costa de acelerar la destrucción de riqueza privada. Podemos tomar como ejemplo la actual situación económica mundial. Los bancos centrales intervinieron durante la pandemia del COVID-19 para evitar la recesión monetizando los crecientes niveles de deuda soberana, lo que inundó los mercados de dinero fiduciario. Esto ha dado lugar a más dinero persiguiendo menos activos, una receta fiable para la inflación. Por ello, el mundo está experimentando las mayores tasas sostenidas de inflación global en 20 años, y algunos países registran tasas muy superiores a la media mundial. La inflación ya incentiva el gasto, porque la gente entiende que su dinero vale más hoy de lo que valdrá mañana. Al aplicar tipos de interés negativos, los bancos centrales erosionan aún más el valor de los ahorros de la gente, creando un incentivo perverso para que gasten aún más rápido sus ya menguantes recursos. Este círculo vicioso no termina en prosperidad económica, sino en un colapso de la moneda.

    Aunque la penalización y los tipos de interés negativos generalizados son métodos que los bancos centrales pueden utilizar para confiscar progresivamente el dinero de particulares y organizaciones privadas, no son los únicos que tienen a su disposición. Una vez implementados los CBDC, no hay nada técnica o legalmente que impida a los bancos centrales imponer recortes directos o embargar las tenencias de efectivo de cualquier persona, en cualquier parte del mundo. Los bancos centrales podrían confiscar directamente el efectivo digital privado para pagar su deuda soberana, para desincentivar el uso del efectivo digital, para disminuir la oferta monetaria o por cualquier otro motivo. Aunque esta posibilidad no se ha debatido abiertamente, está integrada en las arquitecturas políticas y técnicas de los CBDC.

    Por último, los bancos centrales pueden exigir programáticamente el pago de impuestos por cada transacción con CBDC. Algunos economistas han argumentado que esta medida es necesaria para recuperar los ingresos fiscales que a veces se evitan cuando se utiliza efectivo físico, y luego señalan con bastante optimismo que los gobiernos podrían aprovechar los ingresos fiscales recuperados para reducir los tipos impositivos efectivos. Sin embargo, no hay indicios de que los gobiernos con escasos ingresos, ya incentivados para cosechar la riqueza privada, vayan a tomar medidas para bajar los impuestos. En su lugar, lo más probable es que los CBDC se utilicen para generar ingresos fiscales adicionales para el Estado a un coste oneroso para los particulares.

    Imagínese: Con la imposición obligatoria de cada transacción de CBDC, usted tendría que pagar impuestos por dar US$ 20 a su vecino, o por dar una mesada a sus hijos, o por cada artículo que venda en una venta de garaje. Una persona que pague US$ 50 a un amigo para que cambie una rueda o US$ 100 para que cuide de su casa mientras está de viaje estaría sujeta a impuestos por estas actividades. Esta economía «informal» no sólo es un modo necesario de relación interpersonal íntima, sino un elemento vital para millones de personas que dependen de ella para sobrevivir día a día. Resulta moralmente insondable imaginar que una persona sin hogar que vende flores en la calle tenga que pagar impuestos por cada transacción.

    Resumen
    • Los CBDC minoristas son efectivo programable.
    • El efectivo programable ofrece a los bancos centrales relaciones directas con los consumidores.
    • Las relaciones directas entre bancos centrales y consumidores permiten a los bancos centrales:
      • Vigilar todas las transacciones financieras.
      • Marcar, bloquear o anular cualquier transacción en cualquier momento.
      • Determinar la cantidad de efectivo que cada persona puede tener y con la que puede realizar transacciones.
      • Determinar qué productos y servicios pueden comprarse con efectivo y quién puede hacerlo.
      • Aplicar directamente la política monetaria (como los tipos de interés negativos) a nivel de las tenencias privadas de efectivo.
      • Confiscar el efectivo privado.
      • Recaudar impuestos por cada transacción en efectivo, por pequeña que sea.
    Fuente: The Dangerous Implications Of Central Bank Digital Currencies

    UN Supervillains Threaten to Dim the Sun – #NewWorldNextWeek
    https://odysee.com/@corbettreport:0/nwnw511:2
     
Estado del Tema:
Cerrado para nuevas respuestas