Recuerdos de una mormona adicta al sexo anal

Tema en 'Relatos Eróticos' iniciado por Palomoo, 10 Jun 2024.

  1. Palomoo

    Palomoo Usuario Habitual nvl.3 ★
    2/41

    Registrado:
    5 Ene 2020
    Mensajes:
    8.230
    Me Gusta recibidos:
    1.608
    Esta es la segunda parte de mi experiencia con Rocío, aquella mormona a quien desvirguine hace varios años (más menos como del 2015) y la historia esta aqui https://www.portalnet.cl/temas/recuerdo-con-una-mormona.1546224/

    Después de aquel encuentro del lunes en la mañana en un motel, salimos de allí como dos pololos enamorados, pasamos a comer algo al paso como almuerzo y la fui a dejar a una cuadra de su residencia. Los días siguientes pasaron muy calientes, en los momentos en que podía nos enviábamos mensajes calientes, intercambiamos fotos y videos e hicimos varias videollamadas con tal de mantener el deseo sexual a tope.

    En realidad me sorprendió lo caliente que era, detrás de la mujer pacata y tímida, había una fiera en la cama deseosa de pene y de sentir orgasmos. Al inicio sus mensajes eran del tipo, quiero que me hagas el amor, pero de a poco fueron tomando un tinte más hot, llegándome a decir que deseaba que le destrozara el culo o que me iba a devorar la pichula (así textual).

    Este cambio del tono de sus mensajes, fue algo que al inicio me desconcertó, pero me calentaba muchísimo. Para mi desventaja el lunes siguiente tuvo que ir a misionar a Valpo y Viña y el subsiguiente fue a visitar a sus padres a Chillan, así que las ganas de sexo se fueron acumulando.

    Después de sus viajes, estuvo enferma varios días, lo que significó que los mensajes serían más cautos (al estar en su residencia) y con eso, mis ganas de follarla fueron apaciguándose, llegando a pensar que no la volvería a ver, pero para mi sorpresa el sábado (de ya la cuarta semana sin vernos) tipo 9 de la mañana me escribe preguntando:

    -Hola amor, hoy tienes algo que hacer durante el día?

    -Hola amor, no… quizás vaya a la casa de mis padres en la tarde, ¿por qué?

    -Hoy a contar de la hora de almuerzo habrá una comida y no quiero ir, ya que desearía verte.

    -¿Y desde qué hora podríamos vernos?

    -Mmm… desde ahora y podría estar hasta las 8pm.

    Esto me calentó mucho y sin pensarlo, le dije que en una hora pasaría por ella. Entonces me duché, desayuné y me fui. En el trayecto, pasé a una farmacia a comprar condones y unas azulitas, ya que presentia que tendria una larga sesión de sexo y para la cual debia cumplir con las expectativas. Al volver al auto, me tome 2 azules de 50mg y a los minutos ella estaba abordando mi auto y nos desviamos por una calle interior para agarrarnos a besos y manoseos, para luego ingresar al motel que habíamos ido la vez anterior, pero para mi desventaja, no tenían disponibles cabañas con jacuzzi, por lo cual aceptamos una cabaña normal por 12 horas.

    Pasamos a la cabaña, rápidamente llegaron las cortesías y nos empezamos a besar y a desnudar, hasta quedar ambos desnudos y ella agarra mi pene y empieza a pajearme con mucha lentitud y me dice:

    -Me gusta tu pene, es grueso y es muy bonito.

    Sutilmente nos movimos y me tendí de espalda en la cama y siento que su boca tibia rodea mi pene con mucha suavidad y comenzó a chupar suavemente. Sentí que estiraba mi pene, pero ponía mucha dedicación y disfrutaba de como chupaba, se notaba que le gustaba hacerlo, lentamente se metía mi miembro intentando metérselo entero en la boca, cosa que conseguía con alguna dificultad, no por lo largo sino por lo grueso que es mi pene. Mientras estaba arrodillada, tenía el culo parado y como adivinando mis pensamientos me dijo:

    -Métemelo amor, quiero sentir nuevamente un rico pene en mi.

    Se colocó de espalda en la cama y tenia una buena vista de su sexo, su conchita se veía pequeñita y mi pene se veia duro y grueso (hasta me dio la sensación que me iba a culear a Olivia, la novia de Popeye), entonces coloque la punta de mi pene en su entrada y comencé a meter y sacar la cabeza lentamente, intentando meterme de a poco, no quería hacerle daño y sus quejidos comenzaron lentamente y confieso que su estrechez vaginal me encanto, se sentía muy bien y lentamente comencé a posesionarme sobre ella hasta que hundí mi pene totalmente en su conchita que me apretaba de una manera deliciosa. Rocío ya gemía mucho y había tenido un par de orgasmos y seguía pidiendo más guerra, así que la apreté contra mi tomándola de sus nalgas que apenas y coloque mi dedo anular en su culo, procurando acariciarlo y así darle otro orgasmo en donde Rocío colocó los ojos blancos.

    Deje que descansara con mi pene dentro y me enfoqué en besar sus tetas, que estaban durisimas y sus pezones enormes y rosados, los chupe hasta que me canse, mientras a los minutos seguía con el mete y saca que ya me había dejado a punto y tenía ganas de terminar y de pronto me dice:

    -Espera un poco me dijo, deja darme vuelta, quiero que me lo metas por mi culito.

    -¿Segura?

    -Si, pero si me duele, prometeme que no me harás daño.

    -Asi es amor, no te haré daño

    Se levanta y me da un beso y se da vuelta, poniéndose en 4 y ofreciendo su trasero flaco. Me quedé contemplando unos segundos y me dice:

    - Vamos- me dijo, abriendo su cachetes-, métemela por el poto

    -¿Te la han metido por aquí?, le pregunté.

    -No, tú serás el primero, pero la calentura me tiene lista y quiero que termines en mi cola con todas tus ganas.

    En ese momento -la verdad- es que me había imaginado terminar en su boca, pero temía dañarla. Pero de pronto me dice:

    -Ya sé que tengo el poto flaco y no soy culona como otras, pero mi poto quiere tu pico.

    Entonces me decidí a perforar ese pequeño par de nalgas y coloque la punta de mi miembro en la entrada de su ano y comencé a empujar, para mi sorpresa este reaccionó como si estuviera esperando visita y facilitó mi entrada antes de lo previsto (habia pensado que me costaria penetrarla), pero en un dos por tres tenía el culo de Rocio entero perforado con mi pene. Su culo se sentía exquisito y le pregunté:

    -¿Como te sientes amor?

    -Estoy bien. Me respondio

    Y luego empieza a decirme:

    -Vamos Gabriel, dame duro, lo quiero todo adentro.

    Con esto, no me quedo otra que meterle todo mi pene en su culo (hasta mis huevos chocaban con su culo) y seguía gimiendo y pidiendo que me moviera mas dentro de ella. Alli mi pene se veía enorme en su pequeño trasero y eso me excitaba de una manera nueva que no había conocido antes.

    Rocio tenia 25 años, se conservaba muy juvenil (representaba 20 o menos) y jamás me la imagine tan caliente. Cuando la había visto unas semanas atrás, nunca pensé que una mormona y pacata, fuera tan puta y me pidiera que le diera por el culo. Estuve como media hora dándole por su culo que hervía de calentura y Rocio tuvo 4 o 5 orgasmos y nunca dejo de alentarme a que siguiera dándole, ya que me decía cosas como

    -Quiero que me lo metas todo.

    -Entiérrame el pico completo.

    -Reviéntame el poto.

    -Méteme el pico entero.

    Y todo esto junto con muchos gemidos, hasta que no aguanté más y derrame todo mi semen dentro de su trasero con todas mis ganas. Cuando salí de su culo, este estaba convertido en un tremendo agujero, al fondo se veía mi semen, quede para adentro, nunca había tenido una visión igual a pesar de que me he comido muchos culos, nunca había tenido la oportunidad de ver el estado en que queda un culo abierto.

    Tras sacar mi pene, nos tendimos en la cama y me dice:

    -No me voy a sentar en una semana, pero me encanto.

    -¿De verdad no te dolió?

    Yo estaba sorprendido, ya que casi no se había quejado y solo había disfrutado y me dice:

    -Quiero tu pico mas seguido en mi culo, creo que me hice adicta al sexo anal.

    Tras desvirginarla por el culo, nos quedamos en la cama y luego continuamos otra sesión de sexo anal, fomentada por una pelicula porno que daban en Playboy Tv en el motel.

    Después de ese día, nos estuvimos juntando casi todas las semanas por casi un año, en donde casi siempre me servía el culo de Rocío, ya que ella se hizo adicta al sexo anal y yo a su trasero flaco que a pesar de no verse atractivo cuando estoy adentro, me trata como si fuera el último hombre sobre la tierra dándome mas placer que el que nunca imaginé.

    Los encuentros con Rocío solo eran para tener sexo, nunca hubo intensión de amor, pero hasta el día de hoy permanecen esos recuerdos de esta flaca mormona, adicta al anal. Se acabó todo cuando tuvo que volver a la casa de sus padres (cerca de Chillán), pero a eso del 2020, gracias a Facebook la encontré y pudimos vernos unas veces más, pero ya no era lo mismo, ya que estaba casada, tenía más tetas, poto y 2 hijos. Y según ella, su marido nunca le ha hecho anal y yo he sido el único hombre alli.
     
  2. guaguau1

    guaguau1 Usuario Casual nvl. 2
    27/41

    Registrado:
    3 Jul 2013
    Mensajes:
    221
    Me Gusta recibidos:
    85
    Wow, tremendo relato
     
  3. Palomoo

    Palomoo Usuario Habitual nvl.3 ★
    162/163

    Registrado:
    5 Ene 2020
    Mensajes:
    8.230
    Me Gusta recibidos:
    1.608
    Realmente me sorprendio esta mormona... tan pacata se veia y resulta que era más puta que la cresta
     
    A guaguau1 le gusta esto.
  4. Cesar88

    Cesar88 Usuario Casual nvl. 2
    42/82

    Registrado:
    15 Dic 2016
    Mensajes:
    487
    Me Gusta recibidos:
    165
    Jajaja que buen relato, esas minas que disfrutan más del anal que del vaginal son muuuuuy escasas hay que aprovecharlas! Tu historia la podrías contar hasta en el rumpy jajaja. Saludos y espero siga disfrutando otros culos
     
  5. Conwok

    Conwok Usuario Casual nvl. 2
    42/82

    Registrado:
    2 Oct 2010
    Mensajes:
    548
    Me Gusta recibidos:
    153
    bueeena palomoo! puta se disfruto mientras duro... como se debe pajear la mormona con esos recuerdos jajaja
    se agradece el aporte!
     
  6. BathoryJack

    BathoryJack Usuario Nuevo nvl. 1
    2/41

    Registrado:
    6 Feb 2017
    Mensajes:
    6
    Me Gusta recibidos:
    7
    Mi ex, mormona también, ambos debutamos juntos, y en la primera, creo que por calentura y "amor", no le dio color con que hasta le lamiera el culo, a la 3ra que fuimos a un motel, me entrego el culo "para sentirme sin condón", y también, era participe de la iglesia, muy pacata en eso, pero cuando estábamos juntos, se volvía pornográfica... y al separarnos, años después también se caso, tuvo un hijo y me contacto para tirar porque el marido era fome y quería sentir nuevamente un culion. Parece que algo tiene esa iglesia que reprime mucho a las minas.