Operación Argus: detonaciones nucleares a gran altitud en 1958.

Tema en 'Historia' iniciado por anbudenka, 7 Feb 2021.

  1. anbudenka

    anbudenka Usuario Habitual nvl.3 ★
    62/82

    Registrado:
    11 Jun 2015
    Mensajes:
    5.213
    Me Gusta recibidos:
    18.042
    En 1958, la Fuerza de Tareas 88 de la Marina de Estados Unidos detonó tres bombas nucleares a gran altitud sobre el océano Atlántico. Su objetivo: producir un cinturón de radiación artificial que imite a los de Van Allen.

    [​IMG]

    A fines del verano de 1958, la Fuerza de Tareas 88 de la Marina (TF 88) llevó a cabo una de las operaciones de ensayo nuclear más rápidamente planeadas y ejecutadas de los Estados Unidos, cuando realizó tres ensayos a gran altitud en el océano Atlántico sur.

    Con nombre código Argus, esta operación fue única entre las pruebas nucleares atmosféricas. Su objetivo principal no estaba destinado a ningún diagnóstico de diseño de armas; en cambio, se llevó a cabo para probar la teoría de que una detonación nuclear a gran altitud podía producir fenómenos de importancia militar, capaces de interferir con las comunicaciones y el rendimiento de las armas.

    Cuando la Administración de Eisenhower posteriormente dio a conocer al público la ocurrencia de estas pruebas en la primavera de 1959, fue aclamado como el «mayor experimento científico jamás realizado».

    Cinturón artificial.

    Las pruebas nucleares de Argus surgieron de una idea concebida por el físico Nicholas Christofilos, del equipo del Laboratorio de Radiación de Lawrence (ahora Lawrence Livermore National Laboratory).

    Explorer I, el primer satélite lanzado por los Estados Unidos a principios de 1958, acababa de descubrir cinturones de partículas con carga eléctrica que se encuentran de forma natural sobre el planeta. Estas partículas, llamadas cinturones de Van Allen en honor al hombre que dirigió el experimento que los descubrió, consisten en electrones y protones de alta energía expulsados por grandes erupciones solares que quedan atrapados en el campo geomagnético de la Tierra.

    [​IMG]

    Ese mismo año, Christofilos teorizó que una detonación nuclear a varios cientos de millas sobre la Tierra podría producir una capa de radiación atrapada en la atmósfera superior, orientada a lo largo del campo magnético de la Tierra, y así crear un cinturón de radiación artificial.

    La teoría resultó de gran interés para el gobierno de los Estados Unidos, particularmente para el Departamento de Defensa (DoD), por los posibles efectos que un cinturón de radiación creado artificialmente podría tener en sus sistemas de defensa, incluida la degradación de la transmisión de radio y radar y el daño o destrucción de ojivas de misiles balísticos intercontinentales que ingresan el cinturón.

    Pruebas en tiempo récord.

    Poco después de que Christofilos publicara sus hallazgos, el Comité Asesor Científico del Presidente convocó a un grupo de trabajo en el Laboratorio de Livermore para discutir las implicaciones militares. Con la inminente posibilidad de una moratoria de pruebas nucleares atmosféricas en otoño, el grupo recomendó que se realizara una prueba de la teoría lo antes posible. Como tal, en abril de 1958, se tomó la decisión de continuar con la operación Argus como una empresa nacional importante, bajo la dirección del ex director de Livermore, Herb York, entonces científico jefe de la nueva Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada del DoD.

    [​IMG]

    El 27 de agosto de 1958 —solo cinco meses desde el inicio hasta la ejecución—, la Fuerza de Tareas 88 de la Marina, que constaba de nueve barcos y aproximadamente 4.500 tripulantes, hizo el primer disparo Argus (Argus I) a través de un misil lanzado desde el USS Norton Sound. En el transcurso de 11 días, se lanzaron dos pruebas nucleares más, Argus II (30 de agosto) y Argus III (6 de septiembre) desde la misma embarcación.

    [​IMG]

    Aproximadamente a 1800 km de Ciudad del Cabo, en Sudáfrica, el USS Norton Sound lanzó tres misiles X-17A armados con cabezas nucleares de 1,7 kilotones W-25 hacia las capas más altas de la atmósfera, donde tuvo lugar la explosión nuclear de gran altitud. Debido a la Anomalía del Atlántico Sur, el cinturón de Van Allen está más cercano a la superficie de la Tierra en esta región. ​

    Para monitorear y evaluar primero la radiación de fondo natural, y luego monitorear los efectos de la serie de pruebas Argus, se lanzó el satélite Explorer IV el 26 de julio de 1958. El 10 de agosto, también se lanzó el Explorer V, pero no logró orbita. Sin embargo, la falla no afectó la misión, ya que el Explorer IV continuó funcionando y proporcionando datos útiles durante cada fase de la operación. Además, se dispararon cohetes de sondeo para respaldar y complementar los datos satelitales.

    Más de 40 estaciones terrestres en todo el mundo rastrearon y/o monitorearon la telemetría de Explorer IV.

    El resultado.

    Los datos combinados del Explorer IV, los cohetes sonoros y las estaciones de superficie, confirmaron la presencia de los efectos predichos por Nicholas Christofilos: que la detonación de un dispositivo nuclear a una altitud suficientemente alta podría producir una capa de electrones que rodee la Tierra y que la radiación podría degradar la recepción y transmisión de señales de radar.

    Las lecturas de los electrones atrapados hicieron posible trazar mediante medición real lo que había sido solo una conjetura: el estado y la forma de la capa. Dentro de esta capa, los electrones atrapados viajaron grandes distancias y siguieron el patrón del campo magnético en movimientos espirales hasta altitudes de más de 4, 000 millas.

     
    A norrein le gusta esto.
  2. kira__kato

    kira__kato Usuario Casual nvl. 2
    62/82

    Registrado:
    26 Dic 2009
    Mensajes:
    3.028
    Me Gusta recibidos:
    113
    gracias por la info esto siempre se ha hecho ahora de que nos informen es otra coasa
     
    A anbudenka le gusta esto.