¡Yo no voto, me organizo!: Los grupos violentos en las manifestaciones sociales

Tema en 'Política Nacional e Internacional' iniciado por bluescifer, 22 Oct 2020.

Estado del Tema:
Cerrado para nuevas respuestas
  1. bluescifer

    bluescifer Usuario Avanzado nvl. 4 ★ ★
    262/325

    Registrado:
    14 Ago 2012
    Mensajes:
    16.106
    Me Gusta recibidos:
    4.420
    [​IMG]

    Ir contra la marea del Apruebo, aunque sea a cabeza gacha, es algo muy mal visto en nuestro país y si no lo haces así eres considerado un bicho raro, un ultra, un violentista, un antidemocrático y un sinnúmero de otros epítetos que te definen finalmente como un “traidor” y alguien que le hace el juego a la derecha.

    Ha sido difícil tomar la decisión de escribir esta crónica manifestando que no participaré del proceso constituyente en curso ni votaré en el Plebiscito del 25 de octubre, aun cuando esto ya lo he planteado claramente en otras crónicas que he realizado anteriormente (“Espejismo Constituyente”, “¿Terminó el Carnaval de Máscaras Neoliberal?”; “Qué Aprueba el Apruebo”) , pero he sentido la necesidad de hacerlo en forma explícita ya que considero que es parte de una opción, de un acto político meditado, no de una posición emocional ni antojadiza, posición que nada tiene que ver con participar o no de los procesos electorales o “ciudadanos” en general, sino que simplemente es la opción política de no participar en este proceso creado desde las élites, con sus propias , meditadas y bien delimitadas reglas.

    Quienes creen que mediante este mecanismo se cambiará el actual modelo de sociedad tienen todo el derecho a pensar así y participar en el Plebiscito acordado por la clase política institucional, pero quienes tenemos una visión y opción distinta y consideramos este mecanismo como una inteligente maniobra política destinada a “encausar” la rebeldía popular en el camino institucional de este proceso constituyente, también tenemos el mismo derecho de no aceptar este proceso ni transitar por este estrecho torniquete donde nos convocan a pasar los poderosos de siempre.

    Para muchos sectores la única posibilidad de participar en política es siendo un ciudadano que acude en forma disciplinada a participar en eventos electorales. El acto de no acudir a votar es considerado como una acción antidemocrática, una “herejía cívica”, siendo que también es un acto político, que expresa no aceptar lo que propone con límites y reglas bien precisas el actual proceso.

    No solo el gobierno de Sebastián Piñera fue rotundamente cuestionado en la rebelión popular iniciada en octubre del año pasado, sino también toda la clase política institucional, que fue precisamente la que materializó desesperadamente el Acuerdo por la Paz y la Nueva Constitución del 15 de noviembre del 2019, pero como nuestra memoria es tan frágil, se nos ha olvidado completamente todo esto y nadie quiere quedar fuera de la marea roja ganadora del “apruebo convención constitucional”.

    [​IMG]



    «Hoy es el tiempo de la unidad, de juntar nuestras fuerzas para propinarle una derrota estrepitosa a la derecha«, esa es la idea fuerza con que refuerzan el argumento de la participación en este Plebiscito, pero es lícito preguntarse ¿de qué derecha estamos hablando?, ¿de aquella derecha tradicional que va desde los sectores liberales, moderados hasta los sectores ultra conservadores y pinochetistas? ¿o de aquella derecha disfrazada de centro izquierda que desde la década del noventa en adelante asumió en la práctica concreta las políticas neoliberales, las políticas privatizadoras, e incluso las políticas represivas de la derecha política, perfeccionando y profundizando el modelo plasmado en la Constitución del 80.?

    De esta forma, quienes no participaremos de un proceso constituyente tramposo y fraudulento, hecho a la medida de los poderosos , con la complicidad de la gran mayoría de la clase política institucional que firmó el Acuerdo por la Paz y la Nueva Constitución para frenar el ímpetu rebelde y tratar de proyectar otros treinta años de somnolencia, manipulada con las promesas de un cambio de modelo de sociedad, terminamos siendo considerados unos parias, aún cuando este cambio prometido mediante la propaganda y la publicidad no sea posible realizarlo dentro de las precisas y estrechas reglas que delimitan el proceso constituyente institucional en curso.

    Las verdades a medias de la efectiva propaganda difundida a través de los más variados espacios comunicacionales, especialmente las redes sociales e incluyendo por cierto la franja electoral de la televisión abierta, han penetrado tan profundamente en el inconsciente colectivo que aun cuando se muestren otras “verdades” respecto a este proceso, refrendadas por la Ley 21.200 que regula este Plebiscito y Convención Constitucional, simplemente se leen y se ignoran, ya que no son funcionales a la opción ganadora que se ha decidido asumir.

    Esta “inmunidad plebiscitaria” tranquiliza el deber ciudadano y republicano de participar y votar lo que, como decía anteriormente, se reafirma mediante la “publicidad engañosa” en curso, dejando en las penumbras o entre los bastidores de los avisos publicitarios las limitaciones y las normas cuidadosamente escritas que regulan este proceso constituyente institucional.

    Así, como si se tratara de una bebida de fantasía, nos dicen que construiremos un nuevo Chile de múltiples colores, como una amarga metáfora del arcoíris del Plebiscito del 88 y de la alegría que nunca llegó.

    La propaganda del Plebiscito del 25 de octubre partió con la franja electoral mediante cadena nacional y los avisos publicitarios prometen un cambio radical de modelo económico, político, social y cultural en nuestro país, sin mencionar para nada las reglas impuestas desde el poder para este proceso, que en la práctica impedirán que dichas promesas se cumplan. Para resaltar tan solo una de ellas, podemos mencionar el altísimo quórum de los 2/3 para aprobar lo que se pretenda plasmar en la “nueva Constitución”. Este último tiempo, este factor de los 2/3 está apareciendo cada vez con más frecuencia en numerosos artículos, opiniones y comentarios, mostrándolo como una de las trampas o candados más notorios definidos en el Acuerdo por la Paz y la Nueva Constitución, pero se relativiza y se coloca tras bambalinas, como si se tratara de un detalle sin importancia.

    [​IMG]

    Pero como nuestra idiosincrasia legalista y electoralista, junto con nuestra memoria corta, el mal menor y los triunfos morales, nos lleva a utilizar los argumentos más diversos para olvidarnos de un plumazo de la exigencia de una Asamblea Constituyente soberana, junto con el rechazo rotundo a las instituciones neoliberales, al gobierno excluyente y represivo de Sebastián Piñera y a la clase política institucional en general, demandas que se plantearon en las multitudinarias movilizaciones iniciadas en octubre, de la noche a la mañana, tal como se fraguó el Acuerdo por la Paz, se fue aceptando el camino fijado y delimitado con reglas precisas y claras por las mismas instituciones y la clase política que se rechazaba, camino que ha sido trasformado con el arte de la magia publicitaria como un “gran triunfo de la rebelión popular”.

    “Saltaremos todos los torniquetes Aprobando; será una Constitución creada entre todos; la alegría nunca llegó, pero ahora llenaremos de colores nuestro país; la salud digna y de calidad será un derecho; vamos a escribir entre todos la Constitución; construiremos como pueblo un país más justo; este nuevo Chile será escrito con nosotros; el Plebiscito es del pueblo; celebraremos una nueva Constitución nacida en democracia; despiertos y despiertas a escribir la Constitución que siempre soñamos; pondremos fin a las zonas de sacrificio; los adultos mayores tendrán las pensiones dignas que se merecen; garantizará dignidad y derechos sociales para todas y todos; el Apruebo es para que cambie todo en Chile; para que las semillas y el agua no sean de propiedad privada; construiremos un país que nos haga felices; es una oportunidad histórica de escribir juntos una Constitución en democracia donde todas las voces sean escuchadas, un Chile inclusivo, justo y solidario; etcétera, etcétera”, son algunas de las múltiples frases que se escuchan en la propaganda electoral.

    Todas estas promesas no dejan de ser solo buenas intenciones, que este amañado proceso constituyente, con reglas hechas a la medida por las elites institucionales, no permitirán concretar, transformándose en una propaganda publicitaria, como si los derechos del pueblo fueran una bebida de fantasía más.

    En forma disciplinada, en paz, en orden y tranquilidad, con un lápiz azul en la mano, mascarilla y alcohol gel, respetando en actitud republicana el estado de derecho, ejerceremos el acto democrático del voto.

    La maraña electoral extiende sus redes más allá del Plebiscito, puesto que una serie de procesos electorales se agolpan a la vuelta de la esquina, como las elecciones municipales y de gobernadores e incluso ya han aparecido candidatxs presidenciales para todos los gustos.

    El triunfo del Apruebo no será con reglas en donde hayan participado quienes se alzaron en rebeldía, sino con aquellas creadas y fijadas desde el poder institucional. De esta manera el sistema dominante logró introducir una potente cuña, en el transversal y multifacético universo que formó parte del pueblo rebelde que desbordó las grandes alamedas de nuestro país y que permanece en un estado de pausa obligada por la emergencia sanitaria provocada por el coronavirus. Tras bambalinas ha quedado, además del quórum de los 2/3, el hecho que la “participación de todas y todos” en la Convención Constitucional para “escribir la nueva Constitución” será a través de 155 miembros elegidos con las normas que rigen para la elección de diputados, con candidatas y candidatos inscritos en las listas de los Partidos Políticos institucionales, aún cuando los independientes pueden inscribir su propia lista adicional si son capaces de reunir y legalizar ante notario una cantidad determinada de firmas, pero las posibilidades de que puedan competir con éxito contra las listas de los partidos políticos es mínima, por otra parte tampoco “importa”, para quienes han aceptado participar en este proceso constituyente institucional, que los Tratados de Libre Comercio hayan sido excluidos y permanezcan intocables. Como un dato adicional, los Convencionales Constituyentes electos recibirán un sueldo de 50 UTM mensuales, es decir 2.518.600 pesos a la fecha actual, más las asignaciones que definan en el reglamento de funcionamiento de la Convención Constitucional, lo que no deja de ser un “estímulo” para competir por un cupo como miembro Convencional.

    Los caminos de la rebeldía popular se ven complejos y será muy difícil recomponer esa potente unidad que irrumpió con fuerza en las calles de Chile proveniente desde los más variados sectores y territorios extraparlamentarios, totalmente alejados de los espacios institucionales que hoy se han retomado con una energía y emotividad que acepta sin cuestionarse la dulce zanahoria de la “nueva Constitución”, pero los poderosos han preparado y mejorado el garrote de la represión, el cual está listo para actuar si se apartan del camino institucional fijado o cuando la institucionalidad neoliberal lo estime conveniente.

    Fuente: https://cctt.cl/2020/10/02/chile-sin-ilusionismo-yo-no-voto-me-organizo/

     
  2. miron146

    miron146 Usuario Habitual nvl.3 ★
    112/163

    Registrado:
    15 Nov 2009
    Mensajes:
    1.619
    Me Gusta recibidos:
    1.830
    ...Porque pusiste en el titulo "los grupos violentos en las man. sociales ?"...

    Yo pienso parecido a el que escribió el texto , pero en realidad sin un contexto que permitiese lo que el dice , solo queda en el verso. España 36 fue una excepción a la regla en la historia moderna. En chile tampoco tenemos ejemplos muy significativos. Son siglos de tradición electoral ciudadana que no se van a romper de un momento a otro porque ahora hay mas "conciencia" o "cansancio de abusos" , mas aun con el daño que el neoliberalismo le hizo al tejido social. Primero hay que formar política ciudadana y eso esta en pañales.

    Me parece que en el mejor de los casos , en este proceso , se puede aspirar a que , en un eventual gol de mitad de cancha de la clase dirigente , salgamos de nuevo a las calles a intentar corregir aquello , que puede ser el 2/3 o un plebiscito ma' mejor.
     
  3. bluescifer

    bluescifer Usuario Avanzado nvl. 4 ★ ★
    262/325

    Registrado:
    14 Ago 2012
    Mensajes:
    16.106
    Me Gusta recibidos:
    4.420
    Por que tienes que ver el video. Yo soy una persona que defiende la abstención como un acto de rebelión pacífica a un modelo electoral que promueve solo el binominal, pero acá se puede ver que lo que se propone es no votar y promover la lucha social activa, que es lo que han tomado los pequeños grupos que participan en las manifestaciones pero que buscan el enfrentamiento con las fuerzas del orden.

    Hay diversos grupos que participan en las manifestaciones sociales y es bueno distinguirlos, para los de escasas neuronas sobre todo, ya que permite analizar el momento social en el que nos encontramos:
    1. Los manifestantes que van hasta en familia y que viven la convocatoria como una fiesta y así actúan, bailan, andan a rostro descubierto (ahora no por el tema de salud) y son al menos el 90% de los congregados

    2. Los grupos violentos que buscan el enfrentamiento constante con las fuerzas del orden. Su actitud es distinta, su fin no es la manifestación en sí, sino que llegar al enfrentamiento, así como hay milicos que se creen rambo, hay protestantes que se creen el che guevara y que son partes de una guerrilla al peo

    3. Los delincuentes buitres hijos del capitalismo flaite que buscan la ganancia personal entre tanto desorden y aprovechan los espacios para robar y saquear, son un grupo menor pero altamente organizado.

    4. Los vendedores ambulantes que hoy venden banderas del aprueba, mañana del rechazo y el fin de semana de Luís Miguel en la feria

    5. Los vecinos que son actores pacíficos que viven en la zona y que no necesariamente están de acuerdo con A o B

    6. Los grupos de Orden y Seguridad, que se dividen en dos grupos: Los que andan con uniforme y los infiltrados, que ya sabemos están autorizados a promover acciones violentas (incluso se decía en las RRSS antes de la pelea de las barras que tuvieran ojo ya que andaban infiltrados con ropa de barristas, lo que ahora es muy entendible, son los más polvorines)
     
  4. miron146

    miron146 Usuario Habitual nvl.3 ★
    112/163

    Registrado:
    15 Nov 2009
    Mensajes:
    1.619
    Me Gusta recibidos:
    1.830
    Parte de la lucha social activa es la presión que se le da al poder gubernamental. Aun que ellos no voten , no veo lo malo de su punto. Yo creo que una mayoría oscila entre ambos caminos y es importante aceptarlo. Lo que los distingue de esa minoría fuego a todo , es el nivel de radicalidad incendiaria nada mas. a mi juicio.
     
  5. Luispai

    Luispai Usuario Casual nvl. 2
    27/41

    Registrado:
    27 Jun 2020
    Mensajes:
    175
    Me Gusta recibidos:
    60
    pero no se puede organizar al pueblo sin consciencia social y aquello es imposible hoy por hoy. Si es un proyecto a largo plazo, lo creo, pero ahora, ni cagando. El "pueblo" es wn o ha sido reducido a una masa hedonista presionada por la forma de vida actual.

    Me gustan los proyectos utópicos, pero sólo en pensamiento, la realidad es más cruel y esa es que está la pura cagá.

    La solución, que nos matemos entre todos, no queda otra solución,
     
    A fernax666 le gusta esto.
  6. fernax666

    fernax666 Usuario Habitual nvl.3 ★
    162/163

    Registrado:
    23 Jul 2014
    Mensajes:
    5.118
    Me Gusta recibidos:
    3.638
    Por algo salió Piñera , desde el punto de vista estratégico para cumplir metas no votar es hasta estúpido. No es lo mismo buscar demandas con un gobierno centro izquierda o izquierda que hacerlo con el pésimo gobierno de Piñera como no va ser lo mismo impulsar las demandas si gana el rechazo, imagínate gana el rechazo Game Over se legitima la constitución de Pinocho y lagos.

    Ahora este tipo de personas generalmente esperan que la gente se organice y mantengan en cabildos Miles de personas todo un año y en todas las regiones y comunas para hacer una asamblea constituyente ciudadana, yo les digo bajen las utopías estamos en un chile hasta el 2019 totalmente despolitizada y individualista dónde hasta en ese entonces pretender hacer una nueva constitución era solo deseos de gente intelectual de izquierda, pretender que Chile va llegar a realizar un AC totalmente soberano (que al parecer nunca se ha hecho en el.mundo) es un disparate.
     
    A Albelda y Chayam Anderson les gusta esto.
  7. miron146

    miron146 Usuario Habitual nvl.3 ★
    112/163

    Registrado:
    15 Nov 2009
    Mensajes:
    1.619
    Me Gusta recibidos:
    1.830
    Es cierto que el pesimismo pega fuerte , no solo en sectores de izquierda sino que en toda la sociedad. Pero no por ello (centrándome en gente que es activa en la política) implica que restringas tu voluntad política , básicamente haces lo mismo que el votante promedio Piñera. Por ejemplo puedo no creer en las organizaciones barriales y comunales por muchas ollas comunes y solidaridad que hagan , pero no por ello me resto de esos procesos que ocurren en mi sector.
     
  8. tagom

    tagom Usuario Habitual nvl.3 ★
    112/163

    Registrado:
    17 May 2009
    Mensajes:
    3.726
    Me Gusta recibidos:
    1.086
    Jajaja, es que son muy porfiados. Cuantas veces se les dijo que eran unos tontos útiles. Ahora que despertaron, no van a votar, claro, así van a poder decir yo no voté, por lo tanto no perdí, o no es mi responsabilidad la cagá que quedó. Por otra parte dirán yo sigo dejando la cagá porque no quiero un cambio de Constitución, derechamente quiero un gobierno marxista ( lo dice el video ).
    En definitiva llaman a organizarse para una lucha armada, pero como dijo (MEO) con otras palabras " el que entra muere con las botas puestas ".
     
    #8 tagom, 23 Oct 2020
    Última edición: 23 Oct 2020
    A Richard Whitman le gusta esto.
  9. Albelda

    Albelda Usuario Avanzado nvl. 4 ★ ★
    262/325

    Registrado:
    30 Dic 2011
    Mensajes:
    26.994
    Me Gusta recibidos:
    5.609
    "Yo no voto, me organizo pa roar y saquear "

    Debería llamarse la nota...
     
  10. bluescifer

    bluescifer Usuario Avanzado nvl. 4 ★ ★
    262/325

    Registrado:
    14 Ago 2012
    Mensajes:
    16.106
    Me Gusta recibidos:
    4.420
    Ese es lumpen, pero albeldad que eres aweonao y te confundes, te lo explico con manzanas:
    1. Manifestantes pacifistas
    2. Grupos antisistema
    3. Grupos lumpen organizados
    4. Patriotas al peo con banderas de EEUU
    5. Fuerzas de Orden y Seguridad
    6. Vendedores ambulantes
    7. Vecinos

    Todos esos grupos puedes encontrar en una manifestación, culpar a todos por pequeños grupos es ser muy aweonao
     
  11. Roberix

    Roberix Usuario Casual nvl. 2
    62/82

    Registrado:
    29 Sep 2008
    Mensajes:
    604
    Me Gusta recibidos:
    376
    Hay que ser muy tarado para llamar a no votar o no votar, el no votar, es igual q votar Rechazo, es mas creo q este tipo de llamados, están financiados por la derecha y el Rechazo.
    No creo q quede gente tan weona
     
  12. Agnostos Theos

    Agnostos Theos Usuario Avanzado nvl. 4 ★ ★
    262/325

    Registrado:
    26 May 2011
    Mensajes:
    21.547
    Me Gusta recibidos:
    10.409
    Parte importante de los problemas en la organización de toda sociedad es el pretender negar y excluir los subproductos de la propia sociedad. Ese "lumpen" y esos "delincuentes" son parte de la sociedad, les guste o no a los señoritos y a los arribistas. Esto está muy relacionado a ese fetiche de clasificar, y sub-clasificar, y sub-sub-clasificar hasta conseguir una categoría "pura" que represente lo "ideal" y descartar todo lo demás.

    Lo que suele matar los procesos de transformación social es la ansiedad de los dirigentes de creer que una decisión instrumental es escencial para el proceso, los grupos que se autoexcluyen de esas decisiones instrumentales son también parte fundamental del proceso.

    Por lo demás, no tiene ningún sentido el pretender establecer una relación directa entre agrupaciones violentas y la decisión de auto-excluirse de la decisión instrumental, está lleno de violentistas entre los que participan de ella, partiendo por los defensores de la constitución genocida, pasando por aquel partido que se viste de 'progresista' a pesar de haber impulsado el genocidio, y terminando en aquellos que se visten de "populares" pero sólo son cuicos con culpa social (pocas cosas más violentas hay que ser un déspota ilustrado).
     
Estado del Tema:
Cerrado para nuevas respuestas